Colaboradores

30 Jun 2018
Colaboradores | Por: Zarko Pinkas

Porque eres hombre

Fotos: Zarko Pinkas

Caminaba por la avenida Pedro de Valdivia y antes de llegar a avenida Grecia cuando vi unas sillas apiladas en un portón. Me encantan las imágenes de Santiago, Chile, y cuando surge algo con atractivo visual lo fotografío. Continué por la vereda y pude observar que era una “toma” feminista. Un instituto de estudios había sido tomado por un grupo de supuestas estudiantes y eso significa que ningún otro estudiante puede entrar a las instalaciones, y menos los funcionarios. Seguí sacando fotos a las pancartas con frases que generalizan como “Peligro acosadores”  y en eso alguien me toma por el hombro.

Era una activista feminista que tienen vigilando la zona de guerra, pensé. Con el pelo pintado de rojo, botas militares y una estrella roja en su chaqueta, me recordó a un punk o cualquier moda anarquista de los ochenta. Ella me dijo: “No puedes tomar fotos”. Me sorprendió la prohibición y más cuando no viene de un cuerpo represivo del Estado. ¿Por qué no puedo?, pregunté. Porque eres hombre, me gritó y salió caminando con rapidez hacia otro lado. En verdad el chiste se cuenta solo y parece que la intolerancia se disfraza de cualquier ideología en estos tiempos.

Pensé ponerme a discutir con esta persona intolerante y recordé a Voltaire “cuando el fanatismo ha gangrenado el cerebro la enfermedad es casi incurable”. Y como no estoy acostumbrado a recibir órdenes de nadie que no tenga el monopolio legítimo del uso de la violencia -pensando en Max Weber- tomé todas las fotos que me dio la regalada gana.

Posteriormente, reflexioné que para bien o para mal, durante la vida se da la oportunidad de conocer a diferentes personas en diversos entornos sociales. Se nos dice que hay que ser tolerante con la visiones de mundo, que en muchos casos solo tiene relación con soportar una conversación hueca, pero necesaria; o dónde ir a emborracharse en un fin de semana. Temas nada profundos, pues la vida no siempre tiene que ver con grandes debates internos existenciales.

Pero llega un punto, un cisma, un momento de quiebre que nos muestra que en Sodoma y Gomorra de la lucha de clases no hay ningún ” hombre bueno”. Y para esta activista queda claro que ser hombre es sinónimo de criminal de género.

Por alguna razón, en medio de esta idiotez social, uno se da cuenta, para nuestra mala suerte y por obra de una iluminación, que todos esos momentos que se fingen con la tolerancia sobre lo vano, el embuste barato, las emociones básicas y los discursos clichés de gente que está obviamente equivocada; no es lo correcto. Termina dando una disimulada risa y, al mismo tiempo,  la náusea respectiva. No es bueno estar acostumbrado a una sociedad profundamente enferma, reflexionó Krishnamurti. Tenía razón.

Tener esta aburrida experiencia con una reaccionaria feminista me dio más lástima que rabia por querer limitar mi derecho a fotografiar en un lugar público. La gran obra de este movimiento de fachada del partido comunista chileno y otros sectores radicalizados de la izquierda es la muestra palpable que la estupidez puede pasar a la locura fanática. Más allá de cualquier reflexión sobre demandas justas, o no, la sangre que corre por estos grupos es de la desesperación de un porcentaje de sus integrantes por desear ser algo en una sociedad enferma donde son marginadas socialmente y por sus preferencias sexuales diversas. Vivimos en tiempos más tolerantes con los gustos sexuales y convertir un movimiento en una Gestapo para promover la misandria me parece muy contradictorio con la igualdad que promulgan los grupos feministas moderados – las que protestan en marchas, sin llamar a matar hombres – .

Desde ese día, tendré que usar otras calles en mis caminatas para evitar tener que encontrarme de nuevo con el rostro de la intolerancia de radicales feministas.

 

15 Jul 2018
Reciclemos, pero no políticos
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

Reciclemos, pero no políticos

14 Jul 2018
Las consecuencias de nuestras malas decisiones
Colaboradores | Por: Vladimir Velásquez

Las consecuencias de nuestras malas decisiones

10 Jul 2018
La Verdadera Pobreza de El Salvador: ¡La falta de Empatía!
Colaboradores | Por: Alexandra de Sola

La Verdadera Pobreza de El Salvador: ¡La falta de Empatía!

8 Jul 2018
La herencia constitucional de la Sala saliente
Colaboradores | Por: Ricardo Quijano

La herencia constitucional de la Sala saliente