Colaboradores

14 Jun 2014
Colaboradores | Por: Abner Alvarenga

¿Unidos crecemos todos?

El presidente Sánchez Cerén deberá demostrar de verdad esa unidad nacional que dice buscar. Confiemos, pero también estemos atentos a su comportamiento.

El presidente de la República utilizó una de las frases más conciliatorias de los últimos años, la cual empezó a posicionar desde su discurso inaugural, el pasado 1 de junio. Con ella hace un llamado al consenso y cambió totalmente el sermón del expresidente Funes cuando tomó posesión hace cinco años y al que el nos acostumbró durante su gestión.

El presidente Sánchez Cerén, durante el acto oficial que pareció en cierta medida un mitin, mencionó más de cinco veces la frase en la que se enfocó su discurso: “solo unidos crecemos todos”, que lo diferenció de los últimos tres mandatarios que ha tenido El Salvador.

Otra de las frases que llamó mucho la atención de los salvadoreños fue “ejerceré la presidencia con austeridad, eficiencia y trasparencia. Los recursos del pueblo son sagrados. No más corrupción”. Enhorabuena, y aunque mostró solidaridad con su antecesor, creo que en cierta medida se refería al mismo expresidente Funes, dado que en la última semana su gestión fue duramente criticada y hasta con pruebas de actos hechos bajo la mesa que denigran a su tan brillante discurso y golpes de pecho de transparencia a las que durante cinco años se refirió el exmandatario.

La frase “unidos crecemos todos” se refiere a la hermandad que debería existir en este polarizado país en el que vivimos. Pero también es necesario que para que el país crezca en unidad, el nuevo mandatario, primero, debería investigar a fondo la presidencia anterior. Con ello, probablemente devolvería la tranquilidad y confianza del otro 50 por ciento que no votó por él. También serviría para demostrar auténticas muestras de madurez política y de una verdadera transparencia.

Si bien es cierto que “solo unidos crecemos todos”, frase bonita y pegajosa, es lamentable que al siguiente día esa percepción que se tenía del brillante sermón del nuevo jefe de Estado se haya puesto en tela de juicio. Para empezar por su logo y luego porque el presidente haya suscrito un tratado internacional de deuda soberana con el Organismo Internacional Petrocaribe, sin antes, por lo menos, haber explicado a los sectores productivos del país, ya sea la empresa privada, población, partidos políticos u organizaciones de la sociedad civil. Es incoherente que haya mostrado en cierta medida apoyo a un ministro que ha sido muy criticado y denigrado al cual se le atribuyen varios fracasos en el tema de seguridad.

Pero bien, tampoco se puede dejar de resaltar que la llamativa frase fue tan mencionada que se captó que cada vez que el presidente la mencionaba era dirigida a diversos sectores que históricamente han mantenido marcada distancia con el FMLN, como la oposición, la empresa privada y organismos internacionales como el FMI y el BM. Por ello, el presidente de la República y su partido deberán entender que el éxito de una buena gestión dependerá de superar los obstáculos ideológicos y trabajar de la mano con la empresa privada, la oposición y las demás organizaciones y sectores del país. No puede, ni podrá, crecer mientras haya esa absurda rivalidad y confrontación entre el gobierno y los inversionistas.

Espero que durante sus cinco años, Sánchez Cerén muestre de verdad esa unidad nacional que dice buscar. Como ciudadanos tenemos que darle el beneficio de la duda y estar atentos a su comportamiento.

19 Mar 2017
¿Estamos viviendo o sobreviviendo?
Colaboradores | Por: Karen Rivas

¿Estamos viviendo o sobreviviendo?

19 Mar 2017
Un recordatorio social desde Guatemala
Colaboradores | Por: Diana Chavéz

Un recordatorio social desde Guatemala

18 Mar 2017
¿A quién le interesa que los niños tengan valores?
Colaboradores | Por: Nahúm Cruz

¿A quién le interesa que los niños tengan valores?

18 Mar 2017
Andamos descalzos, pero no nos dejamos patear los pies
Colaboradores | Por: Georgina Martínez

Andamos descalzos, pero no nos dejamos patear los pies