Deportes

8 Jul 2013
Deportes | Por: Luis Samayoa

Tumbó a Djokovic y a la historia

Hacía 77 años que Wimbledon no veía coronarse a un británico en casa. El último en lograrlo había sido Fred Perry en 1936 y desde ese entonces, el All England Club clamaba por un británico campeón. Andy Murray, después de ser la única esperanza en los últimos tiempos, logró tumbar a la historia.

Murray lleva más de cinco años entre los top 4, junto a Federer, Nadal y Djokovic. Sin embargo, hasta el año pasado se le había resistido ganar un Grand Slam. Perdió cuatro finales antes de ganar su primero, el US Open 2012. Igualmente el año pasado, llegó, por fin, a la final de Wimbledon. Sin embargo, Roger Federer lo venció en cuatro sets, sufriendo una decepción más. En la premiación en la que lloró, le dijo al público que se estaba acercando al objetivo.

Tras haber perdido Wimbledon 2012, volvió al All England Club un mes después para jugar la final de tenis de los Juegos Olímpicos, justamente ante Federer, al que venció en sets corridos. Sin embargo una medalla de oro olímpica no se compara a ganar Wimbledon, el torneo más prestigioso del circuito.

Luego de ser el vencedor de los Juegos Olímpicos, Murray parecía haber cogido la confianza que le faltaba para ser vencedor de un Grand Slam. Ganó el US Open a Novak Djokovic, pudiendo así levantar su primer Grand Slam. Aprovechando el bajón de Federer y Nadal, Murray se convirtió en la alternativa a Djokovic, quien ahora es el indiscutible número 1 del mundo.

Este año volvió a una final del Australian Open, perdiendo la final por tercera vez en dicho torneo. La final la perdió ante Djokovic que se impuso en cinco sets. Sin embargo, Murray se afianzó como el número 2 del mundo solo por detrás del serbio. Esperaba Wimbledon con ansías.

Como todos los últimos años, Murray era el favorito de la afición ya que jugaba como local. Los británicos querían ver a un profeta en su tierra, algo que la mayoría, por no decir todos, nunca habían visto. Al iniciar el torneo, Murray era un claro favorito a llegar a la final, más después de la pronta eliminación de Nadal y Federer. Parecía destinado a enfrentarse una vez más a Djokovic en una final.

En semifinales, Djokovic jugó un maratónico partido ante Juan Martín del Potro que estuvo a punto de eliminar al número 1. Fueron cinco sets intensos en los que Djokovic tuvo un desgaste que podría afectarle en la final. Mientras Murray se deshizo de la sorpresa del torneo, Jerzy Janowicz, en cuatro sets. La final estaba servida y se enfrentarían el número 1 contra el número 2.

La última vez que el preclasificado número 1 ganó Wimbledon, fue Roger Federer en 2007. Desde ese año, el favorito nunca ganó el torneo. Parecía que este año la historia sí estaba del lado de Murray. Y se notó durante todo el juego. Murray ganó los dos primeros sets con cierta comodidad, quebrando el servicio del serbio en varias ocasiones. Murray llegaba a todas las pelotas jugando un tenis espectacular. Desperdició tres match points y parecía que se le avecinaban fantasmas al All England Club. A la cuarta oportunidad, el escocés no la desperdició. Murray, y todo Gran Bretaña, celebraban la victoria de uno de los suyos por primera vez desde 1936.

Un año después de perder la final ante Federer, Murray alcanzó la cima, obteniendo el torneo más prestigioso ante su afición. Se quitó una gran presión de encima que lo acompañaba en cada edición de Wimbledon.

Es su primer corona de Wimbledon, su segundo Grand Slam, y seguramente no será el último. Andy Murray es historia británica.

4 May 2015
Nos falta un invitado, ¿Fas o Alianza?
Deportes | Por: Fidel Campos

Nos falta un invitado, ¿Fas o Alianza?

27 Abr 2015
Las semifinales mágicas en la Champions
Deportes | Por: Samuel Díaz

Las semifinales mágicas en la Champions

20 Abr 2015
El deporte nacional no ha muerto
Deportes | Por: Fidel Campos

El deporte nacional no ha muerto

13 Abr 2015
Banquete de cuartos
Deportes | Por: Gerardo Ayala

Banquete de cuartos