Colaboradores

8 Dic 2012
Colaboradores | Por: Federico Cotto

Proyecciones económicas El Salvador 2013

A nivel global, actualmente la economía se encuentra en estado de alerta, producto de la situación de deuda en que se encuentran varios países del continente europeo y el mismo Estados Unidos. Tanto, esos países europeos como los Estados Unidos se encuentran desacelerando su economía, este último está, por enfrentar lo que se conoce por el termino de “fiscal Cliff” (Termino utilizado para referirse a una reforma fiscal que da lugar a aumentos de impuestos, recortes de gastos y  a una reducción correspondiente en el déficit presupuestario). Si dicha nación, no ordena su economía sin lugar a dudas, entrará en recesión. Los sistemas financieros orientales como los de China, no están exentos de una desaceleración al igual que la economía estadounidense. Llama la atención que entidades como el Fondo Monetario Internacional (FMI) han reducido sus proyecciones de crecimiento para lo que queda de este año 2012 y para el venidero. En el caso de nuestro país,  se ha  venido con una desaceleración que inició hace varios meses atrás. Las cifras propiciadas por FUSADES, las cuales miden la actividad económica del país en sectores como: La industria, comercio, servicios varios y la construcción; indican que los meses anteriores a diciembre fueron de muy bajo crecimiento. Todo lo anterior nos muestra que es muy difícil que el PIB de El Salvador durante el 2012 sea superior al 1% y el estimado más próximo sería que la economía crezca un 0.5%  en el presente año. La situación, en este próximo 2013 se ve aun más complicada que en el actual, pues en El Salvador los factores que afectan el crecimiento siguen avanzando sin solución inmediata: 1) La caída de las exportaciones producto de la recesión en muchos mercados a los que nuestro país exporta 2) El poco crecimiento del mercado de Estados Unidos 3) La baja en el crecimiento de las remesas familiares producto de la caída de la economía norteamericana. 4) Bajo nivel de inversión pública producto del FOMILENIO I y el no inicio del FOMILENIO II 4) bajo nivel de inversión privada nacida de la constante confrontación  entre el ejecutivo y el sector privado. 4) La incapacidad del Gobierno de seguir una política anticíclica producto del alto endeudamiento y de la poca  recaudación tributaria con respectos a las metas trazadas. Lo anterior, nos da un panorama de lo difícil que le será a El Salvador que tenga un crecimiento arriba de cero él próximo año y además nos da la pauta para pensar que el país entrará en una recesión de mayor envergadura que la que se vive desde el año 2008. Como observadores, nosotros los ciudadanos, ahora conocedores de la crisis económica  a nivel mundial y de la difícil situación en que pende también de nuestro país; resulta importante hacer conciencia en la forma de como administrar los ingresos y egresos propios producto de nuestro trabajo. Hoy por hoy, es indispensable adoptar comportamientos prudentes y  ver nuestras prioridades económicas: Alimentación, asistencia médica, educación y el pago puntual de las deudas contraídas antes que otras clases de gastos. Para después no  quejarse de que el país está en mal camino si ni siquiera sabemos cómo administrar nuestro bolsillo, es decir nuestras vidas a nivel micro. El ahorro y el gasto prudente permiten estabilidad  en todo aspecto así que estimado lector; mientras las economías tratan de ser reactivadas por los respectivos entes y gobernantes, preocupémonos por lo que sí está en nuestras manos y ojo no vayamos a confundir el consumismo desmedido con sinónimo de calidad de vida.

14 Oct 2017
Hay cortinas de humo en la política salvadoreña
Colaboradores | Por: Ricardo Quijano

Hay cortinas de humo en la política salvadoreña

8 Oct 2017
¡Asegurate!
Colaboradores | Por: Alejandra Portillo

¡Asegurate!

7 Oct 2017
Seamos dueños responsables, no al maltrato animal
Colaboradores | Por: Diana García

Seamos dueños responsables, no al maltrato animal

1 Oct 2017
¿Será que en El Salvador existe la pena de muerte?
Colaboradores | Por: Jeferson Aldana

¿Será que en El Salvador existe la pena de muerte?