Colaboradores

14 Ene 2017
Colaboradores | Por: Zabdiel Pereira

No hay mal que dure 100 años, ni cuerpo que lo resista

Desde que tenía como 10 años, mi madre me acostumbró a sentarme frente al televisor a las 7 de la noche a ver uno de los tantos noticieros de la televisión local. En ese momento no me afectaba nada, veía y la vida seguía igual, tampoco me hacía prejuicios o temores, era un niño.

De un tiempo acá deje de ver los noticieros, porque en los titulares abundaban en “encuentran tantas personas decapitadas”; “muchas personas muertas”; “políticos roban”; “el gobierno está en crisis”; “la oposición es mala” y todo eso lo único que hizo fue que me desinteresara por nuestros editoriales televisivos, que parecen series de asesinos crueles. Cualquiera me puede decir que esa es la realidad de nuestro país, pero creo que en vez de sentirnos informados, sentimos miedo. No podemos salir tranquilos a la calle. Nuestra mente solo piensa que, de un momento a otro, alguien nos va a atacar.

En una ocasión yo aborde, como siempre, el transporte público para movilizarme e iban cuatro asientos solamente con una persona, cuando su capacidad es de dos. Me subí y lo primero que hice, como todos, fue mirar cuál de las personas era menos sospechosa para sentarme tranquilo. Vi a una señora que iba sola en su asiento y rápido mi mente, y cuerpo actuaron. Caminé hacia allí, donde estaba mi “seguridad”, pero jamás imagine la reacción de la señora; agarró su cartera, su teléfono celular y me veía de reojo, como si el delincuente era yo.

Entonces pensé que no solo era yo, es toda la gente que tiene miedo. Yo busqué seguridad, pero, según ella, la perdió cuando yo me senté junto a ella. No es que yo parezca delincuente, sino es que todos andamos a ese nivel de alerta. Todo a causa de la inseguridad que se vive en nuestro país; aun así, esperamos que la PNC, el Gobierno, la Fuerza Armada, e incluso el CAM, quien sea, erradique y acabe con toda esta problemática. No obstante, hay personas que no quieren que esto cambie, personas que se aprovechan de esta situación.

“Esto nunca se va a acabar”, me comentaba la señora de la tienda de la colonia, y pensando en eso, es cierto, nosotros tampoco hacemos nada para que cambie. ¿Qué podemos hacer nosotros? No te digo que agarres un fusil y vayas a matar mareros, eso solo aumentaría el nivel de criminalidad; porque cuando ya no haya mareros que matar, ¿qué vas a hacer si quedas afectado psicológicamente y matar se convierte en algo normal?, esa no es la solución. Hay valores que podemos compartir con las personas a nuestro alrededor, algo fundamental es la niñez.

Yo veo ahora personas que no estudian, ni trabajan, tienen los últimos modelos de teléfonos y siempre tienen dinero para gastar. Todos los que los conocen saben que es dinero mal habido, solo sus padres no y aunque lo supieran, no harían nada para corregirlos.

El futuro está en los jóvenes, volvamos a los valores con los que a nosotros nos criaron y veremos como poco a poco se va recuperando el país. Estamos tan mal porque queremos, pero podemos estar mejor. Yo tengo la esperanza que un día toda esta violencia y todo el temor que tiene la sociedad se va a terminar; justo así como había gente que se fue para Estados Unidos, pensando que nunca iba a terminar la guerra civil y terminó. Como dice un dicho famoso “no hay mal que dure 100 años, ni cuerpo que lo resista”, tengamos confianza y eduquemos bien a los jóvenes para mejorar el país poco a poco.

1 Dic 2018
Consejos saludables para jóvenes optimistas
Colaboradores | Por: John Guzmán

Consejos saludables para jóvenes optimistas

25 Nov 2018
Desde la venta del quinto piso
Colaboradores | Por: Zarko Pinkas

Desde la venta del quinto piso

25 Nov 2018
El deporte y su influencia en la salud
Colaboradores | Por: Paula Magaña

El deporte y su influencia en la salud

24 Nov 2018
Feminicidios en El Salvador, un reflejo de una sociedad violenta
Colaboradores | Por: William Rebollo

Feminicidios en El Salvador, un reflejo de una sociedad violenta