Colaboradores

9 Dic 2012
Colaboradores | Por: Noel Domínguez

Pláticas con un peluquero

Hace poco,  platicando con un peluquero  le pregunto: ¿Qué sintió ahora que la selecta quedó eliminada?  , y su respuesta en tono entristecido y cabizbajo  la describo de la siguiente manera: “Amigo mire ya no se ilusione con este equipo si la verdad yo tenia su edad la ultima vez que fuimos al mundial y las cosas no han cambiado, es más me dijo, ahora todo está peor hasta el país siento que no ha mejorado, somos el reflejo de  nuestra sociedad  esa federación y el Gobierno es lo mismo solo robar saben”

 Ese día me fui y esa respuesta quedó sonando siempre en mi cabeza , queriendo saber si lo que él me decía tenia bases suficientes para bajar los brazos y creer que no hemos mejorado, que no hemos hecho las cosas bien como pueblo , creer que nuestra sociedad salvadoreña de verdad ha sido tan mala para tener esas respuestas tan duras , y resultados igual , que la gente diga que los entes que nos manejan y dirigen el futuro de nuestro país en términos emocionales tan fuertes como es la FESFUT y el Gobierno fueran tan reprochados . 

Al  final de unos días llegué a una conclusión que  fue esta : No hace tan poco no éramos los mejores ni los peores cuando un tal Carlos de los Cobos  llevó al equipo a la tan famosa “HEXAGONAL” en esos días , la  Federación estaba como decimos los salvadoreños patas arriba entre que se iba el presidente de una comisión normalizadora el Sr. Rodrigo Calvo y venia otro presidente , Reynaldo Vásquez  ósea que no había orden formal en la FESFUT, bueno en ese orden ya había empezado la campaña electoral en el país.

Tony Saca ya había ofrecido $5,000 por cada gol que hiciera un jugador de la selección , cabe aclarar que esos fondos nunca fueron dichos de donde venían pero se supone que era de Casa Presidencial , y que en ese momento Mauricio Funes  fue a un partido de la selección nacional en el Estadio Cuscatlán  en son de proselitismo pues jamás volvió a llegar.

El sueño acabó como todos sabemos, salieron un par de jugadores con dinero en la bolsa pero una afición entristecida por haber acabado eliminados una vez mas para ir al mundial , al final del día hay dos cosas que ver acá , el fútbol es una parte muy importante de nuestra sociedad , es emocionalmente vital para el pueblo salvadoreño que vive como muy pocos esos momentos y la política es igual para nosotros , busca tocar los corazones de la gente para poder ganar ese “voto”.

 Bueno al final los dos están ligados mutuamente para bien o para mal, el INDES que es parte de el Gobierno le otorga económicamente una cantidad millonaria para que la ocupe en formación de jugadores , pero la Federación la ocupa mayormente para pagar sueldos de entrenadores de la selección mayor en parte y selecciones menores , cuando en la mayoría de países desarrollados la Federación de Fútbol sobrevive de la recaudación de ella misma , aparte de esto ya el Ejecutivo entregando este dinero no puede tener ninguna opinión al respecto porque la FIFA prohíbe que los Gobiernos tengan intromisión en alguna Federación de Fútbol , como resultado ya ha habido varias peleas , ceses de entrenadores , exclusión de empresarios y muchos problemas.

 Ambas instituciones tienen grandes  acusaciones de prensa en procesos de corrupción como en la Federación desde amaños de partidos y el Ejecutivo en corrupción en una famosa “Vía Express”, la respuesta es que no hay mucha más respuestas.  Ojalá él peluquero  estuviera equivocado pero la respuesta la tenemos nosotros mismos , ojala dejáramos de ser el reflejo de nuestra sociedad y no tuviéramos tan poco memoria para recordar que seguimos haciendo las cosas mal.   

23 Jul 2017
¿Son coherentes nuestros políticos?
Colaboradores | Por: Mario Recinos

¿Son coherentes nuestros políticos?

22 Jul 2017
La revolución que se vendió
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

La revolución que se vendió

15 Jul 2017
Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?
Colaboradores | Por: Luis Contreras

Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?

15 Jul 2017
Lo que el dinero no puede comprar
Colaboradores | Por: Paula Magaña

Lo que el dinero no puede comprar