Colaboradores

13 Ago 2017
Colaboradores | Por: Mario Recinos

No le creo al “mesías falso”

A pesar de que el término “mesías” es utilizado para denominar con nombre a Dios, quien es para muchos religiosos un salvador, para otros no creyentes incluso le reconocen como un líder o como un revolucionario; en nuestro entorno latinoamericano siempre han existido líderes que surgen con personalidades denominadas como “mesiánicas”. Estos se presentan como personajes ampliamente populares y se disfrazan con los vestidos de la democracia, y hasta de la bondad, para que no aparezca el verdadero interés que motiva tal “liderazgo”.

En la historia de nuestra América tenemos una larga data de personajes falsos, que con la promesa de empoderar al pueblo se han convertido en los grandes verdugos de la historia de sus países. En El Salvador también existen antecedentes de personajes que aprovechándose de su popularidad han ostentado cargos públicos, con el único fin de beneficiarse de las riquezas ajenas pertenecientes al soberano.

Basta con mirar a nuestro vecino Nicaragua que es la cárcel de un prodigioso, un líder diferente que despertó la esperanza de un pueblo decepcionado de los políticos tradicionales y que endosaron su confianza a este “personaje mesiánico”. Este que resultó ser uno más en la lista de los fallidos revolucionarios, enrollados en la falacia de los gobiernos mal llamados progresistas.

En la actualidad, algunas voces comprensiblemente desesperadas e igualmente decepcionadas urgen de un líder revulsivo, que haga renacer la esperanza de un pueblo que durante años ha vivido los golpes directos de la delincuencia, el alto costo de la vida, así como la falta de oportunidades que les permitan vivir dignamente. Sin embargo, en medio de tal desesperación, se corre el peligro inminente de caer en las manos de un falso “mesías”.

Al igual que en los tiempos de Jesús, la sed de un mesías está en su máximo nivel. En aquel tiempo, se cumplían siglos de dominación y opresión, las injusticias en su pueblo eran cada vez más fuertes y el surgimiento de Jesús, y su mensaje levantó la esperanza de todo un pueblo, los que vieron un líder nato en él.

Al hacer la comparación de manera eclesiástica parecería tener un buen final, lamentablemente la comparación es en base a la copia de la esperanza del pueblo, cuyo fin es totalmente diferente al bíblico. Aquel que se presenta como un líder que cambiará la realidad de un país, sin presentar un plan ampliamente definido de cómo hacerlo. Este se trata de un líder populista, es un líder falso, aquel que se presenta con el empuje de su popularidad y se defiende con eso, es por la carencia de argumentos reales. Y el final de la historia se repite tal como sus antecedentes.

El “mesías político” tiene una agenda personal y es a un más preocupante cuando en esa agenda se plantean intereses ideológicos y egocentrismo; el control absoluto de las instituciones forma parte de la agenda, de hecho, este tipo de personajes pretende el poder de los regímenes jurídicos, comunicacionales, educativos, económicos y de control total del Estado.

Se podría argumentar que se ven fantasmas donde no existen, pero cuando se plantean temas como una constituyente, se hacen llamados al irrespeto de la institucionalidad y no se combate la corrupción, todo es posible. Como sociedad es el momento de ser racionales y abandonar el fanatismo político y exigir a nuestros políticos propuestas fundadas en realidades alcanzables, y no entregar propuestas que sean políticamente correctas pero falsas en su aplicación.

14 Oct 2017
Hay cortinas de humo en la política salvadoreña
Colaboradores | Por: Ricardo Quijano

Hay cortinas de humo en la política salvadoreña

8 Oct 2017
¡Asegurate!
Colaboradores | Por: Alejandra Portillo

¡Asegurate!

7 Oct 2017
Seamos dueños responsables, no al maltrato animal
Colaboradores | Por: Diana García

Seamos dueños responsables, no al maltrato animal

1 Oct 2017
¿Será que en El Salvador existe la pena de muerte?
Colaboradores | Por: Jeferson Aldana

¿Será que en El Salvador existe la pena de muerte?