Entrevistas

11 Jun 2014
Entrevistas | Por: Redacción

Elena de Alfaro, presidenta de Fundemás – “Siempre me han dado mi lugar”

La presidenta de la Fundación Empresarial para la Acción Social (Fundemás), Elena de Alfaro, ha debido sacrificar muchas cosas para ser una líder influyente en el país. Desde su sencillez cuenta cómo ha hecho valer su opinión en el campo empresarial.

¿Cómo se describe a usted misma?

Mi nombre es Elena María de Alfaro, conocida como Nena de Alfaro. Soy una persona luchadora, positiva. Me gusta escuchar a los demás, ver lo que sucede alrededor; conforme a lo que veo, escucho, y analizo, generalmente así actúo. Soy una persona que no me gusta que me digan que no, porque casi siempre trato de encontrar la razón de que sí se  puede, pese a  que no soy una persona con muchos títulos, sino como digo, me he educado en la universidad de la vida.

¿Cómo explica esa “universidad de la vida”?

Es través de lo que se observa, se lee y se escucha, los malos ratos y las malas experiencias, he aprendido de todo eso. Considero que soy una persona que tuvo dos fabulosos padres. Uno me enseñó el tema de los valores, sobre todo empezando por la honestidad, y mi madre me ensenó sobre el trabajo y la responsabilidad y la conciencia social, para  acordarnos de que no todos tienen, sino que hay muchos a los que  les hace falta. Pero más que nada, he tenido la dicha de tener a Dios cerca de mí, que siempre ha  estado como mi asesor principal, mi compañero y mejor amigo, a quien consulto cada cosa importante y no tan importante en mi vida.

¿Cuál ha sido su trayectoria?

Mamá siempre nos insistió en que teníamos que estudiar, prepararnos para la vida, porque no sabíamos qué nos iba a deparar. Desde pequeñas nos ensenó a pertenecer a juntas directivas, del sector privado o colaborar en distintas causas. Cuando yo me gradué, la gran mayoría de mis compañeras no estudió, porque no era costumbre hacerlo. En ese tiempo las jóvenes se casaban entre los 18 y 22 años. Casarse a la edad que mi hermana y yo nos casamos, era que ya nos había dejado el tren. Mi madre fue la primera mujer presidenta de COEXPORT y a su muerte me invitaron a formar parte de la junta directiva de la institución. 

¿Cómo fue que esa experiencia de formar parte de la Junta Directiva de COEXPORT?

Llegué de casualidad a la junta directiva del Comité. En año y medio fui presidenta de ese comité y al año siguiente me llamaron para la junta directiva. Creo que era la que estaba en la última de la lista. A mí siempre me gustó aprender de lo que hablaban los demás, escuchar y ver, pero también opinar, no quedarme callada con lo que sabía. Creo que eso es importante. Generalmente veía qué temas íbamos a discutir y si era posible me empapaba un poco más sobre el asunto para poder formar mi punto de vista.

¿Fue una escalada muy rápida, eso demuestra que hay que saber aprovechar las oportunidades?

Subí en la lista y se me ofreció la oportunidad de ser vicepresidenta de la Cámara. Fui la segunda vicepresidenta. Me acuerdo que cuando me lo ofrecieron dije: “pero mirá, aquí está el fulano y mengano, ellos son excelentes candidatos; por qué no los nombras a ellos. Tienen esta profesión, estudiaron tal cosa; yo no tengo máster en negocios. Y me dijeron: “No. Te queremos a ti”. 

Doña Elena de Alfaro ha logrado ganarse la confianza del empresariado salvadoreño gracias a su responsabilidad, profesionalismo y ética.

¿Y qué pasó después de ese nombramiento?

Luego me pidieron que fuera presidenta de la Cámara. Me pareció un poco raro porque creo que era la más pequeña, como empresaria en tamaño de empresa y representando la más humilde de las industrias, como lo es la artesanal. Siendo mujer, y no teniendo más que un título de técnico en turismo y una especialización en mercadeo internacional, me sometieron a votación y quedé. Estuve en la Cámara desde 2004 hasta 2007.

