Colaboradores

21 Jun 2015
Colaboradores | Por: Mabel López

Por qué es importante la educación

La educación no se puede resumir en terminar el bachillerato o inclusive terminar una carrera universitaria, pero en realidad va más allá de una formación académica.

 

Cada cabeza es un mundo, reza un dicho popular. Basados en esto podemos decir que cada habitante de nuestro hermoso país El Salvador posee su propio mundo, en donde la seguridad, la canasta básica y muchas otras problemáticas que nos rodean día con día, poseen un papel importante, ya que nos llega a robar una o dos horas de pensamiento.

Con estas líneas quiero invitar a reflexionar sobre la realidad de nuestra educación, no lo que dice el Gobierno en sus planes o en sus entrevistas, no lo que dice la oposición, no lo que dice el Ministro de Educación; sino más bien lo que el pueblo ve cada día.

No es necesario tener un doctorado en educación para ver que la educación que nuestros jóvenes y niños tienen en nuestra realidad. Todos podemos aportar una idea que a su vez es valiosa para avanzar. Cuando las críticas son constructivas deben tomarse en cuenta y evaluar en qué fallamos como persona y como familia, a veces son esas pequeñas cosas las que hacen la diferencia.

Predicar con el ejemplo es mucho mejor que dar un sermón de media hora. La educación, como bien decía mi abuela, comienza por la casa; no podemos dejar todo a los maestros, ya que ellos están ocupados en cumplir horas llenas de contenidos académicos. Por tal razón, dejan de lado la humanidad, los valores, la socialización, entre muchas cosas más, que pueden llegar a marcar la diferencia en un niño o adolescente.

Pero bien, ¿por qué es importante la educación? La educación no se puede resumir en terminar el bachillerato o inclusive terminar una carrera universitaria. La educación va más allá de una formación académica. También se refleja cuando por la calle sonríes y saludas al vecino; o cuando ayudas a alguien, cuando comes algo y no votas la basura justo donde terminaste de comer. Todas esas cosas que parecen triviales e inclusive olvidadas y cotidianas son parte de la educación que estamos perdiendo y que muchos padres no practican; llegan inclusive a practicar una mala educación frente a sus hijos, quienes como esponjitas receptoras lo graban y reproducen y es así como nuestra mala educación sigue creciendo.

¿Pero por qué algo tan sencillo como botar la basura en su lugar puede hacer un gran cambio? Esta respuesta es sencilla. Muchas veces no nos detenemos a pensar que cuando botamos basura en la calle, puede llegar a una alcantarilla y esta a su vez acumularse con la acción descuidada de otros, llegándose a tapar y cuando llega el invierno todos nos vemos afectados con las calles inundadas, ya que muchos en verano botaron basura sin pensar en el mañana. Al encontrarnos con un tráfico pesado al volver a casa pensamos en que quisiéramos estar en la comodidad de nuestros hogares y buscamos cómo culpar al Gobierno y a las alcaldías, más no relacionamos que con un poco más de educación podríamos, si bien no erradicar totalmente el problema, disminuirlo grandemente.

Así, en un breve pero real ejemplo, quiero demostrar que con una pequeña acción de educación podemos cambiar nuestro mañana. Puede ser costoso, pero si cada salvadoreño posee voluntad de cambio podemos escribir nuestra propia historia. Así también podemos contribuir a otro tipo de cambio, como seguridad y economía, pero para eso animémonos a dar el primer paso.

 

11 Nov 2018
Comunidad El Espino, el reflejo de la desigualdad
Colaboradores | Por: Lourdes Hernández

Comunidad El Espino, el reflejo de la desigualdad

11 Nov 2018
¿En verdad el aborto es para el bien de la mujer?
Colaboradores | Por: Andrea Marroquín

¿En verdad el aborto es para el bien de la mujer?

27 Oct 2018
El rostro del mundo del siglo XXI
Colaboradores | Por: John Guzmán

El rostro del mundo del siglo XXI

20 Oct 2018
Aborto ¿seguro? ¿legal? ¿gratuito?
Colaboradores | Por: Francisco Monzón

Aborto ¿seguro? ¿legal? ¿gratuito?