Colaboradores

30 Jun 2018
Colaboradores | Por: Stanley Arévalo

Política como niebla de invierno por la mañana

Podría contarte muchas historias políticas de mi país, podría extenderme escribiendo sobre estadísticas, análisis en tiempo real y darte un aproximado pronóstico sobre quién será el próximo presidente de esta pequeña nación. Pero, sería malgastar líneas de argumento, ya que otras personas ya realizan este tipo de análisis.

Quisiera concentrarme en un plano general y enfocarlo en la vista que todo ciudadano común debe tener, que mira, lee o escucha las noticias y la actualidad del país. Sin mencionar a ningún partido político y por efecto domino a ningún candidato o posible candidato, soy capaz de hacer un análisis sobre sus propuestas y el análisis de la “campaña” de cada uno de ellos. Debo decir que ninguno me convence y lo menciono desde la mayor objetividad posible, aunque los psicólogos digan que la objetividad es un ilusión, ya que lo único que existe es ‘mi verdad’; aun así, he intentado estar al margen de cualquier fanatismo y tengo que mencionar que la vida se mira mejor, y más clara desde este punto.

Unos meses atrás tenía muy claro mi intención de voto, pero desde un par de semanas al presente esa intención de voto ha dado un paso atrás, lo que ha permitido poder analizar la política actual del país. Una nación agobiada, agotada y entristecida por las formas de proceder de cualquier gobierno; 20 años de uno y 10 de otro sin mencionar los gobiernos anteriores a estos. Las propuestas son repetitivas y no hay avance argumental en ellas lo que provoca una disyuntiva de ideas, ya que los problemas de la nación si avanzan a pasos agigantados, y mientras una nueva fuerza política se esta viendo nacer en la nación parece que se dirige en la misma dirección ¿por qué?

Aunque podría ganarme muchos comentarios en contra, pero cuando te quitas la venda, observas que aún no hay propuestas nuevas y el camino parece enceguecido como la niebla de invierno por la mañana. El combustible de este nuevo movimiento es el desgaste y el cansancio de la población ante los mismos de siempre; algo de esto no está mal, pero hay que poner el freno a nuestras emociones y colocar la mente por delante del corazón, y empezar a exigir desde las raíces a argumentos claros y efectivos.

Tal vez, sea incompresible la comparación, pero un movimiento político se asemeja a un ser humano, necesita ser educado desde su nacimiento para que este no adopte costumbres o aptitudes erróneas al proceder humano. Consentirlo sería un error, educar y exigir sería una bendición, pero es difícil adaptar estas ideas a una sociedad enojada que lo único que desea es vengarse de todos los gobiernos pasados y más aún, cuando los políticos actuales no muestran ni la mínima señal de querer transformar su trabajo en algo positivo. ¿Cuál será el resultado de aquí a un año? No lo sé o quizás, si lo sé, pero me rehúso a aceptar este pensamiento porque yo como cualquier ciudadano también esta cansado de lo mismo de siempre y me mueve el deseo de venganza. Pero, también soy de aquellos que prefiero exigirles a los míos para que crezcan educados y eso solo se logra desde que abren los ojos a una nueva vida.

La nueva forma de hacer política no lo deciden los ‘políticos’, la decide el pueblo, la sociedad y no podemos ser indiferentes a estas situaciones. No dejarse dominar por el corazón y las ganas de rebeldía, pensar delicadamente y lograr un gobierno que este a la altura de su pueblo. Porque, aunque me duela decirlo y resulte incongruente, pero en muchas ocasiones, la nación tiene el gobierno que merece y de ser así… Hay que empezar el cambio por nosotros y analizar la actualidad para no volver a cometer un error que sería grave a estas alturas.

15 Jul 2018
Reciclemos, pero no políticos
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

Reciclemos, pero no políticos

14 Jul 2018
Las consecuencias de nuestras malas decisiones
Colaboradores | Por: Vladimir Velásquez

Las consecuencias de nuestras malas decisiones

10 Jul 2018
La Verdadera Pobreza de El Salvador: ¡La falta de Empatía!
Colaboradores | Por: Alexandra de Sola

La Verdadera Pobreza de El Salvador: ¡La falta de Empatía!

8 Jul 2018
La herencia constitucional de la Sala saliente
Colaboradores | Por: Ricardo Quijano

La herencia constitucional de la Sala saliente