¿Cuáles fueron sus principales metas en la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador?

Una de las cosas que me propuse fue mejorar la posición de la mujer en temas empresariales. Fundar un comité de jóvenes empresarios para empezar a hacer el semillero de líderes en El Salvador y la otra fue mejorar el posicionamiento de la Cámara. Hacer un poco de responsabilidad social empresarial de parte de la gremial, que también lo logramos. Algo que se me quedó en el tintero, que yo quería impulsar más, es la RSE. Siento que ahí me quedé un poquito corto. Por supuesto veía temas de país, representación, competitividad de la empresa  privada, mejorar las condiciones, tener muy buenas relaciones con el gobierno, entre otros. También llegué a ser miembro de la junta directiva de Fomilenio, a través de la Cámara de Comercio.

¿Desde cuándo se empezó a interesar en el tema de la responsabilidad social empresarial?

Siempre había oído algo de responsabilidad social empresarial y que empresas como ILC y Agrisal lo hacían; entonces, yo me preguntaba “y ese asunto de qué se trata”. Antes de llegar a la Cámara nos dieron un entrenamiento donde se habló de RSE y yo estaba en la primera fila, queriendo saber qué era. Por eso, cuando llegué a la gremial quise meter el concepto de RSE. Don Roberto Murray Meza, me invitó a ser parte de la junta directiva de Fundemás, representando a la Cámara de Comercio, por supuesto que ahí me empilé más con la RSE.

¿Cómo llegó a la Fundación Empresarial para la Acción Social (Fundemás)?

Luego de la invitación que me hiciera don Roberto dice, le escuché decir “ya estuve diez años aquí, me voy”. Me llamó y me dijo “queremos proponerte de presidenta de Fundemás”;  y de nuevo yo le dije “mirá, y el fulano y la mengana. No sé tanto, soy pequeña empresa, ustedes son más grandes”. Hasta que al fin le dije “bueno, y cuántas horas le tengo que dedicar” y me dijo “No, Nenita, poquitas horas”. Lo mismo que me dijeron en la Cámara, y pues me consume bastante tiempo. Este es mi tercero y último período en la Fundación. Mi primer cometido fue bajar la responsabilidad social empresarial hacia las  medianas y pequeñas empresas. 

Desde Fundemás, esta empresaria salvadoreña ha impulsado diversas iniciativas que intentan construir un empresariado más responsable con el medio ambiente y el desarrollo sostenible.

¿Hay alguna diferencia de los retos que asume una mujer, al ser líder, a los de un hombre?

No ha sido mi caso, quizá porque fui preparada desde muy joven para pertenecer a diferentes juntas directivas y tuvimos el ejemplo de mamá que fue la primera presidenta de COEXPORT y la primera mujer en recibir el premio ASI. Entonces el ejemplo nos quitó el miedo.

¿No fue difícil entonces?

No, porque yo no busqué estos nombramientos. A mí me buscaron por gracia de Dios, quizá lo que se tomó en cuenta es ser respetuosa, escuchar, hablar, conceder, la inspiración divina y respetar las ideas de los demás, educadamente. Solo en dos ocasiones me he sentido algo como que me vieron muy chiquita en estatura o muy delgada (risas). Me he sentido como que han pensado “qué anda haciendo ella aquí; es de tercera y no debe andar aquí”. Pero en esas ocasiones también me pude dar cuenta de que las personas que actuaron así cambiaron de opinión en menos de media hora o a más tardar en dos días. Cuando uno cree que las ideas no son buenas, hay que decirlo, respetando a los demás y tener el valor de decir las cosas,  cuando están mal hechas  o no van bien.

¿Eso le ha funcionado a usted?

