Colaboradores

22 Ene 2017
Colaboradores | Por: Joyce Hernández

¿Será que el país debería establecer un salario máximo?

Sin duda alguna el tema del aumento al salario mínimo ha despertado pasiones en diversos sectores de la sociedad salvadoreña, en donde hemos escuchado diversas posturas sobre consecuencias negativas y positivas de esta iniciativa ya concretada, pero que poco o nada se habla del salario máximo.

En El Salvador, de acuerdo la Ley, el salario mínimo debe tener una revisión sobre su viabilidad cada tres años y si procede, se puede realizar un aumento. Esta decisión se basa en la situación real de la economía del país, el precio de la canasta básica y el crecimiento nacional de la economía.

En nuestro país, como es costumbre, se aprueban algunos decretos, impuestos y leyes sin antes hacer un estudio minucioso sobre las consecuencias, positivas y negativas, para la población. Luego, se convierten en temas políticos y es así puedo visualizar que en el caso del aumento del salario mínimo, hubo una falta estudios sectoriales sobre la aplicación del mismo.

Cuando se escucha una postura en contra del aumento del salario mínimo, nos puede parecer un tanto egoístas con las personas que se ven beneficiadas con este aumento; pero más allá de poder ver el lado positivo, también es necesario de visualizar el círculo vicioso al que podríamos estar enfrentándonos. En el Salvador, alrededor del 80% de empleados pertenecen a la empresa privada y un mínimo de empleados están con el sector público, es ahí el problema, ya que la mayoría de la economía depende de capitales privados sean estas pequeñas, medianas o grandes empresas a los cuales se les están imponiendo cada vez más gastos en la parte operativa y administrativa.

Como es de esperar, si las empresas se verán nuevamente aquejadas en sus ingresos, la lógica sería que aumenten el valor de productos y servicios para no ver tan drásticamente afectadas sus ganancias, porque un negocio tiene rentabilidad si los ingresos son mayores que sus egresos; es por ello que insisto, un alza al salario mínimo tendrá sus repercusiones indirectamente a la población en general y hará aún más difícil la oferta de empleo en el país, ya que según la ley de la oferta y la demanda, un salario mínimo contrae la demanda de trabajo.

Es por ello, que el aumento del salario debió hacerse bajo un estudio sectorizado, ya que así como existen empresas que sus ingresos y su ganancias superan un millón de dólares, hay pequeñas empresas que perciben mucho menos ingresos y ganancias, y que sumado a ello, tienen que pagar algún tipo de extorsión a delincuentes.

Todos los dirigentes del Estado hablan del salario mínimo, pero ¿por qué no hablar también del salario máximo? Porque deberían existir también regulaciones al salario máximo, debería de coexistir una relación entre ambos salarios, el salario mínimo debe estar en función del salario máximo. Pero la experiencia en el país nos dicta que solo se aprueban leyes y nuevos impuestos sin tomar en consideraciones variables sostenibles y tomando en cuenta la realidad nacional.

Más allá de estar a favor o no de un aumento, es necesario analizar la viabilidad económica a largo plazo de esta decisión.

1 Dic 2018
Consejos saludables para jóvenes optimistas
Colaboradores | Por: John Guzmán

Consejos saludables para jóvenes optimistas

25 Nov 2018
Desde la venta del quinto piso
Colaboradores | Por: Zarko Pinkas

Desde la venta del quinto piso

25 Nov 2018
El deporte y su influencia en la salud
Colaboradores | Por: Paula Magaña

El deporte y su influencia en la salud

24 Nov 2018
Feminicidios en El Salvador, un reflejo de una sociedad violenta
Colaboradores | Por: William Rebollo

Feminicidios en El Salvador, un reflejo de una sociedad violenta