Colaboradores

7 Abr 2018
Colaboradores | Por: Alejandra Portillo

Transparencia

A pesar de la sociedad de mi país, aunque lo crean imposible, encontré tanta felicidad al momento de independizarme sin ser de ningún partido político, ha sido un proceso muy doloroso el cual ha costado mil batallas. Sin mentiras, con un corazón sencillo (ojalá pudiera decir lo mismo de los políticos de mi país).

Cada mañana me levanto a las 7 de la mañana, con mi mente ocupada desde que veo los rayos de luz; todos los días debo tomar el transporte público para poder salir adelante en una sociedad, donde veo mil pancartas de políticos que posiblemente no cumplirán con lo que sus anuncios dicen.

Todos los días como una salvadoreña más, me levanto con la actitud de que haré todo de una forma humilde, dando el 110% en cada cosa que hago. Desde agarrar un libro de literatura y entender cada palabra que conlleva, hasta atender bien a mis pequeñas alumnas.

Bueno, pero no vengo aquí para hablarte de mi vida ¿Qué te puedo decir de la política de mi país? Se habla de tanto que ya no sabemos ni que creer.

Se dice que “Calleja busca que haya un gobierno sólido, eficiente y transparente”; que “Embajador de Alemania muestra preocupación por voces de no ir a votar”; y hasta que, “Ciudadanos piden a Sala que declare inconstitucional inscripción de José Luis Merino como candidato a diputado”.

La población está cansada de la clase política actual, dado que la mayoría de funcionarios que han detentado el poder; en lugar de coadyuvar sobre los diferentes problemas que tienen a El Salvador en un profundo estancamiento económico, por niveles de inseguridad insostenibles y con una pobreza galopante. En vez de eso, prefirieron darse la gran vida sirviéndose con la cuchara más grande.

Además de ello, han sido permisibles con la corrupción. Han favorecido con contratos estatales a sus allegados y, en algunos casos, son los mismos funcionarios que se han adjudicado compras de bienes públicos a precios risibles.

Es decir, que mientras el pueblo sufre la persecución pandilleril, esa que tiene a la juventud y a los comerciantes en pequeños ahogados, y destruidos; los políticos gozan hasta de tres guardaespaldas que protegen sus bienes y a su familia. Sin embargo, ello solo es parte del sufrimiento que vive el pueblo, ya que la mayoría no tiene acceso a una vivienda digna, agua potable, sistema educativo de calidad, atención esmerada y con trato humano en los hospitales públicos; tanto así, que algunos de estos centros de atención se  están cayendo y en otros, se atienden a los pacientes en el suelo.

Todo ello ocurre ante la vista impávida de algunos políticos, que no tienen preocupación alguna. Sus vidas ya están resueltas: sus hijos están becados en las mejores universidades; viven en pequeñas mansiones fruto del subterfugio en el que se han movido; tienen acceso a seguros médicos hospitalarios, donde pueden pasar consulta VIP hasta por un catarro; gozan de vehículos de lujo y llenos de gasolina para todo el grupo familiar.

Pero bueno, creo que la honestidad de tu que estás leyendo esto, como la mía en mi país aún será un tema de lucha. Aun así, te digo desde cuestiones tan pequeñas comienza en hacerlas bien y con cambio de mentalidad para hacer esta nación pequeña en una nació rica de conocimiento.

11 Nov 2018
Comunidad El Espino, el reflejo de la desigualdad
Colaboradores | Por: Lourdes Hernández

Comunidad El Espino, el reflejo de la desigualdad

11 Nov 2018
¿En verdad el aborto es para el bien de la mujer?
Colaboradores | Por: Andrea Marroquín

¿En verdad el aborto es para el bien de la mujer?

27 Oct 2018
El rostro del mundo del siglo XXI
Colaboradores | Por: John Guzmán

El rostro del mundo del siglo XXI

20 Oct 2018
Aborto ¿seguro? ¿legal? ¿gratuito?
Colaboradores | Por: Francisco Monzón

Aborto ¿seguro? ¿legal? ¿gratuito?