Colaboradores

31 Ene 2014
Colaboradores | Por: José Guerra

Que no sea la Patria la que se sacrifique en su propio altar

Marchas, propuestas, discursos, mítines, el TSE y sus desembolsos parcializadores hacen de esta una campaña política singular. Todo lo que se vive en El Salvador en la cuenta regresiva para la no tan bien esperada fiesta cívica de las elecciones, las artimañas de los que han decidido reaccionar como antisociales, los ALBApagos para consolidar el voto a favor del ‘profe sin escuela’ y las concentraciones multitudinarias de opiniones envuelven un rollo especial de la realidad: el Estado salvadoreño está en crisis. Y como la misma raíz etimológica de esta palabra lo refiere, el futuro del sistema está en elección. ¿Sucumbirá el proceso de democratización? ¿Hay esperanza de encontrar un rumbo claro y acertado hacia la felicidad nacional?

La situación que enfrenta el país, como antesala a las elecciones, es en definitiva el fruto de la acción política con valores equivocados, de la actitud estadista mal enfocada y de la negligencia -quizá inocente- de la población. Y toda esta degeneración del arte invaluable de la política nos conduce al tramo del camino en el que debemos decidir entre solo dos rumbos: el seguimiento a la política sucia y decadente, o la regeneración participativa y activa de la política salvadoreña. La primera no necesita de presentación oficial, ya que la oímos todos los sábados por la mañana y la vemos en las escuelas olvidadas pero con leche, en los asesinatos que están fuera del pacto que defiende el Gobierno y en los programas sociales financieramente insostenibles a largo plazo por la administración deficiente. En cambio, la segunda vereda es la desconocida por la mayoría y soñada -como ilusión de mocedad- por unos pocos, aunque sea necesitada por todos. La regeneración de la política es activa y requiere de la participación de toda la sociedad: los gremios, sectores sociales, los jóvenes, los estudiantes, los intelectuales, los políticos de carrera, los excluidos y los incluidos, los que trabajan porque pueden y los que no trabajan porque no quieren, todos, ¡todos los salvadoreños!

Por lo tanto, la participación en la fiesta electoral es el mejor principio para esta regeneración. En las urnas, los altares de la Patria y de la democracia, decidiremos el destino, fijaremos nuestro trayecto como nación y debemos escoger la felicidad plural para nuestro país. El 2 de febrero será el día en el que nos vestiremos con el hábito de nuestra bandera y ofreceremos tributo a Dios, nuestro Creador y Proveedor; a la Unión de nuestros corazones en el anhelo del progreso y en la construcción de la paz; y a la Libertad que nos asegura la sonrisa de nuestros niños, la agilidad de nuestros obreros, la cosecha abundante de nuestros campos y el nacimiento de una nueva generación de líderes con valores, ética y pasión por los hermanos. Empero, si no votamos, si no nos decidimos a elegir al mejor de los candidatos, en lugar de honrar a nuestro país, a la nación de nuestra pertenencia, le sacrificaremos en su propio altar, le sentenciaremos a muerte y con su muerte la nuestra.

Honremos orgullosos a la Patria votando en legítima libertad, sin miedo y sin ignorancia. Decidamos marcando la bandera que nos permita seguir creyendo en Dios, la Patria y la Libertad, y militemos con ideales claros, absortos nosotros en la paz y en el  progreso de El Salvador. Los invito a que con nuestro voto digamos a la Patria: ¡aquí estoy presente por ti, Patria querida!

¡Que no muera la Patria en su propio altar! ¡Honremos a nuestra nación eligiendo el camino de la felicidad social de todos con una política íntegra, activa, inclusiva y dotada con el bastimento de la verdadera y amada democracia!

*Colaborador de MedioLleno

  • Jhonny Bonilla

    Estimado y entrañable compañero, colega, amigo y hermano Roberto, permitame el honor de comentar sobre este su primer artículo. Ambos sabemos que puede prever el sentido de mi crítica, extremadamente contrario a vuestro argumento, sin embargo, hay un solo punto de su artículo en el cual usted y yo estamos muy de acuerdo: “el Estado salvadoreño está en crisis”.

    Antes debo aclarar que no me encuentro ninguna bandera ni mucho menos en defesa ni de la burguesía oligarquica representada en ARENA, ni de la burguesía emergente del fmln o mucho menos de la burguesía marginada representada representada en su mayoría por GANA en el movimiento Unidad.

