Editorial

6 Ene 2016
Editorial | Por: Redacción

Ya basta de ser un país violento, pongámonos manos a la obra

En el 2015, El Salvador fue catalogado por Medicina Legal como el país más violento de la región latinoamericana, superando a Honduras y Venezuela, quienes también cuentan a sus muertos por docenas.

Aunque no es oficial, El Salvador podría ser el país más violento del 2015, si nos basamos en las últimas cifras de homicidios suscitados en el país. Hasta finales de diciembre, según el Instituto de Medicina Legal, la tasa de muertes violentas fue de 103 por cada 100 mil habitantes, superando a países como Honduras, que en los últimos años había ocupado el primer lugar y que en el 2015 lo cerró con 57 homicidios por cada 100 mil habitantes, al igual que Venezuela, que se perfilaba como el país más violento, pero su tasa para el 2015 fue de 90 homicidios por cada 100 mil habitantes.

Estas cifras deberían indignarnos como salvadoreños y entristecernos, pues vivimos en un país donde sobrevive el más fuerte. Sin embargo, esto también debería servir de inspiración para buscar o crear formas viables que nos permitan cambiar la realidad y ser verdaderos agentes de impacto positivo para el país. Como jóvenes debemos contribuir a transformar esta sociedad que entre todos hemos creado, unos en mayor medida que otros, pero que cada uno tienen su responsabilidad.

Exijamos al gobierno, el principal garante de la seguridad ciudadana y de la paz, que cree planes de prevención que mejoren este clima en el que nos encontramos actualmente. Exijámosle rendición de cuentas en el tema de seguridad y obliguemos a las autoridades a dejar de lado los discursos hiperbólicos y a ser transparentes con sus ciudadanos. Trabajemos porque hayan políticos responsables, aprobando leyes eficientes y preocupados verdaderamente por la situación que atraviesa El Salvador.

Confiemos en que es posible mejorar la calidad de vida de los salvadoreños, aún más de los jóvenes. El país urge de programas o proyectos encaminados a la prevención de la violencia, en lugar de la represión y el castigo. Si no pensamos en medidas estratégicas que traten de solventar los problemas a través de la concienciación, la educación, las oportunidades y hacer ver la necesidad de los valores humanos, nunca veremos un cambio sustancial en nuestras sociedades.

Dejemos de ver a los muertos como algo normal; basta ya de seguir intimando a los demás de que en nuestro país solo existe la violencia y la muerte. Todos tenemos la capacidad de generar oportunidades, con la ayuda del Estado, la empresa privada y las organizaciones, con el fin de revertir la dura realidad que vivimos desde hace años. Demostremos que El Salvador puede dar cosas buenas de las cuales hablar. Preocupémonos por los demás, ayudemos a quienes lo necesiten y aportemos a cambiar nuestra sociedad.

30 Dic 2015
Nuestros deseos para que el 2016 sea un mejor año
Editorial | Por: Redacción

Nuestros deseos para que el 2016 sea un mejor año

9 Dic 2015
Venezuela respira nuevos aires
Editorial | Por: Redacción

Venezuela respira nuevos aires

3 Nov 2015
No más impuestos, sino acciones concretas
Editorial | Por: Redacción

No más impuestos, sino acciones concretas

7 Oct 2015
Cada vez se vuelve más necesario investigar a los funcionarios públicos
Editorial | Por: Redacción

Cada vez se vuelve más necesario investigar a los funcionarios públicos