Colaboradores

30 Oct 2014
Colaboradores | Por: José Sánchez

¿Soñar o sudar?

Somos el presente y el futuro para nuestro país; que las adversidades que se anteponen sean nada más para motivarnos a construir una mejor sociedad para vivir.

En nuestro país, cada año egresan miles de jóvenes de educación media del sector público y privado, pero ¿cuántos de ellos salen con la ilusión de encontrar un puesto en el ámbito laboral o seguir sus estudios universitarios?

Cerca de 89 mil 246 estudiantes fueron los egresados de educación media en el 2013, según lo confirmado por el Ministerio de Educación (MINED). Esta cantidad de población estudiantil representa un porcentaje elevado de jóvenes que se encuentran en una larga lista de espera para aplicar a un puesto laboral o en algunos casos continuar con sus estudios universitarios. Del total de estudiantes egresados, el 60 por ciento de ellos son del sexo femenino, que por su situación económica y familiar, la mayoría debe ingresar al campo laboral y estos en su mayoría no muy bien remunerados.

Conozco el caso de una chica, titulada como bachiller en opción salud, que tuvo que buscar trabajo en lo que saliera primero debido a la situación económica en su familia. Ella me expresa que: “es difícil trabajar en algo que no te gusta y que no tiene nada que ver con mi título, lo peor es que te exploten por un salario que no vale la pena… no te podés ni levantar al baño porque los supervisores están ahí pidiéndote que no te tomes mucho tiempo; algo que tengo que aguantar por ayudar a mi mami”. La chica labora en una maquila en la zona franca de San Bartolo, donde las condiciones y prestaciones laborales no son muy buenas.

Ella me comenta: “tengo que madrugar todos los días porque mi entrada es a las 7:00 a.m., y hora de salida no tengo… ¡si el supervisor me pide que tengo que hacer horas extras me tengo que quedar; no tengo opción porque si no me echan…!”

Esta es una dura realidad en la juventud salvadoreña, muchos aspirando para alcanzar sus objetivos y sueños, pero se ven truncados al ver la verdadera situación que se está viviendo. Muchos desean seguir con sus estudios superiores, aspiran a una carrera universitaria, pero esto implica un sacrificio enorme para los padres de los jóvenes. Esto se debe en gran medida a que nuestra única universidad pública, la Universidad de El Salvador, no posee la capacidad necesaria de atender la demanda estudiantil que egresa cada año. Por ello, miles de jóvenes optan por trabajar y pagarse una universidad privada, lo cual en muchos casos es difícil poder mantenerse seis meses (un ciclo) pagando cuotas de hasta 85 a 100 dólares mensuales.

Es lamentable que la juventud salvadoreña se vea afectada por esta problemática. Nuestro país necesita jóvenes capaces, con ideas nuevas para impulsar el desarrollo de nuestra sociedad, que aporten mucho más en todos los sectores. Que no solo sean un grupo de miles de estudiantes que salen de su educación media y que muchas veces no saben qué rumbo tomar: si ayudar a sus familias y buscar una estabilidad económica o ir tras sus sueños finalizando una carrera profesional y tener mejores oportunidades para un mejor futuro.

Somos el presente y el futuro para nuestro país; que las adversidades que se anteponen a nuestros ideales sean nada más para motivarnos a construir una mejor sociedad para vivir.

  • Totalmente de acuerdo! Es por ello que hemos tomado la iniciativa de facilitar la búsqueda de empleo a quienes están al día con la tecnología, pero no la utilizan para la encontrar oportunidades!
    Te invitamos a formar parte de esta iniciativa junto a nosotros http://www.empleo-m.com #EmpleoEnTuMovil

14 Oct 2017
Hay cortinas de humo en la política salvadoreña
Colaboradores | Por: Ricardo Quijano

Hay cortinas de humo en la política salvadoreña

8 Oct 2017
¡Asegurate!
Colaboradores | Por: Alejandra Portillo

¡Asegurate!

7 Oct 2017
Seamos dueños responsables, no al maltrato animal
Colaboradores | Por: Diana García

Seamos dueños responsables, no al maltrato animal

1 Oct 2017
¿Será que en El Salvador existe la pena de muerte?
Colaboradores | Por: Jeferson Aldana

¿Será que en El Salvador existe la pena de muerte?