Colaboradores

14 Feb 2014
Colaboradores | Por: Rodrigo Escalante

Una mirada al pensamiento de Marx: El Valor

¿Alguna vez te has preguntado de dónde surge el valor de cualquier bien o producto? Esto ha sido motivo de debate por cientos de años. La teoría del valor(TVL), en su forma más básica, estipula que el valor de un bien o producto mercantil puede ser objetivamente medido por la cantidad de trabajo o labor que lleva incorporado dicho producto dándole mínima importancia a sus componentes físicos. Es decir, si un sombrero requiere el doble de horas laborales para completarse que un par de pantalones, el sombrero debe tener el doble de valor que los pantalones.

Ambos economistas David Ricardo y Karl Marx estaban de acuerdo en que todo valor es medido en unidades de labor ocupada, pero tomaron diferentes caminos analizando las discrepancias entre el valor ideal y el valor por el cual se venden los bienes. Es decir estaban confundidos porque el valor de uso y el valor de cambio rara vez eran equivalentes.

Adam Smith dio fin a su discusión del valor diciendo que el valor de uso de un bien deriva de la utilidad que le brinda a su dueño. El valor de cambio de un bien es determinado por cuánto labor alguien está dispuesto a ceder para recibir este bien. En la mente de Smith, si X cantidad de mercancía A es igual a Y cantidad de mercancía B, significa que algo hace equivalentes ambas cantidades de mercancía diferente. La respuesta para Smith, el concepto del valor. El ejemplo más drástico que ocupa Smith para desarrollar su argumento es el del agua y un diamante: el agua es sumamente útil, por ende, comandando muchísimo valor de uso, pero en términos de cambio es sumamente pobre. Un diamante es completamente lo opuesto comandando mucho valor de cambio, pero tiene muy poco valor de uso. Posteriormente, Ricardo desarrolla una teoría continuando a Smith y adoptando sus pensamientos del valor, diciendo que el valor de un bien es variable, pero la cantidad de labor no lo es. Entonces desacredita el trabajo (labor) como la forma invariable de valorar un producto.

Marx, por otro lado, nunca abandona la forma más clásica y fuerte de la TVL, argumentando que todos los bienes pueden ser valorados de esta forma. Marx pensaba que si el trabajo es la fuente de valor de las mercancías, el obrero debería ser el que sea beneficiado de este. Es decir, si un obrero trabaja por 10 horas y produce 10 pantalones, este debe ser compensado por el valor entero del producto.

Es aquí donde Marx propone la siguiente pregunta: ¿cómo es posible que los capitalistas estén exprimiendo ganancias de las producciones de sus obreros si es que están siendo compensados debidamente? Idealmente, los ingresos de la mercancía deberían reflejar el costo de producción para el capitalista. Si es verdad que está compensado a sus obreros por el valor entero de su labor y está vendiendo la mercancía producida a su valor de acuerdo a la cantidad de trabajo requerida para producir la misma.

Los capitalistas, responde Marx, deben estar disfrutando de una posición de poder como dueños de los medios de producción y tienen que estar explotando a sus obreros. Los capitalistas deben estar forzando a sus obreros a trabajar más horas de lo que están siendo compensados y estas horas extra son la fuente de valor remanente de los capitalistas. Marx nunca fue muy claro cuando trató de explicar cómo exactamente los capitalistas obligan a sus obreros a entregarles horas extra pero él estaba convencido que esta era la única forma para que los capitalistas generaran ganancias económicas.

Marx trato de utilizar la TVL en contra del capitalismo, diciendo que descubrió su contradicción interna, pero sin querer demostró la debilidad en la lógica de las suposiciones fundamentales de la TVL. En mi siguiente columna explicare como Marx extiende su argumento aun mas para explicar por que estaba tan convencido que una sociedad capitalista resultara en una revolución del proletariado contra el capitalista.

*Colaborador de MedioLleno

15 Jul 2018
Reciclemos, pero no políticos
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

Reciclemos, pero no políticos

14 Jul 2018
Las consecuencias de nuestras malas decisiones
Colaboradores | Por: Vladimir Velásquez

Las consecuencias de nuestras malas decisiones

10 Jul 2018
La Verdadera Pobreza de El Salvador: ¡La falta de Empatía!
Colaboradores | Por: Alexandra de Sola

La Verdadera Pobreza de El Salvador: ¡La falta de Empatía!

8 Jul 2018
La herencia constitucional de la Sala saliente
Colaboradores | Por: Ricardo Quijano

La herencia constitucional de la Sala saliente