Entrevistas

4 Sep 2013
Entrevistas | Por: Luis Trejo

Aurora Cubías- Subsecretaria de Transparencia y Anticorrupción

¿Quién es Aurora Cubías?

Trabajé por 14 años en la ong Iniciativa Social para la Democracia (ISD) y en ese lugar mi trabajo era fundamentalmente en contacto directo con la gente. Ese vínculo es algo que me gusta mantener porque pienso que es ahí realmente donde comprendemos lo que se siente y lo que se vive.

A partir de esa experiencia que desarrollé en el trabajo municipal, he podido adaptar las enseñanzas que obtuve de la gente en este nuevo cargo. Por esa razón pienso que logro empatía con la gente, porque antes de todo busco seguir siendo ciudadana interesada en que las cosas se hagan bien. Me parece que este nuevo cargo crea un espacio y el acceso a la información con el que anteriormente no se contaba.

¿Cómo se interesó en el tema de transparencia y cómo llega a ser funcionaria pública del actual gobierno?

Durante mis primeros año de trabajo en ISD, trabajamos en áreas de desarrollo territorial, formación de valores democráticos y campañas sobre los derecho humanos. En el año 2000 comenzamos a capacitar en temas de presupuestos participativos y las planificaciones estratégicas municipales con participación. En estos proyectos surgieron las iniciativas de la población en las que señalaban que los recursos no eran utilizados adecuadamente. 

Organizábamos eventos de participación ciudadana, transparencia, rendición de cuentas y se realizaron pruebas piloto en cuatro municipios, para la creación de los primeros centros de información municipal, los cuales sirvieron de antecedente a las Unidades de Acceso a la Información Pública (UAIP).

Esta labor nos dio resultados muy positivos. Por ejemplo, el municipio de San Pedro Masahuat, del departamento de La Paz, obtuvo el cuarto lugar en el Diagnóstico de la Competitividad Municipal (ICM) realizado por USAID. El hecho de contar con una oficina para el acceso a la información pública fue lo que le mereció esa posición.

A nivel nacional, ¿qué tanto se ha avanzado en el tema de transparencia?

La Ley de Acceso a la Información Pública (LAIP) por supuesto que ha beneficiado a la transparencia, porque ha permitido abrir las ventanas y puertas de las instituciones para que conozcamos un poco sus interioridades. Los avances hasta la fecha no tienen garantía de que seguirán siendo avances porque depende mucho de que la población lo asuma como un derecho y que lo demande, porque aunque exista una ley puede ser incumplida, por tal razón es que recalco el rol de la gente.

Por otra parte, el acceso a la información que tenemos ahora permite que los informes de rendiciones que las instituciones presentan puedan ser comparados con lo que tienen en su sitio web. Si hay alguna duda durante la presentación de informe y no se puede despejar porque es compleja, el ciudadano puede asistir a una Oficina de Información y Respuesta (OIR) para complementar la información.   Además, esta información da al ciudadano el poder de cuestionar, proponer o felicitar si es el caso. 

El control social depende directamente del acceso a la información. No es lo mismo que la población le dé seguimiento a una política pública y conocerla de lleno, a que esté informada y a partir de eso pueda emitir una opinión que considere conveniente.

¿Qué se está haciendo desde la Subsecretaría de Transparencia para recuperar la confianza de la población y para incrementar la participación ciudadana en las instituciones públicas?

Como institución, el tema de la participación ciudadana lo hemos impulsado sobre todo en los temas que nosotros tenemos en nuestras manos. Cuando hacemos nuestros lineamientos estratégicos, el plan de la Alianza para el Gobierno Abierto o cuando presentamos avances sobre la implementación de la LAIP, siempre tenemos un intercambio con movimientos de la sociedad civil.

No hemos logrado que sea tan periódico como quisiéramos pero en cada momento en el que encontramos la ley u otros elementos de transparencia, buscamos esta retroalimentación de la sociedad sobre el trabajo que se realiza. El tema de transparencia requiere en todo momento de participación.

Hemos estado abiertos también a las críticas. Frecuentemente nos hacen críticas muy duras porque no se obtienen los avances esperados en el tiempo esperado.  Sin embargo, pienso que no es algo para decepcionarse porque estamos en un proceso de cambio en el país sobre este tema y era obvio que no podemos alcanzar todo tan rápido. De lo que sí deben estar seguros los ciudadanos es que como institución hemos hecho todo lo posible porque se avance al máximo en todos los temas relacionados con la transparencia.

