Editorial

24 Sep 2014
Editorial | Por: Redacción

Ya no más candil de la calle

Las autoridades públicas deben demostrar un verdadero compromiso con los salvadoreños y empiecen a resolverse necesidades urgentes.

Día a día, millones de salvadoreños se levantan con ganas de luchar, trabajar, sacar adelante a sus familias y tratar de hacer un país mejor. Pese a las distintas adversidades que como sociedad enfrentamos a diario, los salvadoreños siempre demostramos que nuestro coraje, valentía, trabajo y determinación, siempre harán la diferencia. Sin embargo, es necesario que el gobierno, sobre todo las autoridades de mayor importancia en el gabinete, comience a dar soluciones verdaderas a las problemáticas que presentamos como país.

En lo que va de este año, diversos acontecimientos han marcado el diario vivir de miles de salvadoreños. Más reciente, epidemias como la Chikungunya o males como el cáncer de diversos tipos e insuficiencia renal cobran la vida de muchos salvadoreños, en su mayoría gente trabajadora y con grandes ganas de seguir viviendo. No obstante, el gobierno, quien tiene la obligación de velar por el bienestar de sus habitantes, ha descuidado uno de los derechos contemplados en la Constitución de la República: el de la vida.

En días recientes, las autoridades del Ministerio de Salud informaron que estaba abierta una convocatoria para que médicos puedan viajar a África a colaborar con los enfermos del Ébola. ¿Cómo puede ser esto posible cuando cientos de salvadoreños han abarrotado los hospitales y clínicas públicas, hasta el ISSS, por los altos índices de enfermos con la Chik? ¿Por qué el gobierno trata de evadir su responsabilidad y en lugar de asumir el reto cambia la agenda mediática con esa decisión?

Ya es suficiente de tratar de alumbrar oscuridades ajenas cuando en nuestro país hay tantas necesidades y carencias que deben ser atendidas a la mayor brevedad posible. La salud pública no es algo que debe dejarse a largo plazo; por el contrario, debe prestársele atención inmediata, así como a otros problemas sociales de gran envergadura. El refrán candil de la calle, oscuridad de la casa no debe aplicarse nunca más en nuestro país. Es hora de que Ejecutivo, las autoridades públicas y la sociedad misma empiecen una conversa encaminada a mejorar la calidad de vida de todos y a hacer de El Salvador un país más equitativo, solidario y con oportunidades para todos.

6 Ene 2016
Ya basta de ser un país violento, pongámonos manos a la obra
Editorial | Por: Redacción

Ya basta de ser un país violento, pongámonos manos a la obra

30 Dic 2015
Nuestros deseos para que el 2016 sea un mejor año
Editorial | Por: Redacción

Nuestros deseos para que el 2016 sea un mejor año

9 Dic 2015
Venezuela respira nuevos aires
Editorial | Por: Redacción

Venezuela respira nuevos aires

3 Nov 2015
No más impuestos, sino acciones concretas
Editorial | Por: Redacción

No más impuestos, sino acciones concretas