Editorial

4 Jul 2014
Editorial | Por: Redacción

Actuar apegado al discurso

Los políticos salvadoreños deben aprender a actuar conforme lo que predican, pues solo así generarán confianza entre los ciudadanos. 

Todos hemos sido testigos de un sinfín de contradicciones que hay entre el discurso brindado por los políticos salvadoreños y lo que en realidad practican. En época de campaña electoral esas incongruencias son más notables, pues nos recordamos de lo que prometieron y lo que en verdad ejecutaron. Esto ha provocado, en muchos, una apatía hacia la política. Por ello, es importante que nuestros políticos comprendan de una buena vez que su actuación debe apegarse al discurso, en lugar de este último apegarlo a la práctica.

En los últimos días, Rodrigo Samayoa, diputado de GANA, informó a los medios que la Junta Directiva de la Asamblea Legislativa decidió cancelarle más de 90 mil dólares que le fueron retenidos luego de que su desafuero por la acusación de violencia intrafamiliar contra su exesposa Mireya Guevara. A pesar de que el Legislativo asegura no tener los fondos suficientes para pagarle, y que hay otras prioridades en los gastos del Estado como en salud, educación y seguridad, Samayoa se ha mostrado satisfecho porque le darán ese dinero. ¿Acaso no sería mejor que ese dinero fuera destinado a satisfacer necesidades más urgentes del país, más sabiendo que su cargo fue suspendido por una acción que ahora es catalogada como delito y está respaldada por la ley? ¿Dónde queda esa responsabilidad de los funcionarios de anteponer el bien social antes del bien personal?

Al igual que el diputado Samayoa, hay muchos otros diputados y funcionarios públicos que anteponen su comodidad y bienestar antes de atender y responder a las necesidades más urgentes de la población. El presidente Salvador Sánchez Cerén afirmó en su discurso de posesión que su gobierno sería transparente y austero, pero varios funcionarios actuales han demostrado que la austeridad no es prioridad para ellos. Viajan en camionetas último modelo, con dos o tres guardias de seguridad, cuando la mayoría de los ciudadanos viajan en transporte público y con altos niveles de inseguridad.

La filosofía de actuar apegado al discurso debería ser de todos los seres humanos. Sin embargo, debido a su exposición pública, a su deber con la población y a la dignidad del oficio, los políticos deberían ser un ejemplo a seguir gracias a sus buenas prácticas y el respeto a las leyes. Los ciudadanos que elegimos a nuestros representantes debemos exigir que ese palabrerío de campaña no solo se quede en papel. Pidamos y exijamos cumplimiento del orden constitucional, para que nuestros políticos entiendan de una buena vez que están en la mira pública y que la contraloría social cada vez es más fuerte y persistente. 

6 Ene 2016
Ya basta de ser un país violento, pongámonos manos a la obra
Editorial | Por: Redacción

Ya basta de ser un país violento, pongámonos manos a la obra

30 Dic 2015
Nuestros deseos para que el 2016 sea un mejor año
Editorial | Por: Redacción

Nuestros deseos para que el 2016 sea un mejor año

9 Dic 2015
Venezuela respira nuevos aires
Editorial | Por: Redacción

Venezuela respira nuevos aires

3 Nov 2015
No más impuestos, sino acciones concretas
Editorial | Por: Redacción

No más impuestos, sino acciones concretas