En el marco del Seminario Regional de Acceso a la Información Pública, muchos hablaban de que este evento se organizó únicamente porque es un tema de moda. Desde su punto de vista, ¿el acceso a la información en verdad es solo un tema de moda o de verdad se ha despertado en la población el deseo de exigir este derecho humano?

No creo que sea un tema de moda porque es un tema que la sociedad civil ha exigido desde hace muchos años. Pero no había encontrado los mecanismos. Lo que sí creo es que es realmente nuevo que exista una política de transparencia en el Órgano Ejecutivo y es nuevo que se creara una institución como la nuestra para promover y fortalecer estos temas.

Por el hecho de ser un derecho humano, parte de nuestro trabajo ha sido lograr que la población lo reconozca como tal y que no lo tomen como una regalía del gobierno.

Es innegable que influyan todos los movimientos y cambios que a nivel internacional se han dado en este sentido, porque eso refuerza en el funcionario público la necesidad de incorporarse a los cambios que se dan en el resto del mundo. Está comprobado que eso contribuye a la modernización del Estado, a que se utilicen de mejor manera los fondos públicos y que sea más efectivo.

Por tanto no pienso que sea algo de moda sino que más bien hemos despertado al hecho de que una sociedad para llamarse democrática tiene que cumplir con la transparencia.   

¿Cuáles son sus expectativas con la institución en caso de que el partido de derecha llegue al poder en 2014, respecto al tema de transparencia e información pública?

Desde nuestro punto de vista, y dado a que ya se abrió en la estructura organizacional del gobierno, una entidad como la nuestra debería mantenerse.  Es necesario que dentro del Órgano Ejecutivo exista siempre una institución que logre articular, coordinar, promover, facilitar y contribuir a que todas las instituciones del ejecutivo entren en el camino y se mantengan en el camino de la transparencia.

Pienso que quien más debe preocuparse porque estos avances y cambios se mantengan, es justamente la población, a través de organizaciones y movimientos civiles, organizaciones territoriales y todos aquellos que hayan experimentado un beneficio en cuanto al acceso a la información.  Por eso insisto que llegue quien llegue a la presidencia, la sociedad debe velar para que se continúe este proceso y que se profundice.

Si actualmente contamos con 74 OIR en el Órgano Ejecutivo, para el próximo gobierno no puede haber menos, sino más. Nosotros dejamos instaladas 14 oficinas en 14 gobernaciones departamentales y esas cifras deben aumentar. Todas las instituciones del Órgano Ejecutivo y algunos centros escolares ya rinden cuentas y eso debe potenciarse.   

La primera figura que fungió en su actual cargo fue Marcos Rodríguez y muchos hablaron sobre el legado y la labor que había ejercido. Sin embargo, ¿qué considera que su antecesor no hizo adecuadamente y que usted pudo hacer mejor?

Toda la información que manejó el funcionario que me precedió, pasó por estas oficinas y las personas correspondientes. Algunas opiniones propias también las emitió pero es parte de la postura personal.

En esta nueva gestión, a medida que desarrollamos las estrategias, siempre surgen oportunidades de mejora en cualquiera de los temas. Por ejemplo, teníamos un tema pendiente en cuanto a la transparencia en el sector privado pero ahora somos parte de la iniciativa COST, a la cual nos invitó el Ministerio de Obras Públicas. Esta consiste en que una diversidad de actores va a participar en la vigilancia y cumplimiento de la realización de las obras públicas, lo que implica que garantizaremos información de todo, desde el inicio al final de la obra. Se espera que posteriormente se unan otras instituciones. 

También estamos trabajando para que al igual que CASALCO, otros sectores de la empresa privada tengan códigos de ética y buena. También tenemos creados 80 comités de control social en 80 centros escolares de los municipios de Ciudad Delgado, Apopa y Cuscatancingo, que día a día controlan la ejecución del Programa de Alimentación y Salud Escolar (Pase).

 

¿Cómo le gustaría que la población la recordara como funcionaria pública?

Principalmente comprometida y como una persona que no generó más expectativas de las cosas que se pueden hacer. Para mí es importante que me recuerden como quien habló con transparencia y que me comprometí en la medida de las posibilidades que realmente existen en la institución. Siendo la transparencia un tema cultural, no debe haber pretextos para implementarla pero tampoco puede ser un proceso atropellado. Debemos buscar las alternativas, tanto funcionarios públicos como población, para no proceder con ligereza en cuanto a lo que se hace y dice. La idea también es dejar un poco más de lo que el subsecretario dejó porque de lo contrario no tendría sentido que yo asumiera el cargo.

Frecuentemente se ha criticado al Órgano Ejecutivo sobre su reserva en cuanto a los gastos de publicidad que la LAIP respalda. Ustedes como institución, ¿de qué manera puede garantizarse esa información a la cual por derecho la población debe acceder?

