Colaboradores

8 Jul 2017
Colaboradores | Por: Fabiola Alfaro

Que nos convenzan con una caja de pollo deben cambiar

 

“Vota a aquel que prometa menos. Será el que menos te decepcione”

Bernard M. Baruch

Baruch era un asesor político estadounidense y en esta frase hace referencia a los líderes políticos y sus promesas antes, y durante las campañas electorales.

Probablemente, muchos nos sintamos identificados con el pensamiento de Baruch, pues después de todo, es la realidad en que vivimos.

Es normal escuchar las maravillosas promesas que nos hacen los candidatos a algún cargo público; pero, al final, es decepcionante que ese candidato una vez se encuentra en el cargo, cumpla pocas o ninguna de ellas.

En El Salvador estamos a meses de las elecciones para alcaldes y diputados, y los partidos políticos ya han comenzado a mostrar los rostros de quiénes son sus candidatos.

De hecho, ya estamos conociendo algunas de las “apuestas” de algunos partidos políticos para las elecciones presidenciales.

Y ni se diga de las campañas electorales adelantadas, que en realidad siempre se ha dado y más ahora, con la exposición de los candidatos a las redes sociales, a través de las cuales nos damos cuenta de lo que están realizando.

Ante esto, la opinión pública no se ha hecho esperar. El denominador común de la población es el descontento de la mayoría de los líderes políticos salvadoreños actuales; pero, también para aquellos que han decidido lanzarse a la política de cara a las elecciones del 2018.

Un ejemplo de ello es el caso de Yessica Ricán, quien es candidata a alcaldesa en Ahuachapán del FMLN, y quien tiene una carrera universitaria, es empresaria y ha sido docente. Sin embargo, aún no termina de convencer a la población, muchos guiados por su apariencia física.

Lamentablemente, vivimos en un país, que al igual que muchos otros en el mundo, donde existe la corrupción, sobre todo en los últimos años. Esto ha provocado que la población, sobre todo los jóvenes, se decepcione.

Es muy común que los jóvenes no estén motivados a votar, que sientan que sus intereses no estén representados por los políticos y, sobre todo, es común que no tenga interés por involucrarse en la política.

Creo firmemente que es importante la participación activa de los jóvenes. Más allá de ser nuestro derecho, es nuestro deber exigir más a los funcionarios públicos; que nos demuestren sus capacidades intelectuales y no sólo sepan posar para la fotografía.

Se hace necesario que los cuestionemos, que indaguemos, pero sobre todo que nos informemos. ¡Jóvenes tenemos que reaccionar! Aquellos años en los que un político convencía al pueblo con cajas de pollo, camisetas y delantales ya debe ser cosa del pasado.

La población no es la misma de antes, aunque estamos haciendo mucho para ser mejores que ayer. Estamos en pleno siglo XXI, donde hay mayor acceso a la información y desde donde podemos hacer mucho por nuestro país.

Ya no basta con quejarse en redes sociales, como si fuéramos “troles”, es urgente accionar. Es momento de replantear las reglas del juego y analizar qué es lo que verdaderamente necesitamos como población y qué obtendremos a cambio de quienes llevan, y desean llevar las riendas de nuestro país. De lo contrario, seguiremos viviendo la misma realidad en las que nos hemos visto sumergidos: confiar en los de siempre y que estos no hagan nada.

2 Dic 2017
¿Qué implica legalizar temas polémicos en El Salvador?
Colaboradores | Por: Jeferson Aldana

¿Qué implica legalizar temas polémicos en El Salvador?

26 Nov 2017
Vida = PASIÓN
Colaboradores | Por: Alejandra Portillo

Vida = PASIÓN

25 Nov 2017
No seamos parte de la “legión de necios” en las redes sociales
Colaboradores | Por: Zarko Pinkas

No seamos parte de la “legión de necios” en las redes sociales

19 Nov 2017
La vida de un animal en El Salvador
Colaboradores | Por: Alejandra Machado

La vida de un animal en El Salvador