Editorial

16 Oct 2014
Editorial | Por: Redacción

Vivimos en el Valle de las Hamacas sin prevención

Tenemos un sistema precario de infraestructuras que fueron realizadas en el pasado y además hay falta de preparación de los organismos estatales para atender catástrofes.

El pasado lunes 13 de octubre nos sorprendió a todos un sismo de 7.3 grados en la escala de Richter. El movimiento telúrico, según el Servicio Nacional de Estudios Territoriales (SNET), tuvo su epicentro frente a las costas de Usulután y fue sensible en buena parte de Centroamérica.

En esta oportunidad contamos con la suerte de no tener tragedias de gran magnitud como las que hemos sufrido ya en el pasado. Los daños cuantificables, hasta ahora, han sido algunas infraestructuras deterioradas y un fallecido en la zona oriental del país. El resultado del sismo nos dejó con el susto y con la alarma que nos recuerda cada diez años que un terremoto está por venir.

Cada vez que ocurren este tipo de desastres naturales en nuestro territorio se desnudan nuestras vulnerabilidades, ya que tenemos una ciudad que se encuentra ubicada en una zona sísmica, por lo cual desde el pasado se le dio el nombre de “Valle de las Hamacas”. Además tenemos un sistema precario de infraestructuras que fueron realizadas en el pasado con códigos precarios de construcción y además hay falta de preparación de los organismos estatales para atender emergencias de gran magnitud.

Por lo tanto, se hace de extrema importancia la existencia de una campaña permanente que sea informativa y se divulgue en medios de comunicación, en el Servicio Nacional de Estudios Territoriales, Protección Civil y principalmente el Ministerio de Educación. Esta campaña debería existir con el propósito de informar y capacitar a la población sobre las medidas a poner en práctica antes, durante y después de un desastre natural.

El país es altamente vulnerable a los terremotos y pese a ello, la educación hacia estos fenómenos es escasa. Cada vez que pasa un evento de estos se habla de renovar el pensum educativo y enseñar medidas de prevención desde la educación preescolar, pero luego las ideas se abandonan hasta que llega el próximo gran sismo. Es imperativo que nuestros gobernantes tomen cartas en el asunto y comencemos con medidas preventivas e informativas para así evitar catástrofes mayores.

En los centros educativos se deberían hacer frecuentemente simulacros sobre evacuaciones en caso de inundaciones, deslizamientos, terremotos e incendios. Además, los cuerpos de socorro deberían hacer visitas periódicas a los centros educativos públicos y privados para brindar capacitaciones a los estudiantes sobre la aplicación de primeros auxilios en caso de resultar personas lesionadas durante fenómenos naturales.

El Mined debe transformarse en una institución gubernamental protagonista en la prevención de desastres naturales por la masa poblacional de estudiantes que está bajo su responsabilidad. Exijamos responsabilidad, eficacia y, sobre todo, prevención.

  • Michael Bornitz

    Muy interesante de que hablen de “el sistema precario de infraestructuras” de la comunicación del Marn (SNET) y o vulnerabilidades de Protección Civil. Preguntenles mejor porqué NO FUNCIONAN (ya 73 horas) sus servidores DNS mientras se nos referencia a sus sitios web, desde los medios sociales.

    De hecho HAY un estado emergencia y LA INFRAESTRUCTURA que nos informaría de los detalles NO FUNCIONA!

6 Ene 2016
Ya basta de ser un país violento, pongámonos manos a la obra
Editorial | Por: Redacción

Ya basta de ser un país violento, pongámonos manos a la obra

30 Dic 2015
Nuestros deseos para que el 2016 sea un mejor año
Editorial | Por: Redacción

Nuestros deseos para que el 2016 sea un mejor año

9 Dic 2015
Venezuela respira nuevos aires
Editorial | Por: Redacción

Venezuela respira nuevos aires

3 Nov 2015
No más impuestos, sino acciones concretas
Editorial | Por: Redacción

No más impuestos, sino acciones concretas