Colaboradores

9 Abr 2016
Colaboradores | Por: Gustavo Rico

Portones, plumas y conos: una anarquía completa en San Salvador

Los portones, las plumas y los conos que se colocan en las aceras, ahogan el tráfico de la ciudad y complican el estacionamiento de los salvadoreños. Ayudando aún más al caos vehicular que ya existe en San Salvador.

Según la Constitución de la República, todo salvadoreño es libre de transitar en el país, pero eso no se cumple cuando semana tras semana se construyen portones y plumas impidiendo el paso en calles y pasajes públicos, ahondando así al tráfico capitalino, y coartando el libre paso a los salvadoreños y extranjeros. Las calles de San Salvador son un caos cuando los pasajes y atajos que uno antes usaba, hoy se ve con plumas o portones que no dan acceso a vehículos que no sean residentes de la zona o lleguen de visita. Lo cual es ilegal y un atropello a todos.

A esto súmele que el día a día la prepotencia y la arbitrariedad de los salvadoreños nos están obligando a vivir en un país cada vez más pequeño y desordenado, gracias a que muchos ciudadanos se están apoderando de aceras, calles y pasajes públicos sin que nadie les diga o haga algo, contribuyendo así al desorden y al clima de anarquía que se vive en el país. Es alarmante conducir en las calles de San Salvador y toparnos con que el atajo que teníamos antes ha sido cerrado por una pluma o por un nuevo portón, que cabe recalcar, no dan permiso de paso a quienes no vivan ahí, por lo general advertidos en ocasiones por prepotentes y malcriados vigilantes armados.

En los años ochenta a El Salvador se le conocía como la ciudad de los muros, ya que la gente  le construía  a sus casas enormes muros por los peligros del conflicto armado.  Hoy las cosas no han cambiado mucho, el peligro sigue siendo el pan diario del salvadoreño, y ya los muros al parecer no son suficientes para brindar protección, y hacer que la vida sea segura, y hoy se cierran pasajes y calles públicas como medida de seguridad. Pero ¿hasta qué punto eso es aceptable?, y quién limita lo que se puede cerrar o no. Hay calles que ayudan al descongestionamiento del terrible trafico capitalino, y de un día a otro son cerradas para uso exclusivo de residentes, como un ejemplo de este abuso podemos mencionar la calle y pasaje que se encuentra sobre la calle Sisímiles (abajo del Burger King) en la Miramonte,  y que va a salir a la calle San Antonio Abad, el paso vehicular está vedado para el público, y así los residentes se han tomado como suyos los seis o siete pasajes de la zona, y hasta los dos parques y zonas verdes del lugar, ¿es correcto tal abuso y prepotencia?.

Está bien cerrar pasajes pequeños con tope, pero cerrar calles públicas que ayudan a que el tráfico sea más fluido, no lo creo. Muchos portones están obligando tanto a motoristas como a peatones a dar enormes vueltas a cuadras, porqué en algunos portones ni a los peatones dejan pasar, sin importar que sean niños o ancianos que necesiten utilizar esas vías. La Alcaldía y el Viceministerio de Transporte ¿qué hacen al respecto?

Otra forma de abuso son los chocantes conos sucios que ponen en cualquier acera: almacenes de ropa, condominios, talleres, residentes particulares etc. se han dado a la tarea de robarse la calle frente a sus casas u oficinas como si esta les perteneciera. ¿Acaso El Salvador es zona de nadie?, es que podemos adueñarnos así de las calles, de las aceras y de los pasajes sin ningún tipo de control, si seguimos así El Salvador será más pequeño, más intolerante y con gente más prepotente y violenta.

El Articulo 4 de la Constitución de la República reza: Toda Persona es libre en la República. Por lo tanto nadie puede restringirle acceso a las calles que son de carácter público. Pero como en este país la ley no existe mientras no tenga tono político, muchos conductores y peatones se ven en la triste realidad de tener que caminar más cuadras o manejar más calles ya que la regla es no dejar o pasar a nadie que no sea conocido en dichos pasajes, colonias o avenidas enteras.  Acá sólo quedan dos caminos, o quitar todos los portones y plumas que son realmente en contra de la Constitución de La República, o por lo menos, mantener todos los portones y plumas abiertas durante el día.

A mí me indigna esta situación, pero en El Salvador la gente se está acostumbrando a que pasen encima de sus derechos sin que estos reclamen. Ningún medio de comunicación ha hecho mención de estos atropellos, este país vive  viendo noticias sobre política y asesinatos, pero nunca hacemos nada para hacer de nuestro país, un país más humano y agradable para todos.

 

14 Oct 2018
Con cariño
Colaboradores | Por: Alejandra Portillo

Con cariño

14 Oct 2018
El positivismo barato y la gente tóxica
Colaboradores | Por: Zarko Pinkas

El positivismo barato y la gente tóxica

13 Oct 2018
Los criminales de la nueva era
Colaboradores | Por: Jeferson Aldana

Los criminales de la nueva era

23 Sep 2018
Migración ilegal a Estados Unidos
Colaboradores | Por: Andrea Marroquín

Migración ilegal a Estados Unidos