Colaboradores

23 Sep 2017
Colaboradores | Por: Paula Magaña

¿Por qué el fracaso escolar en los jóvenes salvadoreños?

El fracaso escolar es un fenómeno de carácter mundial, ya que los adolescentes muchas veces toman la decisión de abandonar sus estudios por diversos motivos. El fracaso escolar en los adolescentes es un problema de carácter social, el cual se hace cada vez mucho más frecuente en nuestro país, debido a que la mayoría de veces existe poca motivación para lograr objetivos y, en muchos casos, no existe dicho objetivo, ni motivación.

De acuerdo a un periódico nacional, para el 2015, en El Salvador hubo un incremento de 39 mil alumnos que abandonaron la escuela, informó el ministro de Educación, Carlos Canjura, en una entrevista de televisión. Es relevante destacar que, el abandono estudiantil muchas veces es influenciado por los grupos de iguales, o por la misma familia. En el caso de los adolescentes salvadoreños, la mayoría de veces el fracaso escolar viene dado por problemas de seguridad, sobre todo, si residen en una zona rural e incluso factores emocionales, como la “repitencia” de grado.

El bajo rendimiento escolar genera en la mayoría de los casos, la inseguridad en los estudiantes sobre todo adolescentes, ya que no se creen capaces de aprobar una materia o un curso. Así mismo, a través de los medios nacionales se afirmó que hasta el 2013, “la principal causa de abandono escolar era por el niño tenía bajo rendimiento”.

Sin embargo, cabe mencionar que El Salvador es un país en villas de desarrollo, lo cual conlleva a que haya un incremento en el trabajo infantil, que inician desde la infancia y la mayoría  casos perduran hasta la adolescencia. Dichos trabajos no permiten a los adolescentes concretar sus estudios, sea de tiempo o por el cansancio laboral que este les genera y, por tanto, no pueden dedicarse al 100% a su educación, ya que, en la mayoría de casos, estos adolescentes se ven rodeados de responsabilidades y con su familia.

Los factores económicos son el mayor problema que presentan los adolescentes como estudiantes, ya que por su nivel económico que la mayoría de veces suele ser muy bajo. Tanto que, no pueden comprar el material necesario para poder asistir a clases, como por ejemplo: cuadernos, libros o uniformes. Este factor económico, al mismo tiempo, conlleva a la migración a otro país, ya sea por parte de su familia o de los mismos adolescentes abandonando sus estudios; en el caso de que su familia decida migrar, ya hay una falta de control de libertad hacia ellos y muchas veces ya no quieren estudiar, sin la misma presión o motivación.

La desintegración familiar, la falta de atención por parte de maestros y la influencia de grupo, muchas veces, llevan a los adolescentes a tener una serie de adicciones; lo cual se considera como un grave problema en el caso de la drogadicción y el alcoholismo. Esto, como consecuencia, afecta el sistema nervioso y consigo sus habilidades cognoscitivas, que tiene como resultado un bajo rendimiento académico, que los lleva a un fracaso escolar.

Las dificultades de acceso a un centro educativo son relevantes, ya que a muchos estudiantes se les dificulta el transporte. Estos niños y niñas deben recorrer una larga distancia desde sus hogares y abordar varios transportes públicos para llegar a su centro de estudio, lo cual también provoca mayor gasto económicamente en la familia.

La metodología de algunos maestros al momento de impartir las clases también afecta la motivación, e interés de los adolescentes en una materia, y como mayor factor la desmotivación por un fracaso académico, como dejar una materia o repetir grado.

2 Dic 2017
¿Qué implica legalizar temas polémicos en El Salvador?
Colaboradores | Por: Jeferson Aldana

¿Qué implica legalizar temas polémicos en El Salvador?

26 Nov 2017
Vida = PASIÓN
Colaboradores | Por: Alejandra Portillo

Vida = PASIÓN

25 Nov 2017
No seamos parte de la “legión de necios” en las redes sociales
Colaboradores | Por: Zarko Pinkas

No seamos parte de la “legión de necios” en las redes sociales

19 Nov 2017
La vida de un animal en El Salvador
Colaboradores | Por: Alejandra Machado

La vida de un animal en El Salvador