Colaboradores

30 Mar 2013
Colaboradores | Por: Jaime Solís

Prohibición de cualquier forma de discriminación

Nadie pone en duda que todos somos iguales ante la Ley, y por lo tanto la discriminación de cualquier tipo, ya sea por nacionalidad, raza, sexo o religión, no puede ser tolerada. Así se estipuló en nuestra Constitución Política (Art. 3).

En los Centros de Trabajo de nuestro país no se está acatando dicho mandato. La afirmación anterior tiene su sustento en una revisión de las ofertas de trabajo que realizan las empresas, es común observar, y no causa revuelo, que una empresa limite sus ofertas de trabajo por edad, sexo, religión u otro tipo de discriminación que debería evitarse y sancionarse.

Ofertas de empleo con requisitos como: “poseer título universitario, edad entre 35 o 50 años, género masculino, experiencia mínima de x años, católico” no resultan difíciles de encontrar ya sea en las páginas de un periódico o de forma virtual en los portales que ofrecen este servicio.

Cabe preguntarse si la edad de un candidato realmente es un valor a considerar. Del mismo modo, si un hombre realmente aporta un mejor trabajo que una mujer.

Más incomprensible resulta, a mi criterio, exigir una determinada creencia religiosa, debido a que este requisito nada tiene que ver con el trabajo que se realizará.

Requisitos como los anteriores son tan normales para nosotros que los incluimos en nuestras hojas de vida, situación que no debería de ser tomada en cuenta por ninguna empresa, y no debería ser parte de nuestra hoja de vida.

Si el Código de Trabajo prohíbe a los patronos “Establecer cualquier distinción, exclusión o preferencia basada en motivos de raza, color, sexo, religión, opinión política, ascendencia nacional u origen social, salvo las excepciones previstas por la Ley con fines de protección de la persona del trabajador”, y la Constitución ordena “El Estado mantendrá un servicio de inspección técnica encargado de velar por el fiel cumplimiento de las normas legales de trabajo, asistencia, previsión y seguridad social, a fin de comprobar sus resultados y sugerir las reformas pertinentes” (artículo 44 inciso 2º), ¿Por qué el Ministerio de Trabajo, como representante del Estado en este tema, no ha tomado un rol protagónico y evitar este tipo de violaciones?

Es una deuda pendiente para con los trabajadoras y trabajadores, el esfuerzo debería ser mayor para abolir la discriminación en el país, y no solo enfocarla a los trabajadores sindicalizados, los trabajadores discapacitados, y las mujeres embarazadas.

Es común escuchar el argumento que en las ofertas de empleo no se ha formalizado la relación laboral, y por lo tanto, no es aplicable la legislación laboral. Sin embargo, considero que la etapa precontractual debe ser considerada por ser un mandato constitucional la intolerancia a la discriminación.

No resulta lógico tal argumento pues para las empresas que realizan estas prácticas sería muy fácil discriminar, con total impunidad, haciéndolo mediante las ofertas de empleo, lo cual a mi criterio claramente no fue el espíritu del legislador.

Si su empresa realiza este tipo de políticas u ofertas de trabajo, debe estar sabedor que está incumpliendo la legislación laboral, y hasta podría incurrir en un delito, tal y como lo establece el artículo 246 del Código Penal “El que produjere una grave discriminación en el trabajo por razón del sexo, estado de gravidez, origen, estado civil, raza, condición social o física, ideas religiosas o políticas, adhesión o no a sindicatos y a sus acuerdos, vínculos de parentesco con otros trabajadores de la empresa, y no restableciere la situación de igualdad ante la ley, después de los requerimientos o sanción administrativa, reparando los daños económicos que se hubieren derivado, será sancionado con prisión de seis meses a dos años”.

Si bien vale la pena destacar el esfuerzo que realizan algunas empresas para evitar la discriminación siendo certificadas por normas internacionales que regulan este tipo de problemáticas, debería ser un tema abordado por todas las empresas del país.

2 Dic 2017
¿Qué implica legalizar temas polémicos en El Salvador?
Colaboradores | Por: Jeferson Aldana

¿Qué implica legalizar temas polémicos en El Salvador?

26 Nov 2017
Vida = PASIÓN
Colaboradores | Por: Alejandra Portillo

Vida = PASIÓN

25 Nov 2017
No seamos parte de la “legión de necios” en las redes sociales
Colaboradores | Por: Zarko Pinkas

No seamos parte de la “legión de necios” en las redes sociales

19 Nov 2017
La vida de un animal en El Salvador
Colaboradores | Por: Alejandra Machado

La vida de un animal en El Salvador