    Claro que el estado salvadoreño está en crisis, sin embargo, como crisis no puede ser vista de manera light, simplista, tacaña y coyuntural, puesto que como crisis este fenómeno encierra un amplio carácter histórico-estructural. Por tanto, es un error táctico y por ende de concepción el asegurar que el mecanísmo electoral de la sociedad burguesa se convierta en uno de los grandes ingredientes de la panacéa que la misma democrácia burguesa nos ofrece para palear unas “simples” contradicciones sistémicas; mas aún teniendo en cuenta que este mecanismo no tiene mas misión que permitir la legitimidad legal de la lucha en las alturas de los grupos de poder.

    Creo que es tarea preguntarnos cuál ha sido históricamente el papel que estas “fuerzas sociales”-como la llamarían los politólogos contemporáneos- en el fenómeno de lucha de clases, es decir, en el día a día. La respuesta sería impresionantes, a tal grado de concluir que no debemos seguir cometiendo el mismo error histórico de votar por patrones como lo diría el PT Costarricense.

    No creo que hoy sea el momento para la lucha, pues considero que esta es y debe ser constante y permanente, sin embargo, es de suma importancia elegir bien desde que trinchera atacar.

    Con mucho que decir pero esperando que pronto se de el café que tanto posponemos, me despido.

    Jhonny Bonilla

    PD: Pronto será mi cumpleaños, sería una buena ocasión para la discusión, entre otras cosas.

  • José Antonio Hernández

    Al leer
    este artículo he quedado sorprendido por la gran influencia que ha tenido su
    autor. Tal parece que fue influenciado por el espíritu ultraderechista del
    partido tricolor que se empeña en recuperar el país para devolver el privilegio
    a las minorías burguesas del país. Una derecha debilitada por las decisiones erróneas
    que han dejado al país en tal crisis. Por esto me he animado a escribir mi
    propio artículo, para tratar de entender un poco más a quien se refiero nuestro
    estimado autor. Espero sea de su agrado.

    Marchas,
    propuestas, discursos, mítines ¿Realmente hacen a esta campaña tan singular?
    ¿Que acaso durante las elecciones de años anteriores no se hacían? ¿O será que
    estas palabras hoy en día tienen un nuevo concepto? Me preguntó quiénes son
    personas antisociales en las sociedades actuales, o mejor dicho, desde cuando
    los seres humanos han dejado de ser seres sociales. ¿Los ALBA-pagos realmente
    favorecen al “profe”? Es increíble como aún existen personas racionales que no
    han comprendido la función que ha venido a desempeñar ALBA a nuestro país.
    Cuantas personas han sido beneficiadas con el apoyo económico y las
    capacitaciones que se les ha dado para sacar adelante a sus familias, cuántos
    niños jóvenes han sido beneficiados con becas escolares y las contribuciones
    que esta fundación le ha dado al Ministerio de Educación para mejorar
    notablemente la educación. ¿Es que acaso no notan los beneficios que Fundación
    ALBA? Tal vez por esto muchos argumentan que nuestro país está en crisis y no
    tiene un rumbo claro, porque las masas, que antes eran utilizadas por los
    poderosos del país, están mejorando su nivel de vida.

    Es muy cierto que el país enfrenta
    momentos difíciles causados por las acciones políticas con valores equivocados.
    También es muy cierto que la inocencia de las masas no ha contribuido en mucho
    para mejorar esta situación. Políticas implementadas por los gobiernos pasados,
    como la privatización de bienes públicos, han generado una anarquía que es muy difícil
    de erradicar, aun utilizando cien días. Hemos decidido desde hace años el rumbo
    del país en solo dos fuerzas políticas, una que ha tenido su oportunidad
    durante dos décadas, y la otra que ha apostado por el progreso de la sociedad,
    implementando programas sociales que ayudan a personas de todas las clases
    sociales. Sin embargo, aun no comprendo porque hay personas que han criticado
    duramente a los programas sociales que ha implementado la actual administración
    que no hacen más que ayudar a los que más lo necesitan, tildándolo incluso de
    despilfarro.

    Insistir tanto en una tregua con
    los pandilleros, cuando fue una iniciativa de la iglesia para disminuir la
    violencia, es un argumento vago propio de una campaña desesperada y poco
    creativa hecha por un personaje extranjero, buscado por la Interpol y que se
    especializa en diseñar campañas sucias, para un partido que a lo largo de los
    años ha venido cayendo poco a poco, a tal grado que ha tenido dos rupturas
    notables. Entonces, ¿Quiénes están en decadencia? ¿Será acaso la principal
    fuerza del país que a lo largo de los años ha venido adquiriendo fuerzas al ser
    apoyada por estudiantes, profesionales, empresas y la sociedad en general; o
    será el partido que ha estado envuelto en diversos escándalos, que
    desesperadamente quieren tildar de juicios políticos para no responsabilizarse
    de sus múltiples crímenes?

