Colaboradores

22 Mar 2014
Colaboradores | Por: Guillermo Vides

Una reflexión salvadoreña

Como salvadoreños, siempre hemos tenido un nivel de competitividad sana en varios aspectos de nuestra vida, uno de los ejemplos más claros que tenemos es el Real Madrid-Barcelona.

Un día de “clásico”, El Salvador se divide en dos mitades: una completamente blanca y la otra azulgrana, cada mitad apoyando a los suyos a “muerte”. Terminados los 90 minutos es difícil para el que perdió, y todo lo contrario para el que lo ganó. Pero sucede algo interesante. Siempre hemos vuelto a ser lo que éramos antes: salvadoreños.

Veo con mucha tristeza, y no sé en qué momento sucedió, que nuestro país se empezó a polarizar políticamente, hasta tal grado que ahora, aun cuando acaba “el partido” o la discusión, ya no somos más salvadoreños, si no que seguimos siendo enemigos del otro a “muerte” y nos olvidamos de que todos somos uno solo.

Los niveles de polarización están llegando a tales proporciones que se han convertido en odio puro por el otro, ataques, calumnias, resentimiento. En lo personal, me duele ver cómo los mismos que tanto amamos las pupusas, que disfrutamos nuestras hermosas playas, que gozamos los bellos atardeceres que solo nuestro bello pulgarcito de América nos puede dar, esos mismos, estamos adentro de un abismo  que cada día se va haciendo más y más grande.

Hay un dicho que dice “divide y conquistarás”. Y la historia nos ha enseñado lo cruel que puede ser esa realidad; esa que destruye silenciosamente desde adentro todo a su paso.

Los salvadoreños no tenemos que olvidar que todos somos uno mismo, la sociedad y especialmente los partidos políticos, los funcionarios, las personas que ocupan cargos públicos y aún más los cargos importantes, tienen que dar el ejemplo. Deben tener una misma visión como país, no como una derecha o una izquierda extremista, sino como uno solo, caminando todos juntos apuntando a una misma meta que nos guíe por el camino de la prosperidad y el desarrollo; por el camino del bienestar de El Salvador.

Estoy seguro de que el día en que nos decidamos a convertirlo en una realidad, este hermoso país saldrá del abismo en el que se encuentra.

Estamos a 22 años de haberse cumplido uno de los momentos más importantes de nuestra historia: la firma de los Acuerdos de Paz. Digo importante porque nos demostró que hasta en medio de uno de los peores conflictos que ha vivido nuestro país, fuimos capaces de ponernos de acuerdo para buscar un mejor futuro. Entendimos que esa división y esa lucha innecesaria, no nos llevarían a ningún lado.

Yo me pregunto ¿por qué no otra vez? ¡Nunca es tarde para volver a empezar! Como país siempre nos hemos levantado después de cada catástrofe; sabemos que nunca ha sido fácil, pero también sabemos que nunca nos hemos dado por vencido.

Dios sabe por qué nos puso en este pedazo de tierra y fue únicamente porque solo el salvadoreño, pase lo que pase, podría sacar adelante este bello e inigualable país, sin importar las veces que nos caigamos.

Todavía estamos a tiempo, especialmente la sociedad civil. Aprendamos a ver en el otro un salvadoreño hermano y no un enemigo, entendamos que juntos podemos hacer más que separados, olvidándonos de colores, de extremismos. Si apuntamos todos a la misma meta, lograremos las cosas que la historia nos ha demostrado: crear un mejor El Salvador.

14 Oct 2017
Hay cortinas de humo en la política salvadoreña
Colaboradores | Por: Ricardo Quijano

Hay cortinas de humo en la política salvadoreña

8 Oct 2017
¡Asegurate!
Colaboradores | Por: Alejandra Portillo

¡Asegurate!

7 Oct 2017
Seamos dueños responsables, no al maltrato animal
Colaboradores | Por: Diana García

Seamos dueños responsables, no al maltrato animal

1 Oct 2017
¿Será que en El Salvador existe la pena de muerte?
Colaboradores | Por: Jeferson Aldana

¿Será que en El Salvador existe la pena de muerte?