Deportes

15 Dic 2014
Deportes | Por: Gerardo Ayala

¡Ya tenemos final!

Llenemos el estadio y apoyemos a nuestro favorito, pero sobre todo ¡exijamos un buen fútbol!

Ayer se concretó la racha de 23 finales consecutivas de la Liga Mayor de Fútbol con presencia de un equipo santaneco, reafirmando así la regularidad de los dos equipos de occidente. No es una coincidencia ni mucho menos, ya que uno de ellos es el máximo campeón del fútbol nacional mientras el otro es el club más ganador de la última década. Club Deportivo Fas e Isidro Metapán han demostrado que en El Salvador sí hay equipos regulares que difícilmente pasarán un torneo sin llegar a semifinales. Vale la pena dedicar unas cuantas líneas a estas situaciones, pues es de lo poco rescatable que nos presenta la Liga Mayor.

Haciéndolo un poco más interesante, en la final del próximo domingo veremos algo que no ocurría en los últimos años. Será uno de esos encuentros en los que no se enfrentarán el primero contra el segundo lugar de la tabla general, como estábamos acostumbrados desde ya hace algún tiempo. El cuarto lugar de la tabla, Isidro Metapán, logró colarse a la gran fiesta del fútbol aún tras meterse a las semifinales con algunas complicaciones. No hay que malinterpretar. No es que el cuadro calero no tuviera una clasificación merecida; es que este torneo tuvo un toque extra de rivalidad y competitividad. Tanto a Club Deportivo FAS como al Metapán les resultó un tanto complicado hacerse de un lugar en los cuatro primeros lugares; caso aparte para el Águila que se mostró vencedor y con una actitud de reafirmar el gran club nacional que son.

¿Qué podemos esperar de la final del fútbol salvadoreño? En primer lugar hay que velar para que el árbitro no sea el protagonista, ni mucho menos los fanatismos y la violencia. Podemos esperar un partido donde el fútbol haga justicia, donde gane quien rompa las redes y lo haga ante un digno rival. Desde ya pueden decirse que ambos equipos llegan con méritos a la final. Metapán hizo su juego y su oficio, que lo llevaron hasta esta etapa. Águila era el clasificado seguro que ha tenido una de sus mejores temporadas luego de los desastres de los últimos años. Lo de FAS es cosa aparte, aunque seguirán siendo el equipo más campeón, lo mejor que puede pasarles era la desclasificación. Con un juego pobre, sin delanteros que hagan la diferencia y con un técnico que parecía no conocía a qué jugar al momento de hacer sus cambios, lo que les esperaba en la semifinal ante Águila era no menos que una inminente y trágica derrota.

Sea lo que sea que esperemos, hay que buscar que el mayor ganador sea el fútbol salvadoreño. Hay que dar muestras de un poco más de profesionalismo y hacer de esas finales algo que el país espere con ansias. Hay que iniciar en las tribunas, comportándonos y demostrando un poco de cultura. Luego por los entrenadores, por lo menos llegando vestidos como una final lo amerita y no con un short deportivo mientras se fuman un cigarro sentados en una hielera. Sí, ha pasado y en muchas ocasiones. Esperemos y exijamos más que esto. Águila y Metapán prometen un partido vertical y con buenas ideas de juego, por lo que hay que mantener toda la atención en esto.

Apoyemos lo nuestro y por lo menos estemos pendientes de cómo es el deporte nacional. Mientras más nos acerquemos a él más podremos explotar su potencial y utilizarlo como lo que en verdad es: una herramienta para el desarrollo. La cita es el domingo a las 3:00 de la tarde en el Cuscatlán. Llenemos el estadio y apoyemos a nuestro favorito, pero sobre todo, ¡exijamos un buen fútbol!

 

 

4 May 2015
Nos falta un invitado, ¿Fas o Alianza?
Deportes | Por: Fidel Campos

Nos falta un invitado, ¿Fas o Alianza?

27 Abr 2015
Las semifinales mágicas en la Champions
Deportes | Por: Samuel Díaz

Las semifinales mágicas en la Champions

20 Abr 2015
El deporte nacional no ha muerto
Deportes | Por: Fidel Campos

El deporte nacional no ha muerto

13 Abr 2015
Banquete de cuartos
Deportes | Por: Gerardo Ayala

Banquete de cuartos