Colaboradores

22 Jun 2014
Colaboradores | Por: Gerson Chávez

Qué impopular se está volviendo el periodismo

Démosle dignidad a nuestra profesión, volvamos a las sendas antiguas donde el periodista era bien valorado, estimado y respetado.

Por: Gerson Chávez 

@gerson_ACH 

Sin lugar a dudas, el trabajo periodístico poco a poco ha ido perdiendo la admiración, estima y el respeto que solía tener. Poco a poco ha perdido su esencia, a fuerza de ser sincero también ha olvidado con el paso de los años sus funciones de educar, informar y entretener.

Hoy en día, y frecuentemente, suelen escucharse comentarios y calificativos pocos agradables hacia los periodistas. ¿Qué ha provocado esta impopularidad? Sin temor a equivocarme ha sido el mismo gremio periodístico el que ha dado cabida para que la profesión sea mal vista por la ciudadanía. Cada vez que utilizamos rumores para elaborar productos informativos o utilizamos un lenguaje “coloquial”, supuestamente para llegar al público menos letrado o somos sensacionalistas en nuestra forma de escribir, que va contra el lenguaje y estilo periodístico, desprestigiamos nuestra profesión y nos volvemos más impopulares frente a la sociedad y ante las demás profesiones.

En la medida en que aparezcan programas que más parecen de variedades, pero que se matizan como informativos, no solo hacemos que el público pierda su tiempo, sino que también el medio de comunicación pierde prestigio y cada vez se vuelve menos serio.

 Lo que es peor, en muchos casos, es muy triste y lamentable que las personas identifiquen a  un medio de comunicación, digamos televisivo, por la forma en que el periodista manda a pausa publicitaria y adelanta qué “nota” será trasmitida en la próxima sección. O que haya vendido su pluma a determinados intereses. Lo que es aún peor, es que la sociedad generalice y que diga que todos los periodistas hacen lo mismo o son lo mismo. No nos olvidemos de que el periodista casi siempre es el reflejo del medio de comunicación en el cual labora.

En la medida en que los periodistas continúen con este tipo de comportamiento y actitudes, no solo motivarán una mala reputación de la profesión; también cerrarán las puertas a las fuentes de información. Qué lamentable es escuchar que determinada fuente se rehúse a ser entrevistado o a proporcionarnos información porque anteriormente un colega tergiversó o cambió datos a su conveniencia. O simplemente, el periodista no fue ético, se olvidó de la veracidad e inventó la información.

En otro de los casos está que se quiera obligar a la fuente a brindar información. “No es que uno no les quiera dar la información, es la metodología que muchas veces utilizan para querer obtener la información”, fue la frase utilizada por un promotor de salud a quien no le pareció la forma como el periodista busca obtener la información que necesitaba.

Démosle dignidad a nuestra profesión. Volvamos a las sendas antiguas donde el periodista era bien valorado, estimado y respetado. Ya no seamos reconocidos por el chismorreo o por el irrespeto a la esfera íntima, privada y hasta pública de los funcionarios públicos, que por cierto desde hace mucho tiempo también son muy impopulares.

Pero ¿cómo podría mejorarse esta mala imagen o sanearla complemente? Este panorama adverso para nosotros, los periodistas, fácilmente sería mejorado si publicamos información que realmente sea útil a la población, si dejamos de ser sensacionalistas; si nos alejamos de los rumores y lenguaje coloquial. Además, no vendiendo nuestra pluma, dejando de lado el exhibicionismo y por supuesto no olvidando que nos debemos a nuestros lectores, a nuestro público.

Estoy convencido de que existirán muchas formas y muchas opiniones acerca de cómo debe devolvérsele el plus que el periodismo ha perdido. Lo importante es comenzar a aplicar estas y otras acciones lo más pronto posible para evitar que cada día, hora, minuto y segundo se vuelva más impopular.

  • Cesar Gomez

    Excelente articulo que describe a muchos y algunos mal llamados periodistas .
    En el articulo lei algunos términos que al leerlos ,inmediatamente se me vinieron a la cabeza algunos nombres,que no voy a mencionar.
    COLOQUIALES O CAMPECHANOS . Hacen el ridiculo
    PLUMIFEROS Pierden credibilidad , ellos y el medio
    TERGIVERSAR O SACAR DE CONTEXTO Es burlarse de la inteligencia de sus oyente o lectore
    IRRESPETUOSOS Cuando entrevistan a alguien que piensa distinto a ellos o alos propietarios del medio..= Para ejemplo hay un periodista mexicano que responde al nombre de Jorge Ramos que no esconde , su admiración por el neoliberalismo.

25 Mar 2017
El poder de permanecer
Colaboradores | Por: Benjamin Marcía

El poder de permanecer

25 Mar 2017
¿Será El Salvador el próximo fracaso de la izquierda en América Latina?
Colaboradores | Por: Cristian Clavel

¿Será El Salvador el próximo fracaso de la izquierda en América Latina?

19 Mar 2017
¿Estamos viviendo o sobreviviendo?
Colaboradores | Por: Karen Rivas

¿Estamos viviendo o sobreviviendo?

19 Mar 2017
Un recordatorio social desde Guatemala
Colaboradores | Por: Diana Chavéz

Un recordatorio social desde Guatemala