Colaboradores

10 Ago 2013
Colaboradores | Por: Diego Carpio

Vacaciones de la política

En El Salvador siempre se está en campaña política, no existe un solo día en que no se mencione que habrá elecciones y que el pueblo les devolverá a los políticos lo que se merecen. Pero como los artistas de Hollywood, si no les prestamos atención a los políticos les perdemos la pista. No tengo ni idea de dónde está o qué está haciendo Ciro Cruz Zepeda, pocos sabían dónde estaba Samayoa, y todo porque no están en el lente público. Solo necesitan cometer un pequeño error o reclamar su sueldo mientras estaba fuera del país para que regresen a la memoria de nosotros.

¿Será posible tener una vacación de la política? A veces quiero pensar que sí, pero al mismo tiempo la política salvadoreña tiene un morbo tan grande que es como un reality show y queremos ver más y más. Lastimosamente no es un reality show. Si lo fuera, la Asamblea estuviera vacía, muchos ministros estarían “nominados” y muchos otros ya expulsados sin trabajo.

Amamos a los políticos, aunque no lo aceptemos. Una buena parte de nosotros hemos puesto el canal de la Asamblea Legislativa un jueves de plenaria para escuchar las peleas de los diputados. Ellos mismos han creado de la política un circo. Las peleas, las acusaciones, los cambio de partidos, todo esto ha creado que no se vea el poder legislativo como una institución seria sino un salón con voluntades vendidas y personas que van a jugar para ver quién es el que manda.

Los famosos cuatro magistrados de la Sala de lo Constitucional han cobrado fama debido a sus diferencias con la Asamblea Legislativa. Las redes sociales han hecho que no tengamos descanso de la política. Si contáramos todas las peleas de algunos alcaldes, diputados, magistrados y dirigentes de partidos políticos tendríamos por lo menos para el pasaje.

¿Es necesario darse color en esas peleas? ¿Son gritos de querer llamar la atención?  Muchas de estas peleas y gritos de atención se pueden detener con el simple hecho de pensar antes de escribir cualquier cosa, pensar cómo lo puede tomar otra persona y si al final lo que se escribe o se dice será de beneficio para el pueblo. Existen dirigentes que solo están en una red social para buscar pelea con periodistas u otros dirigentes. Incluso con sus propios seguidores.

Un magistrado del Tribunal Supremo Electoral que después de amenazar a todo el mundo, hoy está en el anonimato, después de hacerse muy famoso por sus mensajes en Twitter, subiendo fotos de mensajes directos con un dirigente de ARENA y peleándose con quien se le pusiera en frente.

Simplemente quieren llamar la atención; lastimosamente las cosas malas tienen más resonancia que las cosas buenas que ellos hacen. Debemos ser más inteligentes que ellos, debemos hacer caso omiso a berrinches y cosas que a solo sirven para dañar más a la política del país.

Sea como sea, nos merecemos una mejor clase política. Los que amamos la política tenemos que meternos hasta el tope y empezar a generar los cambios necesarios para renovar los partidos. Al mismo tiempo, debemos tratar de ser mejores que los políticos actuales y  tratar de cambiar el país, aunque sea con pequeños gestos.

Mientras tanto, es mejor tomarse unas vacaciones de la política.

*Colaborador de MedioLleno

23 Jul 2017
¿Son coherentes nuestros políticos?
Colaboradores | Por: Mario Recinos

¿Son coherentes nuestros políticos?

22 Jul 2017
La revolución que se vendió
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

La revolución que se vendió

15 Jul 2017
Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?
Colaboradores | Por: Luis Contreras

Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?

15 Jul 2017
Lo que el dinero no puede comprar
Colaboradores | Por: Paula Magaña

Lo que el dinero no puede comprar