Colaboradores

6 Ago 2013
Colaboradores | Por: Aarón Olivares

Tregua entre pandillas: ¿mito o realidad?

Quiero dedicar mi escrito a una temática que de alguna manera nos concierne a todos nosotros, y es el hecho de si en realidad existe en nuestro país una tregua entre pandillas, o si es una pantalla que nos han hecho creer.

Según la encuesta que realizó la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA), un 72.6 por ciento de los encuestados piensa que la llamada tregua ha reducido poco o nada la delincuencia en el país. Este dato nos refleja que nuestra sociedad no confía en una supuesta tregua que trae como consecuencia la reducción considerable de asesinatos, extorsiones y otros actos delictivos.

Según lo que el gobierno nos ha expresado, es una tregua entre dos pandillas que firmaron el paro de muertes entre sus miembros. Pero dicha tregua no asegura que ya no nos robarán en los buses, y si evaluamos el diario vivir, todavía nos siguen robando; entonces ¿de qué manera nos beneficia una tregua de esa magnitud?

¿Es una tregua que traerá beneficios a la sociedad salvadoreña o es una tregua que asegura el bienestar los grupos delictivos llamados maras? Hasta el momento, nadie nos podría responder estas dos grandes incógnitas ya que el gobierno se ha dedicado a jactarse de que esta tregua es un gran paso a la paz social, pero a las vez oculta toda información sobre dicha tregua.

Este gobierno se hace llamar el gobierno del “cambio”, pero insto a que si va a hacer las cosas que las haga bien, a que no nos siga tratando de ignorantes: si  hay una dicha tregua que nos brinde la información relacionada a dicho tema, que no cometa los errores del pasado. Un gobierno no puede pactar con criminales, ellos pueden hacer todas las treguas que les parezcan pero seguirán siendo criminales y deben pagar con todo el peso de la ley por sus crímenes.

No debemos pasar por alto que efectivamente una persona puede cambiar, y se le debe dar la oportunidad si esta quiere cambiar, pero eso no significa que se le deba de perdonar todos los crímenes que ha cometido. Señor procurador de los derechos humanos, déjeme recordarle una famosa frase que dice “los derechos de uno terminan cuando se irrumpen los derechos del otro”; apliquemos la ley a todos y si alguien la infringe, pues el sistema jurídico y legal de nuestro país tiene que estar en las condiciones óptimas para aplicar el proceso adecuado a la persona infractora. Este proceso es normal en cualquier país que posea un estado de derecho autónomo. No veo por qué en nuestro país se le tiene que estar haciendo “fiestas” o permisos especiales a infractores de la ley.

Yo insto a que exijamos al gobierno que nos brinde información sobre esa supuesta tregua, en qué consiste, su duración, los sectores en donde se aplicará, si es que de verdad se ha hecho una tregua y no es una simple pantalla para ocultar acciones que el gobierno no quiere que nos enteremos.

Como siempre, insto a que los jóvenes seamos entres críticos de nuestra realidad, y eso se logra leyendo y poniéndonos al día sobre la perspectiva de nuestra sociedad. Leamos sobre la tregua entre pandilla y saquemos nuestras conclusiones y puntos de vista, pero siempre fundamentados en una base teórica. Así vamos a ir cambiando poquito a poquito nuestra sociedad convirtiéndola en una sociedad crítica, pero con críticas fundamentadas.

Como dijo Benito Juárez: “Malditos aquellos que con palabras defienden al pueblo y con sus hechos lo traicionan”. Apliquemos esa frase a los funcionarios públicos y nos daremos cuenta de quiénes en realidad nos defienden.

 

*Colaborador de MedioLleno

 

28 May 2017
Estas son las turbas pagadas por los tiranos
Colaboradores | Por: Juan Carlos Rivas

Estas son las turbas pagadas por los tiranos

28 May 2017
Cuando la educación es mercancía
Colaboradores | Por: Ricardo Corado

Cuando la educación es mercancía

27 May 2017
Unidos somos azules
Colaboradores | Por: Paula Magaña

Unidos somos azules

27 May 2017
Desde El Salvador: carta a Leopoldo López
Colaboradores | Por: Luis Contreras

Desde El Salvador: carta a Leopoldo López