Colaboradores

27 May 2017
Colaboradores | Por: Paula Magaña

Unidos somos azules

El pasado 2 de abril, se celebró el día mundial de concienciación del Trastorno Espectro Autista (TEA), el cual es un trastorno neurobiológico del desarrollo que se manifiesta durante los tres primeros años de vida y perdura durante todo el ciclo vital. Y se le llama así porque diferentes personas con TEA pueden tener una gran variedad de síntomas distintos.

Sin embargo, la mayoría de personas suele confundir el autismo con el Trastorno del Déficit Intelectual, popularmente conocido como “retraso mental”. Otras personas desconocen totalmente de este tema, pero es de suma importancia ya que día a día, miles de familias se enfrentan al autismo.

El TEA afecta el comportamiento de una persona, la manera en cómo esta interactúa con otros y se comunica, ya que, por lo general, los que la padecen tienen problemas al momento de entablar una conversación; así como, es posible que no mantengan contacto visual cuando la persona receptora habla. De la misma manera, pueden tener intereses limitados y comportamientos repetitivos, por ello es posible que pasen mucho tiempo ordenando cosas o repitiendo una frase una y otra vez. Es común para ellos hacer el movimiento de aleteo de manos, o inclusive, caminar de puntillas y muchos otros. Parecieran estar en su “propio mundo”.

El lenguaje en los niños con autismo existe y es variado dependiendo del grado de autismo, aunque su lenguaje es literal, es decir, no entienden las bromas, chistes, dobles sentidos, mucho menos las metáforas. Por otro lado, su sentido del oído suele estar más desarrollado, por lo que escuchan los ruidos con mayor intensidad; esto suele provocarles ansiedad y llevarlos a crisis nerviosas.

De tal manera, el color azul se ha transformado en un símbolo del autismo, ya que representa lo que viven a diario las familias y personas con este síndrome. Es decir,  es brillante como el mar en un día de verano, pero, otras veces, se oscurece como un mar en tempestad.

Si conocemos a una persona con autismo, veremos que cada abrazo es un regalo a nuestro corazón; que lograr mantener un contacto visual es un logro, un avance; que ayudarle a realizar actividades por sí mismo es un privilegio; y que ese amor, y satisfacción, son la motivación y alegría que, día a día, los niños brindan a sus padres, y educadores.

Es necesario poner en práctica la inclusión de estas familias, y no discriminar por su comportamiento a los niños con TEA o calificarlo como suele ser “no aceptable”.
Es necesario conocer más acerca de este tema.

Aún no se conocen las causas del autismo. Las investigaciones sugieren que tanto los genes, como los factores ambientales juegan un rol importante. Ni tampoco, existe un tratamiento estándar para esta condición. Hay muchas maneras de maximizar la capacidad del niño para crecer y aprender nuevas habilidades como, por ejemplo: llevarlos a lugares donde les estimulen sus aspectos sociales, intelectuales y sensoriales, y les ayuden a recibir una educación con amor.

“El cerebro de una persona con autismo funciona diferente, pero, su corazón siente IGUAL que el tuyo trátalos con respeto y afecto”.

11 Nov 2018
Comunidad El Espino, el reflejo de la desigualdad
Colaboradores | Por: Lourdes Hernández

Comunidad El Espino, el reflejo de la desigualdad

11 Nov 2018
¿En verdad el aborto es para el bien de la mujer?
Colaboradores | Por: Andrea Marroquín

¿En verdad el aborto es para el bien de la mujer?

27 Oct 2018
El rostro del mundo del siglo XXI
Colaboradores | Por: John Guzmán

El rostro del mundo del siglo XXI

20 Oct 2018
Aborto ¿seguro? ¿legal? ¿gratuito?
Colaboradores | Por: Francisco Monzón

Aborto ¿seguro? ¿legal? ¿gratuito?