Colaboradores

28 Feb 2014
Colaboradores | Por: Óscar Melgar

¿Qué hacemos por nuestro país?

En una de tantas pláticas que uno sostiene con sus amigos, ellos me preguntaban que si había ido a votar, a lo que conteste que sí. Otra pregunta fue ¿por cuál partido había votado? Cosa que omite contestar ya que uno de ellos es muy aficionado a la política  y desde donde yo lo veo para él solo existe una única y creíble verdad, la suya. Para no hacer larga la historia, al final, la discusión terminó en la pregunta: ¿Qué podemos hacer ante una situación donde ninguno de los candidatos es percibido como competente para el cargo más importante en la república?

¿Qué hacemos entonces para cambiar esta situación? Primero cumpliendo con el deber cívico, yendo a votar; votar es un deber y  un derecho que tenemos como ciudadano. Lo segundo, educándonos.  Cuando uno es consciente de sus deberes y derechos, así como de aquellas labores que los funcionarios públicos tienen que cumplir; es así como llegamos a la tercera cosa para cambiar el rumbo de nuestro país: exigencia. Debemos exigirles a los funcionarios públicos que cumplan con su deber de la manera más responsable, correcta y en el tiempo debido.

Si estamos cansados de la situación que existe, no hay que quedarse de brazos cruzados. Si a usted no le gusta la situación actual ¿Qué hace entonces para cambiarla? ¿De qué manera contribuye al progreso de la sociedad? Siempre he dicho que los jóvenes de ahora, venimos con un distinto casete que a los de veinte años atrás. Ahora, son los jóvenes los que crean tendencias, los que buscan generar un cambio a través del respeto y conexión de diversas ideas, que nos importa crecer tanto profesional como personalmente, que sabemos que dos, tres y cien cabezas con distintas ideas nos hacen realizar mejores proyectos colectivos.

Hoy, usted como joven tiene el poder de cambiar el camino de su país. De unirse y exigir sus derechos usando los recursos adecuados. De proteger lo bueno que se quiere destruir, denunciando a los que lo hacen. De crear movimientos y organizaciones que ayuden a los más necesitados, al ambiente, a los animales a todos los seres vivos. Hoy, solo basta subir una foto a una red social denunciando una situación y podemos hacer mucho cambio.

La vida transcurre, la historia se hace y depende de nosotros el saber hacer una buena o mala historia. El Salvador se merece un futuro próspero, lleno de oportunidades para todos, donde las ideas diferentes no dividan sino que unan.  

Jóvenes, pongámonos las pilas, aprendamos a respetar las diferencias, seamos tolerantes, informémonos. Comuniquémonos y creemos cambios. No hay que quedarse de brazos cruzados, hagamos lo que podamos para ayudar, desde nuestra casa, oficina, movimientos, voluntariados, etc. Pero si usted, no hace nada por cambiar la situación, mejor ni opine.

Compatriotas: preguntar, no qué puede nuestro país hacer por nosotros; preguntar qué podemos hacer nosotros por nuestro país.  (John F. Kennedy)

23 Jul 2017
¿Son coherentes nuestros políticos?
Colaboradores | Por: Mario Recinos

¿Son coherentes nuestros políticos?

22 Jul 2017
La revolución que se vendió
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

La revolución que se vendió

15 Jul 2017
Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?
Colaboradores | Por: Luis Contreras

Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?

15 Jul 2017
Lo que el dinero no puede comprar
Colaboradores | Por: Paula Magaña

Lo que el dinero no puede comprar