La verdad que sí. Los demás se mueren de la risa porque ya me conocen. Cuando doy alguna declaración dicen “tenía que ser la Nena”. Pero la verdad es que cuando uno tiene el conocimiento, tiene pruebas, sabe lo que está sucediendo, uno puede hacer las declaraciones, aunque muchas veces nos puedan llevar a situaciones algo incómodas, pero teniendo uno las pruebas, no hay nada que temer. En las juntas directivas he encontrado a personas extremadamente colaboradoras y he tratado de incrementar el número de mujeres. Siempre me han dado mi lugar. Nunca me han mandado para la cola, siempre me han mandado para delante.

¿Dirigir EXPORSAL le ha ayudado mucho?

El hecho de que dirija una empresa pequeña como esa, que se dedica a exportar artículos elaborados a mano, o elaborados por artesanos, no ha hecho que la gente me vea de menos, sino por lo contrario, puedo opinar con mayor propiedad porque conozco otro sector que posiblemente ellos no conocen.

¿Cuál ha sido la clave en esta trayectoria?

Les pedí a los jefes de prensa que me entrenaran sobre cómo hablar y opinar. Les pedí a los seis puestos principales que me iban a seguir que me acompañaran en el entrenamiento, porque creo que la voz la deben llevar varios no solamente la presidenta. Me acuerdo que la primera entrevista que tuve fue con Ernesto López, en el canal 21, y hablamos sobre un tema de exportaciones y tratados de libre comercio y me dijo “estuvo bastante bien. Todo bien señora”. También es importante el acompañamiento de la familia.

Aprovechando que aborda ese tema, cómo ha sido la relación con su familia, ¿ha tenido algún conflicto o problema en el hogar?

Como mujeres jefes de hogar, debemos tratar de conseguir una corresponsabilidad en la casa, en la crianza y educación de nuestros hijos, porque si no, cuando la mujer tiene que tomar decisiones de si participar o no en juntas directivas y asumir presidencias, la gran mayoría de mujeres nos echamos para atrás porque tomamos en cuenta primero a nuestros hijos. Tenemos que aprender también a decir llámeme dentro de un par de años, que primero van mis hijos; al menos que te permitan tener un balance entre familia y trabajo. Lo digo porque yo lo hice al revés y aunque tengo excelentes hijos,  me hubiera gustado dedicarles un poquito más de tiempo a ellos. Ese balance es importante. Ese consejo yo siempre lo trato de dar porque hay veces en que podemos estar muy ilusionados con cargos, pero los hijos crecen súper rápido y así se van de rápidos.

¿Ese se podría decir que ha sido su sacrifico al ser una líder tan influyente en el país?

Bueno, yo creo que los hijos tendrán algo de qué quejarse, sobre todo los que viven fuera. Me queda muy poco tiempo para salir. Yo sí creo que ha sido algo que me ha fallado, no he tenido… (Suspiro). Ha sido muy difícil, muy difícil (repite).  Por eso doy ese consejo, que las mujeres cuando tengan que escoger, escojan primero la familia. Ya crecerán los niños; no hay ninguna prisa, más ahora que la vida es más larga, se puede llegar a los 50 y no es delito.

¿Cuáles son los retos que todavía tiene en Fundemás?

Hay varios retos. Uno es dar a conocer lo que es RSE y que entiendan que esto no es un gasto sino una inversión en lo social, que tiene sus beneficios a mediano, corto y largo plazo.

¿Con qué sueña entonces doña Elena de Alfaro?

Mi sueño es que el sector empresarial, todos, nos unamos para hacer un programa de responsabilidad social empresarial, como gremiales, como empresarios, y que vaya en beneficio de los colaboradores de las empresas, como se ha hecho en Guatemala. Que nos pudiéramos unir en un proyecto como empresarios y como gremiales para combatir la delincuencia, por ejemplo, y extenderlo a varios departamentos del país. Otro sueño que tengo es lograr que los alcaldes inviertan en sus pueblos y municipios y que salgan a pescar inversión. A partir de eso poder hacer un proyecto junto con los alcaldes y empresas que están ahí, para desarrollar más centros de producción y lograr menos inmigración a San Salvador, con el fin de que los padres mantengan cerca a sus hijos.

