Colaboradores

26 Ene 2013
Colaboradores | Por: Federico Cotto

¡Siempre Positivo!

Ha iniciado un nuevo año y con él, nuevos retos, nuevas dificultades y por supuesto, muchas cosas buenas por venir. Aunque situaciones desconcertantes vengan a nuestras vidas, no hay que preocuparse ni mucho menos desesperarse. Al contrario; como seres racionales, busquemos las soluciones más factibles para los problemas. Y no está de más, ampararse bajo la sombra de Dios ya que por medio de él, los problemas sin importar su magnitud, se tornan más simples y fáciles de tratar.

 

En El Salvador, como en el resto del mundo, la crisis económica, la violencia y muchos otros factores sociales, indiscutiblemente nos dan un parámetro para pensar que por más año nuevo el que venga, la situación no cambiará. No obstante, es de emprendedores ver oportunidades en la crisis. Es de personas arrechas, luchar sin importar los sinsabores de la vida. Pongamos ¡desde ya! Esfuerzo, sudor y compromiso, e incluso ¡lágrimas, en pro de generar el cambio que queremos tener en nuestra realidad. Hoy en día, no basta solo exigirle “cambios”  a los gobernantes como se nos está haciendo costumbre, debemos también exigirnos nosotros mismos y preguntarnos constantemente: ¿Estamos haciendo bien las cosas? ¿Qué podemos hacer para mejorar? y ¿Cómo lo vamos a hacer?

 

Estimado lector, la felicidad que buscamos con el inicio de un nuevo año o de una nueva etapa, no debería depender de estímulos externos, llámense personas, cosas o situaciones. Sino que por el contrario;  la verdadera felicidad debería consistir; en todo aquello positivo que podemos ofrecer al mundo de manera incondicional, es decir sin buscar nada a cambio. Recordemos por un momento, que han existido figuras que sin razones para amar, lo han hecho. Las cuales, además de amar, han brindado felicidad de múltiples formas y, por supuesto, sin espera de recompensa. Y es precisamente de esas personas de quienes debemos aprender más en nuestro caminar por la vida. Para  efecto de ejemplo: Jesús, San Francisco de Asís y Gandhi. Hoy por hoy, resulta importante retomar sus virtudes y generar esperanza entre la zozobra en que vivimos.

 

Amigo lector, ¡pensemos siempre positivo! Mejores tiempos vienen pronto, no desalentemos lo que comienza. Seamos personas propositivas. Como dijo en una conferencia Bill Gates: “¿Quién dijo que la vida es fácil?”Por eso mismo, avancemos sin mirar al pasado, porque el pasado lo es en la cabeza de cada uno de nosotros pero no en la realidad.

 

Hoy en día, tener mente cortoplacista nos limita a ser positivos. Pues, al tener el esquema cortoplacista en nuestra cabeza, nos mal acostumbra a no tener paciencia y querer, casi de forma instantánea u obligatoria, ver resultados sin un proceso de por medio, lo que a la larga al no verlos nos frustra, dejando nuestras metas a un lado y por ende dándonos por vencidos. Ojo, no permitamos que sea así y por el contrario tengamos mente a largo plazo, pues por medio de un proceso ordenado de trabajo y dedicación, los anhelos se transforman en verdad. Hago la invitación a que luchemos a diario por nuestros sueños, por muy difíciles que parezcan, tarde o temprano serán certeza.

 

Como objetivos de nuevo año, considero pertinentes que cultivemos las virtudes de paciencia,la cual, como decía Don Bosco: “Es la mejor penitencia”; y de Reflexión, ya que por medio de ella se piensan las cosas y  se evita cometer errores. Debemos continuar y no detenernos pese a las circunstancias y como reflexión de mi parte, invito a todos a que nos ocupemos y no nos preocupemos.

*Colaborador de MedioLleno 

14 Oct 2017
Hay cortinas de humo en la política salvadoreña
Colaboradores | Por: Ricardo Quijano

Hay cortinas de humo en la política salvadoreña

8 Oct 2017
¡Asegurate!
Colaboradores | Por: Alejandra Portillo

¡Asegurate!

7 Oct 2017
Seamos dueños responsables, no al maltrato animal
Colaboradores | Por: Diana García

Seamos dueños responsables, no al maltrato animal

1 Oct 2017
¿Será que en El Salvador existe la pena de muerte?
Colaboradores | Por: Jeferson Aldana

¿Será que en El Salvador existe la pena de muerte?