Colaboradores

1 Feb 2014
Colaboradores | Por: Crissia Montoya

Una época electoral llena de campañas políticas desaprovechadas

Desde hace algunos meses, el país está viviendo una de las coyunturas más importantes en materia política: las elecciones presidenciales, que sin duda, marcan siempre la historia de El Salvador, independientemente de quién o quiénes sean los nuevos gobernantes. Sin embargo,  me atrevo a decir que estas campañas electorales, han sido totalmente desperdiciadas y/o desaprovechadas a nivel mediático.

La mayoría de productos mediáticos realizados por los partidos políticos en contienda, llámense comerciales o spots de televisión, cuñas radiales, vallas publicitarias, materiales impresos, entre otros, no han sido utilizados de la mejor manera para hacer una campaña electoral digna y ajustada a los intereses de los salvadoreños.

Por el contrario, en estas campañas y publicidad electoral, los contendientes se han limitado a atacar y contraatacar a sus oponentes, han perdido el tiempo hablando de los errores que se cometieron en el pasado o de la administración que ha realizado el partido que llegó al poder hace cinco años. Tampoco dejan de incluir en sus discursos electorales, frases y críticas dirigidas al resto de partidos políticos que están en contienda, y esto no es más que un “show mediático” para captar la atención de los salvadoreños, cuando realmente el propósito debería ser, no solo ganar adeptos (votantes) sino, dar a conocer y explicar sus propuestas.

Por otro lado, si se habla de dignificación en las campañas electorales, está de más decir que lo que está haciendo la clase política del país versus las problemáticas que nos atañen a los salvadoreños y las soluciones que queremos oír, están totalmente desbalanceadas. Hay promesas que parecen una burla para los ciudadanos, quienes también tienen criterio y saben perfectamente qué acciones son o no viables o, en todo caso, conocen lo que sí se puede hacer y aquello que es imposible llevar acabo en nuestra sociedad.

Aquellos que están compitiendo por gobernar el país, tendrían que haber dimensionado la importancia de mostrar sus propuestas, de hacerlas palpables o previsibles para que aquellos que no tienen acceso a los planes de gobierno de cada ideología, conozcan a grosso modo las acciones que los partidos políticos piensan implementar en el país, una vez estén el poder.

Las estrategias político-comunicacionales tampoco han sido las mejores, porque además de no conocer con exactitud y de manera más profunda las acciones a ejecutar (oferta electoral) de cada partido, tampoco conocemos quiénes estarán conformando el equipo o el gabinete de gobierno de cada fórmula presidencial, es decir aquellos que estarán tras bambalinas cuando sea elegido el nuevo presidente. Es lógico que hasta el momento conozcamos la fórmula básica, pero también, es importante identificar a las personas que acompañarán a dicha fórmula, para evaluar de manera estratégica, el posible actuar político en los próximos cinco años.

Definitivamente, estas campañas electorales debieron servir para motivar a los salvadoreños, para despertarles el deseo de votar y poder decidir a quién le entregarán su país, o mejor aún, disminuir el porcentaje de indecisos y hacer que los que han decidido no ir a votar, finalmente acudan a las urnas y ejerzan su deber y su derecho al voto.

*Colaboradora de MedioLleno

 

23 Jul 2017
¿Son coherentes nuestros políticos?
Colaboradores | Por: Mario Recinos

¿Son coherentes nuestros políticos?

22 Jul 2017
La revolución que se vendió
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

La revolución que se vendió

15 Jul 2017
Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?
Colaboradores | Por: Luis Contreras

Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?

15 Jul 2017
Lo que el dinero no puede comprar
Colaboradores | Por: Paula Magaña

Lo que el dinero no puede comprar