Deportes

3 Feb 2014
Deportes | Por: Gerardo Ayala

Jornada política en El Salvador

Como buen amante del deporte, me he dispuesto a comparar nuestro fútbol profesional con la política de nuestro país. Para hacerlo más claro: “equipo = partido político.

 

Esta semana, entre los nervios y ansias por la carrera a la presidencia de la República, los salvadoreños tenemos la libertad de analizar este acto cívico de la manera que más consideremos conveniente. Como buen amante del deporte, me he dispuesto a comparar nuestro fútbol profesional con la política de nuestro país. Para hacerlo más claro: “equipo = partido político”.

¿Por qué comparar el fútbol nacional con la política? Porque, si lo pensamos bien, no son tan diferentes después de todo. En ambas encontramos aficionados que sostienen sus preferencias en los peores y mejores momentos, ambas son dirigidas por personas que en la mayoría de las acciones parecieran no aceptar sus errores, en ambas hay mal manejo de fondos y, por qué no decirlo, al famoso “amaño” es de lo más común que tienen. Es sencillo: ninguna de ellas satisfacen nuestras justas expectativas y son poco profesionales.

A lo largo de la campaña política vivida en los últimos meses, nos dimos cuenta que la estrategia no es muy diferente a la de un partido de fútbol que está por definirse en los últimos minutos. El factor clave es el mismo: la afición es la que decide. Un equipo de fútbol obtiene resultados a último minuto dependiendo del apoyo de sus seguidores, necesitan sumar puntos para asegurar el soporte incondicional de su gente. Para un partido político es lo mismo: necesitan asegurarse a sus seguidores para permanecer o llegar al poder. Tanto equipo como partido político sobreviven y triunfan gracias a su gente.

Analizando cada campaña por separado se pone aún más interesante. En términos futbolísticos se podría decir que ARENA salió muy ofensivo con un 3-4-3, dedicándose a atacar. El FMLN mantuvo un poco más la calma con un 4-3-3, ya que necesitaban tanto una buena defensa para ocultar algo de lo realizado en estos últimos años, como una ofensiva para recordar que hay que continuar con sus programas sociales. Por su parte, UNIDAD se mostró pasivo. Podría decirse que saltó a la contienda electoral con un 5-3-2, muy defensivo para protegerse de todos sus contrincantes. El PSP y FPS, ni hablar, metieron el bus a la meta para luchar contra su verdadera prueba: el descenso.

Al pensarlo cada vez más, nos damos cuenta que encajan casi perfectamente. Últimamente se han escuchado muchas noticias sobre la corrupción de los dirigentes políticos: algo sobre 10 millones, una que otra cosa sobre 3 (millones) y una última por 100 (también millones). Es posible que si sumamos las porciones de pastel que recibieron los jugadores de la selección nacional por la venta de partidos, lleguemos a una suma parecida a la que se maneja en materia política. A pesar que en ambos casos se jugó con el pueblo y sus ilusiones, sí hubo algo rescatable: el pueblo exigió. Se exigió a las autoridades hacer algo al respecto y tomar las acciones adecuadas. Son señales que cada vez vamos dejando a un lado las ideologías y fanatismos para centrarnos en justicia e institucionalidad. Igual que en el deporte, unos defienden lo indefendible mientras otros aprovechan cualquier oportunidad para atacar a la afición del equipo contrario.

Pero hay algo en lo que creo que todos estamos de acuerdo: en que estas ramas del país necesitan un cambio generacional. Personas con una mejor visión y que muestren interés por mejorar las condiciones de estas actividades salvadoreñas. Hay que darle al deporte nacional la importancia que debería de tener: la de un instrumento para el desarrollo. Un instrumento que aleja de la violencia, fomenta los valores cívicos e impulsa a los deportistas salvadoreños a forjar una carrera profesional a través de su talento. Este partido electoral no se definió en los 90 minutos, por lo que aún tenemos tiempo para asistir al terreno de juego y apoyar al equipo de nuestra preferencia. Nos vemos en el tiempo extra el 9 de marzo.

4 May 2015
Nos falta un invitado, ¿Fas o Alianza?
Deportes | Por: Fidel Campos

Nos falta un invitado, ¿Fas o Alianza?

27 Abr 2015
Las semifinales mágicas en la Champions
Deportes | Por: Samuel Díaz

Las semifinales mágicas en la Champions

20 Abr 2015
El deporte nacional no ha muerto
Deportes | Por: Fidel Campos

El deporte nacional no ha muerto

13 Abr 2015
Banquete de cuartos
Deportes | Por: Gerardo Ayala

Banquete de cuartos