Sobre esa información en específico depende, en este caso, de Presidencia. La ley tiene como particularidad que da cierto nivel de discreción a los funcionarios para determinar cuál información es reservada o no. Nosotros recomendamos a todas las instituciones que hay que brindar la mayor cantidad de información posible. En este caso, la decisión debe ser evaluada por el Instituto para determinar si esa clasificación y reserva son o no correctas y a partir de eso decidir si se difunde o no la información.

Este proceso constituye un referente de que el mecanismo funciona. Hay que recordar que la existencia de la ley no es garantía de que todo se va a publicar. La ley plantea que si usted no está satisfecho con la información brindada, usted puede recurrir al Instituto. Y si aún no está satisfecho hay un peldaño más y se trata de la Sala de lo Contencioso Administrativo. En dicha unidad se debe presentar la demanda para argumentar y que la Corte decida.

Otro aspecto relacionado es la decisión del presidente en cuanto a los viajes. Entiendo que cause polémica debido a que se trata de la cabeza del gobierno. Sin embargo, tenemos en el Órgano Ejecutivo más funcionarios que sí están cumpliendo con la LAIP. Hay que reconocer la buena labor que hace el resto.

Si estuviera en sus manos, ¿usted revelaría esa información?

Sí, pero debo hacer otra acotación, porque la ley establece que quienes proponen la reserva de una información son quienes trabajan la información y depende de la unidad en la que está. En el caso del presidente, hay varias unidades implicadas y por ello no es una decisión totalmente autónoma, porque el comité de seguridad puede presentar sus razones para no publicarlo. En mi caso también atendería a las consideraciones que me hagan.

¿Catalogar esta información como reservada da indicios de corrupción en el gobierno?

No necesariamente. Sobre cualquier tipo de información que se reserva hay que tener claro que no precisamente se busca ocultar, algo sino más bien se obedece a situaciones como seguridad, la vida personal de los implicados, su dignidad, entre otras, y estos también son derechos.

¿Si aparecieran pruebas de corrupción en el actual gobierno, las revelarían?

Tocaría hacerlo público si se comprueba y establece tal hecho. Se seguiría el proceso que la ley demanda.

¿Cuáles son sus planes a mediano plazo para lo que resta de su gestión?

Fundamentalmente fortalecer el control social, la campaña del derecho de acceso y gestionar mecanismos para que las rendiciones de cuentas continúen, pues este aspecto no cuenta con una política. Además, reforzar la coordinación de las Unidades de Acceso a la Información.

¿Cuál es un mensaje para los funcionarios que aún no comparten la visión de la LAIP?

Lo primero es que tomen conciencia de que esta ley favorece la confianza que la gente tiene en ellos. Y eso se refleja en el apoyo y respaldo. Invitarlos a que se unan a este esfuerzo para cerrar cumpliendo esta política de transparencia con la que nos comprometimos.

¿Cuál sería su mensaje a la población?

Deben evaluar los programas de gobierno que se les ofrecen para determinar si ellos muestran un avance a lo que ya se hizo en el tema de transparencia. La LAIP no se trata de una regalía sino de un derecho. 

 

  • Carlos  Segura: si sos empleado de Gobierno, la Ley de Ética te restringe a recibir regalias, sean de la naturaleza que sean. Documentate pues es aplicable a todos.- Bien por los compatriotas quienes quizas no pueden expresar su agradecimiento con palabras pues se´que de todo corazón así lo expresan. La ley es la Ley.- M.F.G.R.

21 Mar 2017
“El que ha perdido más con el retiro de estos jóvenes ha sido el partido”- Juan Valiente, diputado de ARENA
Entrevistas | Por: Marcela Solís

“El que ha perdido más con el retiro de estos jóvenes ha sido el partido”- Juan Valiente, diputado de ARENA

9 Mar 2017
“Unidos tenemos mayor impacto que trabajando separados”. Tomás Regalado Papini, presidente de FUNDEMAS
Entrevistas | Por: Redacción

“Unidos tenemos mayor impacto que trabajando separados”. Tomás Regalado Papini, presidente de FUNDEMAS

3 Mar 2017
¡Atrevete! un premio a la mujer salvadoreña que rompe prejuicios
Entrevistas | Por: Redacción

¡Atrevete! un premio a la mujer salvadoreña que rompe prejuicios

7 Feb 2017
Manlio Argueta, el escritor impaciente por relatar la realidad / Febrero 2017
Entrevistas | Por: Redacción

Manlio Argueta, el escritor impaciente por relatar la realidad / Febrero 2017