Colaboradores

8 Ene 2017
Colaboradores | Por: Cristian Clavel

Venezuela, el narco estado que mantiene el régimen

Todos alguna vez hemos escuchado declaraciones por parte de líderes de la oposición venezolana, autoridades del gobierno estadounidense o analistas políticos cuestionando al gobierno de Nicolás Maduro por temas como los altos niveles corrupción, la burocracia y sobre todo la crisis económica que ha provocado una inflación de precios y la continua depreciación del bolívar en comparación al dólar. Todo esto nos lleva a la pregunta: si la economía está quebrada ¿cómo es que el gobierno obtiene sus recursos para salir a flote?

Por muchos años, la economía de Venezuela se volvió muy dependiente del petróleo, debido a  que el país cuenta con la mayor reserva de crudo a nivel mundial, este hecho le permitió al país gozar de una bonanza económica que duraría hasta comienzos de 2014, cuando Estados Unidos empezó a aplicar nuevos métodos de extracción de ‘oro negro’ que desencadenaron una caída de precios a nivel mundial, siendo Venezuela uno de los productores más perjudicados.

Carlos Miguel Álvarez, economista de la consultora Ecoanalítica, dijo en una entrevista a BBC mundo en febrero de este año que “Entre 1999 y 2014, Venezuela recibió US$960.589 millones. Un promedio de US$56.500 millones anuales durante 17 años”, una bonanza económica sin precedentes.

Según David Paravisini, reconocido experto petrolero y catedrático de la Universidad Bolivariana de Venezuela, el problema financiero comenzó a principios de 2014, cuando el barril de petróleo pasó de costar 90$ el barril a apenas 22$. El país pasó de percibir ingresos de US$40.000 millones a US12.000 millones.

Entonces surge la pregunta: ¿cómo sostener un aparato burocrático masivo de asistencia social y de ayuda externa a países aliados con petróleo subsidiado? Según otros reportes, la economía venezolana depende en más de un 90% de las exportaciones petroleras, esto debido al constante deterioro del aparato productivo del país a causa de las masivas expropiaciones de empresas y controles rígidos a la economía durante el periodo bolivariano, que han mermado las exportaciones de productos no petroleros.

Es una locura pensar que ante la falta de recursos un Estado recurra a prácticas fuera del marco de la ley, pero en el caso venezolano ya hay algunos antecedentes. Desde su llegada al poder, Hugo Chávez siempre mantuvo un espíritu de cooperación con Colombia al ofrecerse como mediador en el conflicto entre la guerrilla de las FARC y el gobierno, incluso brindando  asistencia jurídica y una oficina en Caracas, Venezuela. Según un informe del año 2011 de The International Institute for Strategic Studies (IISS) titulado “Venezuela, Ecuador y el archivo secreto de Raúl Reyes”, Chávez comenzó a ver a las FARC como un ‘aliado estratégico en el caso de una agresión del imperio (EE.UU).

En ese sentido un artículo publicado el 20 de mayo de 2015 por el periódico ABC de España, que se titula “El día en que Chávez convirtió a Venezuela en un narcoestado”, relata una reunión llevada a cabo a comienzos de 2007 entre Hugo Chávez y altos dirigentes de las FARC, en la cual el presidente de Venezuela se comprometía a comprar un cargamento de droga a dicho grupo criminal acusado de su financiación por medio del narcotráfico. Según palabras de Leamsy Salazar, ex jefe de seguridad personal de Chávez, lo que entregaron las FARC fueron grandes cantidades de vacas que contenían en su interior los cargamentos de cocaína.

Han pasado 9 años desde aquella reunión entre el fallecido Hugo Chavez y las FARC, y en Venezuela surgió un nuevo actor: El cartel de Los Soles. Según la web Insight Crime (centro de investigación muy reconocido a nivel latinoamericano por sus investigaciones relacionadas al crimen organizado), el término “Cartel de los Soles” se refiere a los grupos de militares al interior de las fuerzas de seguridad de Venezuela que trafican cocaína y que además son quienes definen los precios de la droga al interior del país.

Los tentáculos de dicha organización criminal no sólo se limitan a personas del ejército en Venezuela, pues en los últimos años han sido salpicados nombres de funcionarios del gobierno, como el Cónsul en Aruba, Hugo Carvajal y Diosdado Cabello, ex Presidente de la Asamblea Nacional del país suramericano.

Según declaraciones de Leamsy Salazar, brindadas a autoridades estadounidenses y publicadas por el periódico El Nuevo Herald el 26 de enero de 2015, Diosdado Cabello es el principal dirigente del cartel de Los Soles. Además, Salazar también es conocido por ser una de las principales fuentes de información para instituciones estadounidenses que velan por combatir el tráfico internacional de droga, como el FBI y la DEA.

En el mismo artículo también se mencionan a otras autoridades venezolanas como el ex ministro de Defensa, Henry Rangel Silva, y el ex jefe de la Cuarta División Blindada del Ejército, el general Cliver Alcalá.

Y los vínculos con el gobierno de Venezuela no terminan ahí, a principios de este año 2 sobrinos de la primera dama de Venezuela, Cilia Flores de Maduro, fueron detenidos en Estados Unidos por presuntamente transportar droga a ese país.

A pesar de todos los vínculos que rodean a las personas cercanas al gobierno de Nicolás Maduro, este siempre ha negado y rechazado todas las acusaciones, utilizando el argumento de siempre: “conspiración de la derecha oligárquica y del imperio”. Personalmente, no niego que existan esfuerzos por parte de potencias extranjeras y de la oposición por desbancar a la izquierda en Venezuela, pero a mi juicio “el enemigo puede destruirte si demuestras signos de debilidad”.

Con todos los señalamientos de nexos con el narco, un país en caos económico a causa de la caída de los precios del petróleo, que es la principal fuente de dólares para Venezuela; el cierre y huida de empresas del país, y una inflación en aumento, entonces ¿aún es una tontería pensar que este Estado obtiene recursos y dinero de manera ilegal?

23 Jul 2017
¿Son coherentes nuestros políticos?
Colaboradores | Por: Mario Recinos

¿Son coherentes nuestros políticos?

22 Jul 2017
La revolución que se vendió
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

La revolución que se vendió

15 Jul 2017
Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?
Colaboradores | Por: Luis Contreras

Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?

15 Jul 2017
Lo que el dinero no puede comprar
Colaboradores | Por: Paula Magaña

Lo que el dinero no puede comprar