Colaboradores

8 Sep 2018
Colaboradores | Por: Claudia Umaña

Por qué las mujeres tienen menos acceso a la justicia

Me llena de gran consternación que la violencia contra las mujeres en El Salvador se mantiene impune. Según el PNUD, 67 mujeres de cada 100 reportaron ser agredidas durante su vida. Cuando se trabaja en el fortalecimiento de la democracia uno de los elementos más básicos de vivir en una sociedad, es tener acceso a la justicia. De acuerdo a varios observatorios de violencia de género en el caso salvadoreño nos encontramos con un grave déficit de este elemental derecho humano pues sólo el 5% de los casos judicializados llegan a juicio y a condena el 3%.

¿Qué está sucediendo? Me gustaría dar un enfoque más humanos puesto que no todo es legal e institucional, debemos valorar los elementos psicológicos y culturales del fenómeno de la violencia contra las mujeres. Claro está, que en algunos casos las mujeres consideran que el sistema de justicia es lento y engorroso. Acudir a los Tribunales en adición a los desafíos diarios en sus empleos y cuidado de la familia resulta una carga excesiva.

En la mente femenina también se hacen análisis costo-beneficio de tener que navegar en el mundo de los tribunales en donde no siempre se entienden las reglas del juego pero más allá de lo que puedes ser la limitación de tiempo, existe alguna duda sobre la posibilidad de éxito en la obtención de justicia.

En muchos casos las agresiones están tan culturalmente asentadas que para las mujeres se hace difícil identificarlas a pesar que se están sufriendo a diario. Los abusos no vienen de extraños o desconocidos, los agresores pueden estar en la familia o en ambiente de trabajos. Tener que denunciar a un ser querido es una situación tan dolorosa que se prefiere evitar y pensar que con el tiempo las cosas de corregirán por sí mismas.

Por lo anterior, considero que todos debemos estar sumamente pendientes de las micro agresiones y discriminación. Valoremos lo pequeño para que los límites de lo correcto sean más claros. Las mujeres debemos ser asertivas y conocer mejor nuestros derechos. En la vida cotidiana debemos expresar nuestra incomodidad si estamos ante una situación abusiva y externar nuestra voz de cero tolerancia. Poner límites y explicar las razones de nuestra molestia, clarificando adentro de nosotras mismas qué es lo que tiene de malo una situación, nos permitirá colectivamente a sentirnos empoderadas sobre nuestros derechos. En ese sentido se debe trabajar por parte de organizaciones civiles y profesionales aspectos tan personales como la autoestima, los limites en las relaciones, y a aprender a decir NO.

Todos los humanos nos merecemos respeto, para salvar más vidas debemos empezar desde lo pequeño. Identificar cuando debemos hacer uso de nuestros derechos ciudadanos y acudir a los tribunales debe ser causa de conversación tanto de mujeres como hombres.

11 Nov 2018
Comunidad El Espino, el reflejo de la desigualdad
Colaboradores | Por: Lourdes Hernández

Comunidad El Espino, el reflejo de la desigualdad

11 Nov 2018
¿En verdad el aborto es para el bien de la mujer?
Colaboradores | Por: Andrea Marroquín

¿En verdad el aborto es para el bien de la mujer?

27 Oct 2018
El rostro del mundo del siglo XXI
Colaboradores | Por: John Guzmán

El rostro del mundo del siglo XXI

20 Oct 2018
Aborto ¿seguro? ¿legal? ¿gratuito?
Colaboradores | Por: Francisco Monzón

Aborto ¿seguro? ¿legal? ¿gratuito?