Colaboradores

7 Oct 2017
Colaboradores | Por: Diana García

Seamos dueños responsables, no al maltrato animal

Estamos perdiendo la fe en la humanidad, y aun así nos quejamos de todo lo malo que nos sucede. Hay muchas personas de buen corazón en este mundo, pero también hay gente con un mal corazón.

En este artículo lo voy a dedicar a las fundaciones de animales. Admiro lo que hacen y el compromiso que tienen por ayudar a los animalitos de la calle, y a pesar que pocas personas los ayudan, ellos siempre encuentran la forma de dar alimento a los perritos que albergan.

Estas fundaciones no existirían sino fuera por culpa de todos nosotros, por el egoísmo y por la falta de sensibilidad, por eso es que se dan los casos de abandono de mascotas. Ahora, en cualquier calle que vayas se ve a un perrito, o gatito, ya sea perdido o atropellado. Eso ya se ve hasta común.

Les cuento el caso de un perrito. Él iba tranquilo en la calle, sin molestar a nadie, yo iba en el carro y el perrito en la acera; venía una señora de la Iglesia con su hijo. El niño, solo por molestar, asustó al perrito que se tiró a la calle. Alcance a ver y frene. Lo bueno fue que no venía carro atrás de mí y que no lastimé al perrito.

Esto es para analizar, ¿Qué se les está enseñando a los niños y niñas? ¿Por qué ahora para los niños es divertido maltratar a los animalitos? Se imaginan como serán ellos de adultos, si ahora que son pequeños no tienen compasión por un animal indefenso ¿Cómo serán con las demás personas?

El segundo caso que viví fue en mi colonia. Iba paseando a mi perrito y vi que en una casa había una perrita sola. Pensé que era de alguien de ahí porque era amistosa, pero pasados los días volví a ver la perrita, le ofrecí agua y al parecer no había tomado agua en todo el día. Le pregunté a un vigilante y me comentó que los dueños de la perrita no la querían y que por eso la dejaban afuera.

Intenté conseguir que me la regalaran, pero los vecinos me dijeron que ellos ya habían intentado hacer lo mismo, pero sus dueños no dejan. La perrita entró en celo, salió embarazada y tuvo a sus perritos; fueron 11 en total, pero 4 de ellos murieron.

Ella se mantenía afuera de esa casa bajo la lluvia, se le trató de hacer una casita, pero la señora la destruía; incluso, ella puso un cartel para que no se llevaran a los perritos porque ella los iba a vender para ayudar a la perrita. La Fundación Huellitas la rescató, pero los perritos, poco a poco, se fueron muriendo por la calidad de vida que tuvieron desde que nacieron.

¿Por qué la gente tiene mascotas si no las van a cuidar? ¿O luego las van a andar regalando? He visto personas que ven a los perritos pequeños y bonitos, pero que cuando van creciendo son traviesos y ahí es donde ya no los aguantan, los maltratan. O, en otros casos, los perritos se enferman y por eso los abandonan porque no se quieren hacer cargo de ellos. Incluso, hay casos que compran perritos para ponerlos a tener más perritos y luego venderlos y así lucrarse de ellos. A la gente que me dice eso le pregunto ¿Por qué mejor ellos no se ponen a trabajar para tener ese dinero que necesitan?

A veces, gente irresponsable que ya no pueden con sus mascotas le pasan las responsabilidades a los refugios; piensan que ellos se van hacer cargo. Y, es verdad que ellos han recogido animales de la calle, pero eso no quiere decir que si ya no quiero a mi perrito o gato, se los voy a ir a dejar a ellos.

Los refugios se mantienen a base de donaciones, o lo que los propios encargados de los refugios aportan. Y algunos, se enfrascan en criticarlos que por qué no aceptan a más animales si son un refugio, pero no hacen nada para ayudarles, ni con una latita de comida, mucho menos con un dólar.

En teoría ya se aprobó una ley en contra del maltrato animal, pero no se está aplicando, sino, al contrario, desde entonces se han dado más casos de abandono y maltrato. Esta semana, el refugio “CatDog” recibió a una señora que quería abandonar a tres perritos; la encargada le dijo que no tenía espacio, pero que les diera tiempo para poder buscarles hogar. A la señora no le pareció y fue perder a los tres perritos.

Luego, a la encargada le informaron de un perrito que andaba corriendo en la calle; para sorpresa, era uno de los perritos que esa señora fue a perder. Lamentablemente, no se encontraron a los otros dos.

Tomemos conciencia de lo que hacemos y lo que queremos enseñarles a nuestros hijos. Recordemos que todo en esta vida se regresa, no adoptemos solo por adoptar porque el perrito o gatito está bonito. Hay tantos animalitos en la calle pidiendo un granito de amor, pero siempre buscamos “los de raza”.

Si ves un animalito en la calle y no te lo puedes llevar a tu casa, puedes ayudar con colocar la denuncia en algunas de las fundaciones; dar agua o comida a los animalitos que encuentres; dejarlos pasar la calle y no tirarles piedras. Ayuda a las fundaciones al menos con un dólar; comparte las publicaciones de perritos perdidos para que encuentren a sus dueños y comparte los animales en adopción, para que puedan tener una segunda oportunidad.

Demostremos que la fe en la humanidad no está perdida.

14 Oct 2017
Hay cortinas de humo en la política salvadoreña
Colaboradores | Por: Ricardo Quijano

Hay cortinas de humo en la política salvadoreña

8 Oct 2017
¡Asegurate!
Colaboradores | Por: Alejandra Portillo

¡Asegurate!

1 Oct 2017
¿Será que en El Salvador existe la pena de muerte?
Colaboradores | Por: Jeferson Aldana

¿Será que en El Salvador existe la pena de muerte?

1 Oct 2017
Ninguna sociedad quiere que seamos inteligentes
Colaboradores | Por: Zarko Pinkas

Ninguna sociedad quiere que seamos inteligentes