Colaboradores

28 Jun 2013
Colaboradores | Por: Alberto del Cid

¡Quiero ser presidente!

Creo que todos desde muy pequeños hemos soñado con ser presidentes de nuestro país, el ser reconocido como una persona de bien para nuestra sociedad, el ser la cara de nuestro país en el mundo. Pero a medida que nos encontramos realmente con lo duro de la vida, nos damos cuenta de que ese pensamiento va muriendo por variaos factores,  por las preocupaciones económicas, las tendencias políticas, las aspiraciones personales y lo más importante para su servidor, por el miedo.

¿Cuantas personas realmente quieren ser presidentes en sus países? J

Estoy seguro que todos quisiéramos opinar del cómo debería de llevarse el país. Estoy seguro que todos tendríamos las buenas intenciones de ayudar a los más pobres, aumentar la economía, ayudar a la agricultura y por supuesto acabar con el narcotráfico y las maras.

¿pero que es lo que realmente sucede? Me doy cuenta que ayudar a los pobres es lo que tengo que decir cuando hago un escrito que será en un futuro un discurso, me doy cuenta que ayudar a la economía no es tan fácil, pero lo tendría que decirlo en un discurso para que me aplaudan las personas, tendría que decir que ayudaría a la agricultura, cuando realmente nunca he plantado ninguna planta. Tendria que decir de acabar con el narcotráfico y las maras, cuando realmente no conozco a ningún marero o narcotraficante y no he escuchado lo que opina del país que está afectando.

Es muy probable que mis ideas sean compartidas con alguna que otra  persona más en nuestro país, pero ¿realmente nos queremos meter a ese problema para el bien del país? ¿Realmente queremos tener de enemigos a muchas personas con influencia, con dinero, con poder en nuestra sociedad? Porque déjenme decirles algo: Las malas personas (así como algunas buenas) tienen dinero, influencia y poder, y esos tipos harán lo que sea necesario para que sus ideas prevalezcan ante todo.

Espero el dia en saber que una persona lleva las riendas de algún país con la humildad, la inteligencia y la idiosincrasia necesaria para poder llevar a nuestro país a sentir ese orgullo de nuestro presidente, como cuando nos tocamos el corazón en el estadio cantando el himno nacional.

No entiendo realmente si la guerra en nuestro país fue necesaria. No entiendo realmente si los políticos fueron los mejores. No entiendo si nuestra idiosincrasia fue la responsable de tanto odio entre nosotros. No se realmente si mis creencias son las más acertadas, pero tengo que decir algo, y es que   en nuestro interior, dejando a un lado las banderas políticas, las creencias religiosas y las costumbres de nuestras familias y las exigencias de nuestros vecinos, tenemos que hacer un país mejor dentro del cual todos queramos estar, no de un país del cual todos queramos huir! Ahora estoy seguro de que no quiero ser presidente. No quiero tener tantos problemas, no quiero tener tantas malas miradas. No quiero tener tantos chambres de de mis opositores y probablemente diciendo verdades de las que me apenaría.

Todos deberíamos de querer ser presidentes. Todos deberíamos de tener una visión de país en el cual todos fueranos felices, para poder decir: Quiero ser presidente!  Y no para verme bien en las pancartas, sino mas bien para ver bien al país, y que no estemos como “País peligroso”, sino como país armonioso. QUIERO SER PRESIDENTE! Y no para ver la bandera de mi partido este en algún redondel, sino para ondear la bandera del país con respeto y amor como nos han enseñado desde pequeños. Quiero ser presidente, y no para estar en gracia con las personas que me dieron el dinero de mi campaña, sino para darles el dinero y el apoyo a las personas que realmente harán algo por el futuro de muchos salvadoreños en el país. Quiero ser presidente, para poder ir a otros países y decir: “Este es el orgullo de Centroamérica ahora! Y dentro de 10 años lo será en América, para que dentro de 20 años sea un orgullo del mundo” Quiero ser presidente porque daré la vida por mis idales  y más por el bien de El Salvador.

 

Colaborador de MedioLleno 

23 Jul 2017
¿Son coherentes nuestros políticos?
Colaboradores | Por: Mario Recinos

¿Son coherentes nuestros políticos?

22 Jul 2017
La revolución que se vendió
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

La revolución que se vendió

15 Jul 2017
Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?
Colaboradores | Por: Luis Contreras

Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?

15 Jul 2017
Lo que el dinero no puede comprar
Colaboradores | Por: Paula Magaña

Lo que el dinero no puede comprar