A lo largo de su vida ha acumulado experiencia en dirección de instituciones de gran importancia en el país, así como en la responsabilidad social empresarial.

¿Qué tareas asume como presidenta de FUNDEMAS con la llegada de este nuevo gobierno?

Creo que no habrá mucho cambio, porque en Fundemás no tenemos banderas políticas. Hablamos una lengua que se llama responsabilidad social empresarial y desarrollo sostenible que tiene que ver con gobierno. He sido una persona que tengo ideas mezcladas, siento que no he tenido problemas para hablar con miembros del gabinete de Mauricio Funes, por ejemplo. Nos llevamos muy bien con don Gerson Martínez y hemos desarrollado proyectos juntos; con la ministra actual de Medio Ambiente y con el ministro anterior, pues desarrollamos jornadas de limpieza. También con el Ministerio de Educación, nos sentamos para hablar de un tema como Limpiemos El Salvador. He hablado con Lina Pohl, la ministra de Medio Ambiente, pues las dos estamos empilados con un tema que es muy importante tanto para ellos como para nosotros. Seguimos en muy buenas relaciones con don Gerson Martínez.

¿Está dispuesta a trabajar de la mano con cualquier sector entonces?

RSE quiere decir también elaborar acciones en conjunto. Ese es uno de los retos. Hay que buscar cómo unimos esos proyectos para poder tener un mejor impacto e incidir más. Debe haber un acercamiento para ver en qué nos podemos poner de acuerdo. Tuve la oportunidad de hablar con Benito Lara (actual ministro de Seguridad) para la toma presidencial y le dije “estamos para ayudarte, porque a mí sí me interesa”. Soy socialmente responsable y lo que menos quiero para este país es que continuemos con esos choques que nos han llevado a quedarnos al azar de los países centroamericanos y al azar de los indicadores de los países latinoamericanos. A mí verme en el último lugar no me gusta. El crecimiento de 1.6 por ciento no me gusta.

¿Cuál sería su consejo para una joven que está decidiendo por su futuro profesional?

Yo le diría que sepa balancear y  lo segundo que hable de corresponsabilidad en el hogar. Anteriormente era más difícil y hoy ya se ven jóvenes padres cambiando panales, dando  pacha. Todavía falta mucho, pero ya vemos unos cambios. Hay que enseñarles a los hombres que en el hogar debe haber una corresponsabilidad. De hecho, en el primer foro de Mujer y Liderazgo de la Cámara de Comercio, que también lo impulsé, se habló de corresponsabilidad. Esa es la clave.

¿Qué consejo les daría a los jóvenes salvadoreños?

Que trabajen por el futuro de El Salvador y háganlo de nuevo líder en la región y en Latinoamérica. Se puede. Lo hicimos y lo podemos volver a hacer. 

13 Ene 2017
Donde leer es iniciar toda una aventura
Entrevistas | Por: Redacción

Donde leer es iniciar toda una aventura

2 Dic 2016
“Hagan lo que tengan que hacer para alcanzar sus metas y háganlo hoy”-  Juan Carlos Ramírez de “Are You The One?”
Entrevistas | Por: Redacción

“Hagan lo que tengan que hacer para alcanzar sus metas y háganlo hoy”- Juan Carlos Ramírez de “Are You The One?”

10 Jun 2016
Entrevista con Mari Carmen Aponte
Entrevistas | Por: Gumercindo Ventura

Entrevista con Mari Carmen Aponte

4 May 2016
“Si queremos cambiar nuestro país, nos tenemos que involucrar en política” –  Mauricio Interiano
Entrevistas | Por: Marcela Solís

“Si queremos cambiar nuestro país, nos tenemos que involucrar en política” – Mauricio Interiano