Deportes

22 Sep 2014
Deportes | Por: Gerardo Ayala

A seis puntos de La Liga

Para el Real Madrid, 99 millones de dólares son más importantes que una vitrina llena de trofeos para sus seguidores.

Los aficionados madridistas lucen sus camisetas cada fin de semana para apoyar al equipo de sus amores. En todo el mundo, durante 90 minutos, hay una hermandad merengue difícil de comparar. Algunas de esas camisas aún leen “Di María”, dando un mensaje de apoyo y a la vez de protesta ante las últimas decisiones tomadas por los directivos. La salida del argentino, la novela no merecida de Iker Casillas y la contratación de James y el “Chicharito” han dado mucho de qué hablar y protestar.

Hay que analizar caso por caso. En primer lugar, Di María pasó de ser protagonista de los últimos títulos merengues, a anotar su primer gol con el Manchester United el sábado pasado. ¿Cómo llego ahí? Por nada más que decisiones económicas. Los directivos valoraron mucho más los millones que valía el argentino que todo su aporte a las filas madridistas. Así es, 99 millones de dólares son más importantes para el Real Madrid que una vitrina llena de trofeos para sus seguidores. No es de extrañar que este equipo tenga fama de no valorar a sus jugadores desde la no tan reciente novela que le iniciaron a Iker Casillas.

Esto nos lleva al segundo punto. El emblemático capitán de los últimos años, aquel a quien le han llamado santo y le han escrito crónicas dignas de ese término. De nuevo, ¿cómo pasó de ser “San” Casillas” a recibir abucheos y silbidos de la afición? Primero, la historia comienza con José Mourinho a cargo del plantel. Con la contratación de Diego López se inició una guerra que puso en duda la titularidad de Iker aún después de su recuperación. Mou no le daba minutos y no le dio el trato que el arquero merecía. Sin embargo, aunque todo inició en aquel entonces, es la afición quien también tiene memoria corta. Han olvidado todo lo que Casillas les dio durante tantos años y se han dedicado a criticar y culpar. Iker no merece esto. Es una novela que hasta el momento no tiene un buen final. Lo peor que el Real Madrid puede hacer es desmeritar al mejor portero y uno de los mejores líderes que han tenido.

Ahora, con todo esto es lógico pensar que se han realizado buenas contrataciones para compensar los millones de la salida de Di María. La respuesta es no. O tal vez uno de esos famosos “sí pero no”. Sí por personajes como Toni Kroos y Keylor Navas, pero no por la “estrella” del Chicharito y la salida de Xabi Alonso. Así es, la “estrella” mexicana ahora es digna de ser militante de la escuadra merengue. De ese club donde el único mexicano que ha quedado en la historia es el gran Hugo Sánchez. No es que esté desmeritando el talento de Javier Hernández. Es que simplemente creo que su estrellato resaltará más en un equipo como el Valencia o el Levante. Su representante ha hecho un gran trabajo con llevarlo hasta España, pues le faltaba mucho si el Chicharito quería llegar por cuenta propia. A esto hay que sumarle la salida de Xabi Alonso, otra figura que el Madrid deja ir.

Los aficionados ligan a estos factores el mal inicio de su club en esta temporada. Lo de James es difícil de analizar, pues aunque demostró ser una figura en el Mundial, no ha demostrado ser un suplente de algunas de las estrellas merengues. En fin, el Real Madrid ahora tiene que adaptarse a sus nuevos jugadores, demostrar que lo que verdaderamente importa son los resultados y ser una organización de prestigio, cuidando y valorando a sus jugadores. Por su parte, los culés ya están haciendo la vida imposible a los merengues con dos simples palabras: “a seis”.

4 May 2015
Nos falta un invitado, ¿Fas o Alianza?
Deportes | Por: Fidel Campos

Nos falta un invitado, ¿Fas o Alianza?

27 Abr 2015
Las semifinales mágicas en la Champions
Deportes | Por: Samuel Díaz

Las semifinales mágicas en la Champions

20 Abr 2015
El deporte nacional no ha muerto
Deportes | Por: Fidel Campos

El deporte nacional no ha muerto

13 Abr 2015
Banquete de cuartos
Deportes | Por: Gerardo Ayala

Banquete de cuartos