Deportes

24 Feb 2014
Deportes | Por: Fidel Campos

¡Las dos caras del clausura!

Uno de los partidos más vibrantes de este pasado fin de semana en nuestro fútbol, fue el FAS contra Alianza. Este partido fue un sube y baja en todos los sentidos, la afición, el juego, los cambios, los goles y entre tantas cosas más que se observaron en el juego. 

FAS se impuso con un 2 a 0 contundente. Razón que tiene la afición santaneca para celebrar, pero también para exigir al equipo que ese buen paso siga hasta el final, ya que FAS inicia su tercera campaña con buen pie. Pero ha sucedido que este buen pie, en la última etapa se lesiona y el equipo cae. Sin duda alguna no es justo para todos aquellos aficionados que llenan las gradas del Quiteño todos los fines de semana. 

FAS con nuevos rostros y nuevas variantes sigue manteniendo grandes campañas en busca de la corona 18. Se espera que  esta al fin llegue, la afición la anhela y la extraña, ya que se escapó ya dos veces y a mi parecer ha sido de  formas no dignas para el equipo. 

Con un FAS en el liderato y con buen pie, toca hablar del otro extremo de la tabla. Me refiero  a la UES, equipo que en estos días fue portada gracias a la salida del “Chiqui” García, cosa que para este servidor ha sido injusta.

El equipo en esta jornada sumó seis partidos perdidos de seis partidos jugados. Haciendo referencia al dato y con nuevo entrenador, queda demostrado que el problema de la UES no es el técnico. Como estudiante de esa institución me atrevo a afirmar que el problema de la “U” son sus jugadores. Cuando la UES escaló nuevamente a la Primera División, tuvieron un duro adversario como lo fue el Once Municipal, lleno de jugadores con más experiencia. 

A pesar de eso los muchachos ganaron y subieron, la U entera celebró ese ascenso, pero se celebró, ya que la mayoría del equipo eran alumnos de la UES, entrenaban y sudaban la camiseta. 

Pero a la directiva no le importó y estos jugadores que  se ganaron el ascenso y el derecho de jugar en Primera División, fueron removidos. Desde ese momento la afición les dio la espalda a “los pumas”, ya que nunca más se volvieron a sentir identificados con el equipo que quedó lleno de extraños y que no llevaban la minerva en su corazón.

Si la junta quiere salvar al equipo, este servidor humildemente les recomienda que nuevamente incluyan a estudiantes de la universidad al equipo de Primera, estudiantes que tienen de sobra coraje, ganas y aptitud. Todavía hay tiempo para arreglar el equipo y que estos puedan seguir gritando en Primera, “Esta es la U”. 

Dejando un poco de lado al primero y último de la tabla me gustaría hacer una remembranza de lo bueno, lo malo y lo insólito de esta semana.  

Lo bueno de esta jornada lo pone Williams Reyes de  C.D Dragón, ya que sigue marcando goles y sigue sumando para engrandecer más la marca como el mejor goleador de la historia del país. A la fecha en este torneo lleva 5 goles y en toda su historia en el fútbol nacional ya marca 244 goles y  seguirá sumando. 

Lo malo de la jornada, nuevamente lo ponen las  aficiones  del Alianza y del FAS, ya que es lamentable seguir viendo violencia en los estadios, bengalas lanzadas a la cancha, buses dañados. Esto  se le debe de poner un alto e invito a la FESFUT y al directorio de la Primera División a que impulse un plan de sanciones y castigos que vayan encaminados a que este tipo de acciones vayan desapareciendo de nuestro fútbol. 

Y lo insólito se lo atribuimos al Alianza, ya que Herbert Sosa tuvo que tomar el puesto de portero. Ya a falta de 10 minutos expulsan al portero y por falta de cambios, el equipo tuvo que recurrir a este jugador. Feliz inicio de semana lectores mediollenistas.

4 May 2015
Nos falta un invitado, ¿Fas o Alianza?
Deportes | Por: Fidel Campos

Nos falta un invitado, ¿Fas o Alianza?

27 Abr 2015
Las semifinales mágicas en la Champions
Deportes | Por: Samuel Díaz

Las semifinales mágicas en la Champions

20 Abr 2015
El deporte nacional no ha muerto
Deportes | Por: Fidel Campos

El deporte nacional no ha muerto

13 Abr 2015
Banquete de cuartos
Deportes | Por: Gerardo Ayala

Banquete de cuartos