Colaboradores

17 May 2013
Colaboradores | Por: Vladimir Domínguez

Sobre derechos humanos y diversidad en El Salvador

Las cuestiones relativas a los derechos humanos plantean un dilema en cuanto a los principios de universalidad y no discriminación que éstos tienen al abordar situaciones específicas de los diferentes sectores en la sociedad. En El Salvador, el caso de los derechos de lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI) sigue siendo un motivo de fuerte preocupación a nivel nacional e internacional, y es que pareciera que la aplicabilidad de los principios mencionados funciona diferente para esta comunidad.

Persisten aún actitudes de discriminación en los diferentes espacios de desarrollo social que han llevado a arraigar la percepción de los grupos de la diversidad sexual como ciudadanos de segunda categoría, haciéndoles acreedores de acciones excluyentes, conductas denigrantes y actos violentos que atentan contra su seguridad personal e incluso su vida.

Según datos de organizaciones LGBTI entre 1998 y 2011 se reportaron 128 asesinatos de sus miembros en El Salvador. Recientemente, Tania Santos Vásquez, una mujer transgénero y activista pro derechos LGBTI fue asesinada tan sólo días después de haber participado públicamente en actividades de apoyo a la causa en San Salvador.

El Salvador fue uno de los 48 Estados que aprobaron la Declaración Universal de los Derechos Humanos en 1948; este acuerdo fortaleció el movimiento internacional de los derechos humanos y estableció los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales básicos de los que todos los seres humanos deben gozar. Desde entonces, los artículos contenidos en la Declaración han sido ampliamente aceptados como las normas fundamentales que los Estados deben respetar, garantizar y proteger. El artículo primero de la Declaración Universal de los Derechos Humanos señala que “todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”.

De acuerdo al artículo 144 de la Constitución de la República de El Salvador los tratados internacionales son leyes de la República. El  Salvador es Estado Parte de numerosos tratados internacionales relativos a los derechos humanos, uno de los más importantes junto con la Declaración Universal es el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos ratificado por el país en 1979 y su Primer Protocolo Facultativo ratificado en 1995. En virtud de lo anterior y al ser vinculantes, el Estado salvadoreño debe dar cumplimiento a las obligaciones internacionales contenidas en estos instrumentos, garantizando y respetando los derechos fundamentales sin ningún tipo de excepción y protegiéndolos jurídicamente ante casos de violaciones. 

Las dinámicas internacionales se mueven cada día más a favor de la igualdad en derechos, América Latina misma está dando pasos importantes con la aprobación en varios países de marcos legales que promueven y garantizan el acceso igualitario al ejercicio de los principales derechos civiles: leyes de identidad, matrimonios igualitarios, participación política y otros. El Salvador no se queda atrás y camina poco a poco, pero aún hay mucho por hacer. Uno de los desafíos más grandes es, sin duda, la protección jurídica contra la discriminación de la comunidad LGBTI y que impide el ejercicio de sus derechos. No son derechos nuevos o derechos específicos, son los mismos derechos enunciados en la Declaración Universal y aplicables a todos sin diferenciación por causas de orientación sexual, identidad de género o cualquier otro tipo de condición.

Luego de un conflicto armado de más de 12 de años, El Salvador es un país que avanza hacia la consolidación de su paz y su democracia. El camino a la paz abrió las puertas a un pacto nacional que incluyó la transformación de instituciones clave del Estado y una nueva mirada a los mecanismos de protección de derechos humanos. El Salvador necesita ahora de un nuevo compromiso de todos los sectores sociales por construir un país más tolerante y justo, un país respetuoso de la diversidad y sin discriminación, El Salvador necesita de un nuevo pacto que reafirme que salvadoreñas y salvadoreños han nacido libres e iguales en dignidad y derechos. 

 

Por: Vladimir Domínguez – Colaborador de MedioLleno

21 May 2017
Un minuto puede cambiarte la vida
Colaboradores | Por: Diana García

Un minuto puede cambiarte la vida

21 May 2017
Los padres de la Patria
Colaboradores | Por: Karen Rivas

Los padres de la Patria

20 May 2017
¿También te molesta?
Colaboradores | Por: Benjamin Marcía

¿También te molesta?

20 May 2017
La escuela de las pandillas
Colaboradores | Por: Diana Chavéz

La escuela de las pandillas