Deportes

22 Jul 2013
Deportes | Por: Luis Samayoa

Un banquillo vacío

La semana pasada, Can Barça vivió una de las peores semanas en su historia reciente. 

Todo empezó cuando Pep Guardiola, el mejor entrenador en la historia del club, tuvo una rueda de prensa agitada cargando contra la actual directiva culé. Inicio una cadena de dimes y diretes entre el propio Guardiola, Sandro Rosell y su directiva y Tito Vilanova. Nadie salió ganando de eso y el único perjudicado era el Barça y su afición que se dividía en guardiolistas y los que apoyan al presidente Rosell y Vilanova.

El martes se confirmó que una de las grandes promesas del Barça, Thiago Alcántara fichaba por el nuevo club de Guardiola, el Bayern Munich. Los bávaros pagaron 25 millones de euros por la estrella de la selección española sub 20 y llamado a liderar el mediocampo español en los próximos años. Thiago alegaba que no tenía suficientes minutos en el equipo con Tito por lo que decidió marcharse al equipo de quien lo hizo debutar; Pep. Tito reclamó en rueda de prensa que si el deseo de Thiago era marcharse, no podían hacer nada al respecto y que él solo quería jugadores que quieren estar ahí.

El viernes se dio a conocer la noticia que dejaría en shock a todo el mundo futbolístico y que volvía a unir a todo el barcelonismo. Tito Vilanova presentaba su renuncia como entrenador del Barcelona debido a que estará realizando tratamientos contra el cáncer que no le permitirán estar junto al equipo.

Tito, que logró récord de puntos en la Liga española, tuvo un año personal para el olvido. Hace un año, cuando se hizo cargo al frente del equipo culé, afrontaba la temporada con optimismo e ilusión. Tuvo el mejor arranque de la historia de la Liga hasta que en diciembre le informaban que recaía de cáncer. Se apartó del equipo durante dos meses y el Barça bajo la guardia, llegándole a costar la Copa del Rey y casi la Champions. Al final ganó la Liga con una ventaja de 15 puntos sobre el Real Madrid, la mayor diferencia en la historia entre primero y segundo. Su nombre ha quedado en la historia del club.

Una vez arrancada la pretemporada, el Barça tiene la difícil tarea de buscar al sucesor de Tito. Las opciones, según la prensa española, se ha reducido a Luis Enrique, ex entrenador del Barça B y actual entrenador del Celta de Vigo, y Gerardo ‘el Tata’ Martino, quien acaba de rescindir su contrato con Newell’s Old Boys, ganador del clausura argentino y semifinalista de la Copa Libertadores.

La ventaja de Luis Enrique es que conoce muy bien la casa y conoce a la mayoría de jugadores. La desventaja es que tiene contrato con el Celta, quien lo contrató esta misma temporada.

La ventaja del ‘Tata’ Martino es que tiene el aval del mejor jugador de la plantilla, Leo Messi, quien vería con buenos ojos su incorporación al club. La desventaja es su nula experiencia en Europa y tener que lidiar en un club con grandes estrellas mundiales, algo que todavía no ha afrontado.

Aparte de estos dos, también suena André Villas-Boas, del Tottenham y Marcelo Bielsa, sin equipo.

 

¿Quién será el nuevo DT culé?

4 May 2015
Nos falta un invitado, ¿Fas o Alianza?
Deportes | Por: Fidel Campos

Nos falta un invitado, ¿Fas o Alianza?

27 Abr 2015
Las semifinales mágicas en la Champions
Deportes | Por: Samuel Díaz

Las semifinales mágicas en la Champions

20 Abr 2015
El deporte nacional no ha muerto
Deportes | Por: Fidel Campos

El deporte nacional no ha muerto

13 Abr 2015
Banquete de cuartos
Deportes | Por: Gerardo Ayala

Banquete de cuartos