Colaboradores

8 Mar 2014
Colaboradores | Por: Alejandro Ascencio

Si antes se hizo…

En los últimos años, he venido escuchando el pretexto que si hubieron errores en la administración pública, éstos se deben y se pueden seguir cometiendo; famosas y hasta motivo de chiste han sido frases como: “los 20 años de ARENA”, “así ha sido siempre”, “todos son iguales”, etc. Pero preocupa especialmente escuchar esas frases viniendo de jóvenes.

Cuando veo al pasado, a la historia de nuestro país, me surgen las preguntas: si se ha errado, ¿por qué debe de seguir siendo así?, ¿por qué no se puede hacer diferente?, ¿por qué nuestro país debe estar condenado a hacer las cosas de manera mediocre? Si estamos viendo al pasado para tomar como patrón las malas acciones, jamás podremos ver al futuro para poder mejorarlas,  pero si vemos al pasado para ver el camino recorrido y así aprender las lecciones que nos dejan los errores, podremos avanzar hacía un mejor futuro.

Debemos ser las nuevas generaciones los principales abanderados, paladines e impulsadores de los cambios y transformaciones que necesita el país y esto comenzará a darse en relación con la actitud con la que veamos los problemas profundos de nuestro país; como joven, no me puedo ni me debo resignar a que las nuevas generaciones vivan en un país con tan alto índice de pobreza, no me debo resignar  a que nuestros niños sigan viviendo en un país con tan alto índice de inseguridad, no me puedo resignar a ser un país en donde quienes gobiernan vivan con lujos palaciegos mientras mucha gente no tiene ni para comer, no me puedo resignar a que El Salvador sea tan poco atractivo y poco próspero para que alguien emprenda.

Nuestra mirada hacia las realidades sociales que se viven actualmente ha de pasar de la simple denuncia. Tenemos que asumir nuestra responsabilidad como nuevas generaciones, en nuestras mentes han de ir tomando forma propuestas y a la vez acciones audaces e innovadoras, capaces de convertir la apatía en esperanza e involucramiento, si estamos justificando que antes se hizo mal y por consecuencia debemos seguir con estos patrones de conducta seremos realmente irrelevantes como jóvenes. Es un deber imperante en estos momentos darle un nuevo rumbo a El Salvador, es fácil echarle la culpa a “los políticos”, pero se nos olvida el rol vigilante que como derecho y como deber ha de tener la ciudadanía hacia quienes ostentan cargos gubernamentales. Es nuestro deber como ciudadanos estar atentos al cumplimiento de la Constitución y las leyes, y no sólo ser electores y simples expectantes de cómo se gobierna en el país.

Tanta noticia inunda la opinión pública, como salvadoreños caemos en el error de fijarnos en cuestiones insignificantes y hasta tonteras; nuestro país NO PUEDE SEGUIR por el camino que ha venido, sin el más mínimo plan a largo plazo en áreas específicas como educación, salud, seguridad e institucionalidad.

Tengo mucha esperanza en esta generación a la que pertenezco, pues estoy seguro que hará mucho por el país: es momento de asumir de lleno la responsabilidad de los años que vienen y eso caminará sobre el vehículo de la voluntad, la participación, la acción concreta, el tan necesario diálogo, la tolerancia, el respeto y el entendimiento. Involucrémonos y participemos de la construcción de un mejor El Salvador, hoy más que nunca nuestro país nos llama y nos necesita.

14 Oct 2017
Hay cortinas de humo en la política salvadoreña
Colaboradores | Por: Ricardo Quijano

Hay cortinas de humo en la política salvadoreña

8 Oct 2017
¡Asegurate!
Colaboradores | Por: Alejandra Portillo

¡Asegurate!

7 Oct 2017
Seamos dueños responsables, no al maltrato animal
Colaboradores | Por: Diana García

Seamos dueños responsables, no al maltrato animal

1 Oct 2017
¿Será que en El Salvador existe la pena de muerte?
Colaboradores | Por: Jeferson Aldana

¿Será que en El Salvador existe la pena de muerte?