Deportes

17 Jun 2013
Deportes | Por: Fernando Magaña

En búsqueda de la gloria en Miami

Es curioso ver a los salvadoreños viendo otro deporte de manera exacerbada que no sea el fútbol. Hoy el básquetbol ha tomado auge en la mente de los salvadoreños. Cada dos o tres días es cita para los amantes del básket, interesados en la NBA y curiosos, ver las finales de la NBA por ESPN, quinto evento deportivo más visto en el mundo, detrás del Superbowl, final del Mundial, final de la Liga de Campeones y los juegos olímpicos.

Para cada mes de junio, los ojos del mundo están puestos en dos equipos de básquetbol. En este caso, los protagonistas son Los San Antonio Spurs y por tercera vez consecutiva, el Miami Heat. El tercer mejor equipo en la NBA contra el primero, dos tridentes leyendas; Bosh, Wade y Lebron James, contra Duncan, Ginobilli y Parker; seis jugadores con posibilidad de estar en el salón de la fama.  Todos son protagonistas de esta serie que esta de tú a tú y qué tiene a buen porcentaje de los salvadoreños pegados a sus televisores para ver posiblemente una de las mejores finales de la NBA.

Ayer San Antonio volvió a demostrar qué quieren su quinto título más que nadie. Un histórico Danny Green rompió la marca de triples en finales que tenía Ray Allen con 22 y ahora comanda el máximo de triples con 25. Manú Ginobilli jugó el mejor partido de toda la post temporada, aportando 24 puntos y 10 asistencias espectaculares que hizo vibrar el AT &T Center. El Heat por otro lado, despertó tarde en este partido y terminó perdiendo por diez, 114-104. Miami ha jugado esta serie de una manera diferente que en la temporada regular. Ganando un partido, perdiendo otro, cuando en los partidos de la temporada regular dominaron a placer casi a todos los equipos de la NBA. Ganaron 27 partidos seguidos, fueron el segundo mejor equipo en casa y el mejor de visitante. Hoy el Heat tiene mucho que corregir en transiciones, triples, perdidas y el tan famoso pick and roll, que les ha costado sangre ante San Antonio.

Ser fan del Miami Heat es difícil hoy en día, muchos te acusan de seguir una moda, de aprovechar el buen momento de un equipo y las estrellas que han llegado desde el 2010. Pero son pocos los que vienen apoyando de años al equipo de Florida. En historia hay mucho que divida a ambos equipos pero no es estratosférica la diferencia. El Miami Heat es un equipo que tiene dos campeonatos de NBA contra cuatro de San Antonio.

 Los Spurs tienen cinco títulos de conferencia contra cuatro del Heat y en los títulos de división, San Antonio tiene diecinueve contra diez del Heat. Miami no tiene todavía ni 30 años de historia en la NBA y ya está marcandola con el jugador más completo en la actualidad de la NBA, Lebron James.

Erik Spoelstra tiene mucho que hablar con sus pupilos. Es imperativo detener la marcha de triples incesantes de Danny Green y Gary Neal. El Heat debe mejorar en las transiciones que hicieron efectivas en el juego 2 y 4. No fallar la cantidad de disparos que fallaron ayer. Ser más agresivos en la marca y en el uno contra uno, y no dejarse llevar por el famoso pick and roll de San Antonio. El martes la serie regresa a Miami.

 El Heat tiene un promedio de 6-0 después de un partido perdido y éstos partidos los ha ganado por un promedio de 20 puntos o más, lo cual nos hace ver que el equipo de Florida necesita un incentivo peculiar para jugar bien. Como dijo James hace unos días, es momento que el equipo gane partidos consecutivos. Si el Miami Heat no gana dos partidos consecutivos, el campeonato será imposible. El AAA(American Airlines Arena), casa del Miami Heat debe ser protagonista para ganar el título.

 

**Columnista de deportes de MedioLleno

4 May 2015
Nos falta un invitado, ¿Fas o Alianza?
Deportes | Por: Fidel Campos

Nos falta un invitado, ¿Fas o Alianza?

27 Abr 2015
Las semifinales mágicas en la Champions
Deportes | Por: Samuel Díaz

Las semifinales mágicas en la Champions

20 Abr 2015
El deporte nacional no ha muerto
Deportes | Por: Fidel Campos

El deporte nacional no ha muerto

13 Abr 2015
Banquete de cuartos
Deportes | Por: Gerardo Ayala

Banquete de cuartos