Colaboradores

6 Mar 2013
Colaboradores | Por: Carlos Calleja

Necesitamos más azulitos…

Los jóvenes de la sub 20, más allá de clasificarnos a un mundial de fútbol juvenil, han hecho historia para nuestro país. Han demostrado una vez más lo que son capaces los jóvenes cuando se proponen trabajar en equipo poniendo en evidencia su preparación, su conocimiento, su garra y sus ganas de poner en alto el nombre de El Salvador.

Estos talentosos muchachos nos han dado una gran lección que traspasa la cancha deportiva y nos lleva a reflexionar sobre la importancia de ver rostros nuevos que saquen adelante a nuestro país, en lo deportivo, en lo social, en lo político y en lo académico.

Sangre fresca, libre de resentimientos del pasado, haciendo una verdadera revolución de actitud, pensamiento y espíritu patriótico. Lejos de las balas y la división que tanto hirieron a nuestra sociedad durante el pasado conflicto armado.

Con aciertos y desaciertos, los jóvenes dinámicos del pasado tuvieron su momento. Tanto en la derecha como en la izquierda hubo mentes jóvenes, brillantes y entusiastas trabajando por lo que ellos definían el mejor rumbo para el país. Y luego de los Acuerdos de Paz fueron posibles muchos de sus ideales, pero a la fecha no se ha logrado unir al país. Seguimos divididos y los jóvenes del pasado (que nadie quiere quitarles sus méritos) siguen liderando y cada vez son menos las voces jóvenes que se escuchan para aportarle al rumbo de nuestro país.

Históricamente, los grandes cambios sociales se han dado porque las nuevas generaciones no aceptan pasivamente la tendencia de las cosas… nuestros muchachos de la Azulita, por ejemplo, no se resignaron a pensar que nunca llegarían a un mundial solo porque nuestro país ya está acostumbrado a quedarse con las ganas de participar en una justa mundialista… trabajaron duro y ahora todos vemos los resultados.

A los jóvenes se les critica por su falta de experiencia y por ser idealistas, lo cual es entendible; pero muchas veces las ideas nuevas y el idealismo son elementos necesarios para girar la realidad y ver un verdadero cambio. Nuevamente, la historia sirve para aprender de ella, pero no para definirnos. Los prejuicios del pasado salvadoreño han servido para mantenernos divididos y son justamente jóvenes los que se necesitan para sumar y multiplicar en beneficio de nuestro país.

Este es el momento de estos jóvenes. Estudiantes o ya profesionales que ansían, como los de la Azulita, cumplir sus sueños y los de muchos de nuestra nación: unir al país en torno a los logros y satisfacciones que nos da al hacer bien las cosas.

A los jóvenes que escuchan de otros: “Esa es nuestra realidad, tenemos que aceptarla”, les pido ¡NO LA ACEPTEN! Es su generación y de las que vienen las únicas que nos pueden sacar adelante. A los jóvenes que dicen: “Es que no nos toman en cuenta”, “Es que no nos abren espacios”… les digo, no esperen les abran los espacios, no los van a tomar en cuenta así no más, depende únicamente de ustedes crear esos espacios, deben tomarse los liderazgos en la política, en las asociaciones, en las gremiales y todas las facetas de la sociedad salvadoreña. Tienen que demostrar que existen muchos jóvenes capacitados, con mucho talento, con ideas nuevas, cansados de que las cosas sigan igual, pero, sobre todo, con mucho amor por nuestro país y con la conciencia de que no pueden hacerlo ustedes solos, sino que debemos de trabajar todos de la mano con los “jóvenes del pasado”, pero que están totalmente dispuestos a asumir esa enorme responsabilidad de inyectarle sangre joven, sangre azul a nuestro país.

Viralicen este entusiasmo, aprovechen las redes sociales, como la poderosa herramienta que es, para hacer escuchar su voz. Que la clase política, empresarial y sociedad en general conozcan su opinión, que sepan que sus propuestas cuentan y que no solo están para imitar modas o agachar la cabeza para seguir votando por las mismas propuestas que no nos llevan a ningún lado.

Sean como la Azulita, que trabajando duro, con bajo perfil, nos han dado esta gran satisfacción; sin tanto alarde y recursos han demostrado que el talento joven está ahí buscando colarse en las grandes ligas para impactar en nuestra política y bienestar de todos los salvadoreños.

15 Ene 2017
Millenials, el desarrollo debe ir de la mano con el medio ambiente
Colaboradores | Por: Caleb Padilla

Millenials, el desarrollo debe ir de la mano con el medio ambiente

14 Ene 2017
¿Ya sabés qué hacer ahora que sos bachiller?
Colaboradores | Por: Karen Rivas

¿Ya sabés qué hacer ahora que sos bachiller?

14 Ene 2017
Si pudiésemos caminar todos juntos ¿quién necesita un auto volador?
Colaboradores | Por: Fernando Portillo

Si pudiésemos caminar todos juntos ¿quién necesita un auto volador?

14 Ene 2017
No hay mal que dure 100 años, ni cuerpo que lo resista
Colaboradores | Por: Redacción

No hay mal que dure 100 años, ni cuerpo que lo resista