    Este dos de febrero los
    salvadoreños iremos a las urnas con la esperanza de mejorar nuestras
    condiciones de vida al continuar un proceso que ha beneficiado más a las masas
    que los 20 años anteriores. Si, 20 años, aunque se nieguen a aceptar sus
    últimos cinco por haber excluido, al que en ese entonces fue su héroe, de su
    cuerpo político.

    Salvadoreños, mis hermanos,
    asistamos a las urnas este domingo dos de febrero sin el miedo que nos han
    tratado de difundir por todos los medios de comunicación derechistas del país.
    No nos dejemos influenciar por un candidato que no tiene más remedio que llorar
    para pedir votos al ver que las encuestas lo desfavorecen de cara a las
    elecciones; claro, excluyendo a la poco creíble Arenofsky. Hay que continuar en
    el camino correcto, iniciado hace casi cinco años por un partido que ha nacido
    del pueblo, que entiende sus necesidades, cuyos valores nacieron de la gente
    laboriosa y humilde de nuestro querido El Salvador.

  • Pfff, las palabras de los perdedores… dejen de chillar, areneros!! ¿O no que el arma más poderosa del hombre libre es el voto?? Pues la gente ha votado y les ha dicho que, DE NUEVO, no los quiere a ustedes, así que más suerte a la próxima, pero pónganse a trabajar en ganarse la confianza y renovar su partido, porque ya nadie les cree una mier…

    Si aunque pongan caras “nuevas” enfrente, detrás están los mismos dinosaurios que ARRUINARON a la clase media cuando gobernaron. Entonces ya ven que no se trata solo de que “la campaña estuvo malita”, se trata de que USTEDES YA PERDIERON CREDIBILIDAD POR CORRUPTOS Y LADRONES.

    Que a los areneros no les gusten los resultados es una cosa, pero que la población se decidió por alguien, se decidió y está claro que uno vota por quien vea que le beneficia… entonces dejen de hablar paja, que el sacrificio en el altar, que la tragedia que ensombrece la libertad… NADAAAA!! La gente está contenta con los cambios y por eso quiere que sigan, y de lo que se trata es de que justamente la gente esté contenta, no de que en el gobierno del país sea de X ideología. Dejen de darse paja y acepten la voluntad del pueblo, que ya no los quiere ver en el poder por haber sido pésimos gobernantes!

  • P.D.:
    “En cambio, la segunda vereda es la desconocida por la mayoría y soñada -como ilusión de mocedad- por unos pocos”.

    Jajajaja, séee, y los 20 años que pasaron güeveando no los vivimos ni los conocimos??? FARSANTES, LADRONES, VENDE PATRIA!!!

    Ustedes se cagaron en el sistema de pensiones, desaparecieron la moneda nacional, quebraron a montones de empresas nacionales, nos clavaron a todos con los impuestos, vendieron ANTEL y muchas cosas más y se mamaron el pisto… y jamás le dieron ayuda de nada a nadie… “”scuelas abandonadas pero con leche”, dicen. Jajaja, SON USTEDES quienes las tenían abandonadas, sin leche, sin uniformes y sin nada, simplemente les valía verga: no arreglaron lo que podían arreglar y jodieron lo que podían joder… ah porque antes el título de bachiller valía hasta que el gobierno arenero modificó la currícula eliminando los bachilleratos de especialidades.

    USTEDES SE PASEARON EN EL PAÍS Y CREEN QUE LA GENTE SUEEEEEÑAAA CON UN GOBIERNO COMO EL SUYO???

    Jajaja, están locos!

26 Mar 2017
Centroamérica produce mucha comida, pero siempre se muere de hambre
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

Centroamérica produce mucha comida, pero siempre se muere de hambre

26 Mar 2017
¿Qué significa en realidad ser anti sistema?
Colaboradores | Por: Melvin Mejía

¿Qué significa en realidad ser anti sistema?

25 Mar 2017
El poder de permanecer
Colaboradores | Por: Benjamin Marcía

El poder de permanecer

25 Mar 2017
¿Será El Salvador el próximo fracaso de la izquierda en América Latina?
Colaboradores | Por: Cristian Clavel

¿Será El Salvador el próximo fracaso de la izquierda en América Latina?