Deportes

20 Oct 2014
Deportes | Por: Gerardo Ayala

Otro a la cuenta

No veremos un Barcelona – Real Madrid, veremos un Cataluña – Real Madrid, lo que lo hace un partido con un toque sumamente diferente e interesante.

A una semana, estamos a una semana de revivir el clásico de clásicos. Los ingredientes y la rivalidad son las mismas, pero ¿se vive con la misma emoción? Hay varios aspectos a tomar en cuenta para pensar que no tiene nada de distinto a los que hemos visto años anteriores, pero también hay algunos detalles que hacen que sea uno de los más significativos de los últimos años.

Primero, a nivel futbolístico el equipo merengue nos presenta un partido con un Cristiano Ronaldo que viene de romper un increíble récord, un James Rodríguez que poco a poco está dando muestras de lo que es capaz, un Toni Kroos que era una insignia de su antiguo club y un “Chicharito” Hernández que tendrá el privilegio de ser de los pocos mexicanos que han disputado un clásico español. Los merengues tuvieron un arranque complicado esta temporada, con resultados desfavorables y con un par de novelas debido a sus traspasos y decisiones en la portería. Sin embargo, como equipo han hecho un buen papel en sus últimos partidos y saben que una victoria ante su eterno rival será el impulso que necesitan.

Por su parte, el Barcelona nos trae un arranque de temporada a los que nos tienen acostumbrados. Victoria tras victoria, goles y asistencias de Leo, un Neymar que también ha dado muestras de adecuarse correctamente y que cada partido demuestra sus habilidades individuales. En términos futbolísticos, vemos a un club culé sin mayores cambios ni ideas nuevas.

Es decir, en materia deportiva sí podría considerarse un clásico como uno cualquiera, razón por la cual los aficionados cada vez hacen menos bulla y ya no se vive la emoción de antes en tierras salvadoreñas. Hasta cierto punto, esto es algo culturalmente bueno. Los salvadoreños estamos adoptando un poco más de identidad y ya no hacemos los espectáculos de antes cuando se presentaba un partido de esta índole.

Ahora, al trasladarnos a España la historia es completamente diferente. Hay un aspecto inmensamente importante a tomar en cuenta el sábado en la mañana: la búsqueda de independencia de Cataluña. No hay partido donde los catalanes no hagan ver sus deseos de separarse de la corona española. Mosaicos, cánticos y banderas especiales se hacen presentes en cada partido del Barcelona. Si hay algo más grande que la rivalidad futbolística del Real Madrid – Barcelona, es la rivalidad España – Cataluña.

Este partido no solo será un juego por un puesto en la tabla, es una oportunidad de los catalanes para invadir territorio merengue y hacer ver al mundo entero la causa por la que luchan. Estoy más que seguro que los jugadores culés llegarán contagiados al Santiago Bernabéu del sentimiento que les transfieren sus aficionados. No veremos un Barcelona – Real Madrid, veremos un Cataluña – Real Madrid, lo que lo hace un partido con un toque sumamente diferente e interesante.

La directiva y el equipo ya dieron su postura, apoyarán a su país y los fines que este busque. Es un proceso largo y complejo, pero los catalanes aprovecharán toda oportunidad que tengan para hacerse notar y decirle al mundo lo que buscan. Esto, combinado con las nuevas caras que tenemos esta temporada, hacen que sea imposible perderse de ver cómo Luis Suárez y Claudio Bravo jugarán su primer clásico. O cómo los merengues cambiarán su esquema al no contar con el Ángel Di María. Son muchos los aspectos que hacen de este un clásico especial. Para los amantes del balompié, la cita es el sábado a las 10 de la mañana.

 

4 May 2015
Nos falta un invitado, ¿Fas o Alianza?
Deportes | Por: Fidel Campos

Nos falta un invitado, ¿Fas o Alianza?

27 Abr 2015
Las semifinales mágicas en la Champions
Deportes | Por: Samuel Díaz

Las semifinales mágicas en la Champions

20 Abr 2015
El deporte nacional no ha muerto
Deportes | Por: Fidel Campos

El deporte nacional no ha muerto

13 Abr 2015
Banquete de cuartos
Deportes | Por: Gerardo Ayala

Banquete de cuartos