Colaboradores

7 Sep 2013
Colaboradores | Por: Margarita Vásquez

¿Y si les digo que las cosas no están del todo perdidas?

“Los jóvenes” o “Estos cipotes ya no piensan”, escucho muchas veces acompañado de un suspiro, con ese tono a desesperanza y hasta cierto punto repudio por parte de personas mayores, ¿será que nos ven como una causa perdida? A lo mejor sí pero ¿por qué? ¿Por qué ya no creer en que de verdad podemos hacer algo mejor? Obviamente solo están viendo algunos malos estereotipos que se muestran en la televisión o se reflejan en la música que escuchamos, o porque ya no ven recato alguno en los jóvenes artistas, considerando que estas personas mayores asumen que esta “realeza” de Hollywood son nuestro “modelo a seguir” (como por ejemplo el trasero de Miley Cyrus en todas partes)

 ¿Pero qué tal si les digo que no todo es así? ¡La rebeldía, la irreverencia así como las ganas de vivir rompiendo las reglas o en contra del sistema siempre han existido! No ahora más que nunca.

Otro punto que vale la pena recalcar es que también nosotros hemos nacido con el internet, no somos esa generación a la cual se le ha sido impuesto, lo cual nos ha dado una gran ventaja que ha venido a revolucionar desde la forma en que nos comunicamos, hasta la forma en que nos educamos. Muchos lo ven como algo que no está del todo bien, que ha venido hasta a “sustituir” nuestro pensamiento, ¡pero no se preocupen!  Hay muchos jóvenes que sabemos que mediante el internet podemos leer las noticias y podemos aprender muchas cosas útiles, jóvenes con esas ganas de luchar por algo mejor, con las ganas de cambiar las cosas que en el país son indignantes y que se muestran interesados por temas de nuestra realidad nacional, desde los amaños en la Selecta hasta el conflicto de las Salas de la Corte Suprema de Justicia.

Solo soy una joven que quiere decirles que no todo está perdido; es cierto que hablamos pero pocas veces actuamos, nos equivocamos, ¡pero es parte normal de nuestro temprano aprendizaje! Me gusta pensar que en este proceso de aprendizaje que nos proporciona la vida, no hay alguien que haya alcanzado su “capacidad” máxima de aprendizaje, y menos nosotros como juventud.

Algo que me anima mucho es el pensar en que todavía existen estudiantes con ganas de ser  doctores que se preocuparán de lleno por la salud y la vida de sus pacientes, abogados que quieren cambiar el estereotipo tan malo que se le atribuye a esta carrera, futuros psicólogos, ingenieros, filósofos y comunicadores que se están formando no solo para remunerarse sino para formar parte importante e indispensable de esta sociedad. Téngannos un poco de fe que no las cosas no están del todo perdidas.

¿Pero qué pasa con el resto? También es un compromiso que todos los jóvenes debemos de asumir.  Siempre hablamos de “compromisos”, de cosas que debemos hacer pero que de verdad solo se dicen,¡es tiempo de comenzar a ponernos en acción! Entre nosotros se encuentra el futuro presidente del país, los futuros diputados, ministros, dirigentes de grandes empresas formando una sociedad, pero antes de actuar, debemos definir juntos qué tipo de sociedad queremos.

*Colaboradora de MedioLleno

  • Luis Alvarenga

    Bonito artículo, tenemos buenos ejemplos como los jóvenes de @OPES_SV, coros juveniles, Orquesta Juvenil de guitarras, coros juveniles de El Salvado y con seguridad hay muchos más, lamentablemente no se le da el debido espacio ni cobertura de los medios; pero esta generación es una mejor juventud que la mía, de eso estoy seguro… nacer con el internet es una gran ventaja, tanto para obtener información como para abrirse espacios dónde casi no los hay. Adelante jóvenes!!!

23 Jul 2017
¿Son coherentes nuestros políticos?
Colaboradores | Por: Mario Recinos

¿Son coherentes nuestros políticos?

22 Jul 2017
La revolución que se vendió
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

La revolución que se vendió

15 Jul 2017
Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?
Colaboradores | Por: Luis Contreras

Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?

15 Jul 2017
Lo que el dinero no puede comprar
Colaboradores | Por: Paula Magaña

Lo que el dinero no puede comprar