Colaboradores

2 Sep 2017
Colaboradores | Por: Alejandra Portillo

Sedientos de cambios

“La voz más importante tendría que ser la de los ciudadanos, cuyos intereses y bienestar deberían ser tomados por el gobierno como objetivo fundamental”

Con mucha tristeza hemos visto como en El Salvador, los políticos y los funcionarios públicos tratan de distraer la atención de los ciudadanos, sumergiéndose en discusiones que nos alejan de la grave situación por la que pasa el país.

Cientos de escuelas no tienen agua potable, las instalaciones de muchas de ellas están dañadas desde los terremotos del 2001. No hay pupitres en los institutos públicos y hay necesidad de maestros, aunque según cifras de los entendidos existen más de 12 mil maestros desempleados.

Además, en los hospitales escasea la medicina y las consultas, en el mejor de los casos, se hacen para dentro de 6 meses; mientras que, los medicamentos en las farmacias privadas tienen precios no accesibles para toda la población, esto según estudios del Ministerio de Salud.

El Salvador necesita de profundas transformaciones para prosperar y ofrecer la posibilidad de una vida digna a todos sus ciudadanos, de modo que estos gocen de un alto nivel de desarrollo humano. Cuando se piensa en la situación del país sin ideologizaciones, ni colores políticos, es fácil caer en la cuenta de que hay consenso sobre los cambios requeridos.

Todos deseamos un país educado, donde la totalidad de los salvadoreños haya cursado al menos 12 años de educación formal, iniciando desde la formación en la primera infancia hasta terminar el bachillerato. Queremos que más del 50% de los nuevos bachilleres realicen estudios técnicos superiores u obtengan un título universitario. Soñamos que la mayoría domine un segundo idioma y que una masa crítica tenga competencias científicas y tecnológicas.

También, hay conciencia de la necesidad de alcanzar el pleno empleo y de que todos los trabajos ofrezcan como mínimo las prestaciones sociales que establece la ley. Más aún, que la mayoría de esos puestos estén bien remunerados, porque son de alta productividad y añaden valor, y calidad, tanto a los productos, como a los servicios que se ofrecen.

Además, muchos coincidimos en que deben mejorar las condiciones de vivienda de los más de dos millones de salvadoreños, que viven en precariedad, de modo que puedan tener una casa segura, resistente a los sismos, con los servicios básicos de agua, saneamiento y electricidad, y con espacios recreativos y para la organización comunitaria, los cambios estructurales son esenciales para hacer realidad ese sueño, y esos cambios no se darán, mientras no alcancemos acuerdos intersectoriales.

Pero, también, son necesarios cambios a nivel personal, de actitudes, en la forma de relacionarnos con los demás. En primer lugar, es vital que cada uno deje de preocupar solo por sí mismo, para abrazar la corresponsabilidad, la preocupación honda y activa por los demás.

Todos somos responsables de la actual situación de nuestro país y todos podemos, y debemos contribuir a su solución. Hay que dejar a un lado los intereses particulares, para pensar y asumir como propios los colectivos. Hay que abandonar la indiferencia, la actitud del “sálvese quien pueda”, para buscar soluciones comunitarias a los problemas compartidos. Hay que dejar de pensar en lo inmediato, para reflexionar más en el futuro y ser capaces de sacrificar ahora para construir un mejor porvenir.

La violencia, la exclusión, el atropello como norma diaria de convivencia ¿Seguirán siendo nuestros rasgos nacionales distintivo? ¿Querés seguir viviendo esta realidad tan pobre? ¿Por qué no mejor sos el cambio? Nuestra nación necesita La unión, la libertad y la paz.

17 Sep 2017
Monseñor Romero politizado
Colaboradores | Por: Diana García

Monseñor Romero politizado

16 Sep 2017
Ya estamos en campaña electoral
Colaboradores | Por: Federico Umaña

Ya estamos en campaña electoral

16 Sep 2017
Alarmante situación de la Seguridad Pública en nuestro país
Colaboradores | Por: Luis Contreras

Alarmante situación de la Seguridad Pública en nuestro país

10 Sep 2017
El Salvador, ya basta de campañas adelantadas
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

El Salvador, ya basta de campañas adelantadas