Colaboradores

1 Nov 2013
Colaboradores | Por: Alejandro Pacas

Tips para una buena campaña electoral

En medio de caravanas, algarabía, banderas y discursos, los candidatos a la presidencia de la República alistan sus motores para convencer al electorado y demostrar que son los mejores ganando en la tan anhelada primera vuelta.

Es común ver en los diferentes medios de comunicación, en su mayoría televisivos, cómo los principales partidos en contienda se atacan en la publicidad, tildándose unos a otros de ladrones, malos gobernantes, corruptos, etc. Lo mismo de todas las campañas.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) dio el banderillazo de salida para que los candidatos puedan pedir el voto a partir del 1 de octubre pasado, pero ¿qué no ya habían comenzado? Desde antes veíamos en radio, prensa, televisión y hasta internet los mensajes que los candidatos desean enviar a los ciudadanos que están aptos para votar en el próximo mes de febrero.

Sorprende que los partidos políticos sigan ocupando una campaña sucia, que genera una segmentación abismal entre los simpatizantes. Una campaña sucia que se viene manejando desde hace más de 6 meses, en donde se utilizan los problemas sociales que enfrenta la población: la seguridad, el empleo, la economía, la educación.

Ahora, ¿qué gana la población con ver ese tipo de mensajes en los medios? Causa división, causa enfrentamiento, y después todos preguntan porque existe violencia pre electoral, cuando es esa información que difunden los partidos políticos la que motiva a la gente a sentirse superior a otros solo por apoyar a determinado candidato; difunden mensajes de odio, inconformidad y egoísmo. Cada quien intenta imponer su pensamiento tiene a su manera… a costa de lo que sea.

Los partidos se aprovechan de cada situación que pasa en los medios de comunicación. Es una constante guerra de dimes y diretes que confunden más a los votantes, de ahí el hecho que el abstencionismo en El Salvador se incremente en cada elección. Candidatos que pelean entre ellos, propuestas que no convencen a un país que urge de medidas que le ayuden a salir adelante del estancamiento político, económico, social, cultural y tecnológico que ha enfrentado desde hace mucho tiempo. Lamentablemente, la propuesta más amplia y, a la larga, la que más engaña a la población es la erradicación de la violencia.

Hay que prepararse para ver una contienda electoral dura, en donde todo –absolutamente todo- conllevará una íntima relación política; cada suceso, cada noticia, cada declaración, cada controversia irá de la mano de una intención política. La política juega un papel importante en la toma de las decisiones en El Salvador. Habrá que preguntarse cuánto tiempo más los salvadoreños estaremos dispuestos a soportar el conflicto electoral que se está alistando.

Los candidatos son responsables del pensamiento de las futuras generaciones, ellos son los encargados de difundir un mensaje que unifique al país y transforme las elecciones en un verdadera fiesta patriótica, en donde emitir el sufragio signifique lo que en realidad es: un derecho y un deber de todo salvadoreño mayor de 18 años. Una campaña de altura; en donde la gente pueda escoger y no se vea obligado a elegir; pedimos, por favor, una campaña de caballeros.

*Colaborador de MedioLleno

  • Lucy SoLan

    ¡Que gusto leerte César! Sin duda la crítica y la libre expresión de los jóvenes es un factor fundamental para que nuestro presente y futuro mejoren.

15 Ene 2017
Millenials, el desarrollo debe ir de la mano con el medio ambiente
Colaboradores | Por: Caleb Padilla

Millenials, el desarrollo debe ir de la mano con el medio ambiente

14 Ene 2017
¿Ya sabés qué hacer ahora que sos bachiller?
Colaboradores | Por: Karen Rivas

¿Ya sabés qué hacer ahora que sos bachiller?

14 Ene 2017
Si pudiésemos caminar todos juntos ¿quién necesita un auto volador?
Colaboradores | Por: Fernando Portillo

Si pudiésemos caminar todos juntos ¿quién necesita un auto volador?

14 Ene 2017
No hay mal que dure 100 años, ni cuerpo que lo resista
Colaboradores | Por: Redacción

No hay mal que dure 100 años, ni cuerpo que lo resista