Colaboradores

14 Jun 2014
Colaboradores | Por: Ronald Hernández

Un mensaje al alcalde de Nuevo Cuscatlán

Inicialmente el artículo se iba a llamar “una carta a…”, sin embargo, noté el parecido al estilo de un analista poco querido que escribe en uno de los principales periódicos de El Salvador. Así que para evitar esas comparaciones mejor lo denominé como “un mensaje al alcalde de Nuevo Cuscatlán”.

Durante los últimos años le he dado seguimiento al progreso que ha tenido Nuevo Cuscatlán. Hasta el momento, parece una ciudad sacada de un caso de estudio de Harvard Business School, en donde lo trazado en la planificación y el desarrollo de los objetivos van acorde con el marco de referencia estructurado inicialmente en un plan estratégico. Pero de ahí resulta lo interesante para mí: ¿por qué es curioso ese caso? ¿Por qué estoy dedicando tiempo para escribir de ella? Como lo dijo el doctor Carlos Glower, “en Latinoamérica es muy difícil hacer que la economía y finanzas vayan acorde como en los libros”. Pero también me imagino que a Nayib Bukele no se le ha hecho nada fácil, por ello hay que reconocerla su excelente labor a la cabeza de ese municipio con tal ventaja competitiva a estas alturas de haber ganado la municipalidad. En esa parte le puedo decir, Nayib, lo felicito.

Hace unos días vi una entrevista por Youtube, en la cual explicaba su nuevo modelo económico para el municipio. A primera vista es excelente y en seguida, como joven estudiante de una maestría en Administración de Empresas, me incitó a empezar a escribir mi plan de negocios. Creo que Nuevo Cuscatlán está entre las opciones en donde establecerlo. Se le ve  potencial al proyecto. Son mil millones de dólares en un plazo de diez años, según lo ha dicho usted. Suena difícil pero no imposible. Es interesante cómo está adaptando a la economía para que sirva de motor para el bienestar de los diferentes componentes de la sociedad, sobre todo de su sociedad.

Como recomendación, creo que debería adoptar a su nuevo modelo económico las cooperativas autogestionarias en los diferentes rubros. Está comprobado que por su sistema y organización, las cooperativas autogestionarias se acoplan en su perfección a países latinoamericanos y son grandes aportes a la economía. Pero su aporte es mayor en el componente más importante del desarrollo: el ser humano, pues es su factor central. Espero que llegue a tomar en cuenta estas sugerencias, pues le vendría muy bien a su plan iniciado.

Por último, pero no menos importante, solo me queda decir que no se olvide de los pequeños empresarios, pues hay que impulsarlos aún más. Espero que Nuevo Cuscatlán se desarrolle en su mayoría gracias a las pequeñas y medianas empresas (PYMES) y no por un par de peces gordos, que aunque cumplan con las normativas del juego, se comen a los pequeños.

23 Jul 2017
¿Son coherentes nuestros políticos?
Colaboradores | Por: Mario Recinos

¿Son coherentes nuestros políticos?

22 Jul 2017
La revolución que se vendió
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

La revolución que se vendió

15 Jul 2017
Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?
Colaboradores | Por: Luis Contreras

Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?

15 Jul 2017
Lo que el dinero no puede comprar
Colaboradores | Por: Paula Magaña

Lo que el dinero no puede comprar